Qui­ta­pe­nas: el bar don­de na­ció Co­lo Co­lo se de­rrum­ba

Se sue­le con­fun­dir con el que exis­te en Re­co­le­ta, pe­ro el Qui­ta­pe­nas ori­gi­nal es­tu­vo en ca­lle Za­ñar­tu, en In­de­pen­den­cia, y aco­gió la pri­me­ra reunión del na­cien­te club en 1925. So­cios y el CSD in­ten­tan sal­var­lo.

La Hora - - En2minutos - Cris­tian Gon­zá­lez Far­fán

-Por es­ta puer­ta se en­tra­ba...

A En­ri­que Ar­go­me­do (67), so­cio al­bo des­de 1962 y di­rec­tor del Club So­cial y De­por­ti­vo Co­lo Co­lo, no le fa­lla la me­mo­ria. Cuan­do ni­ño so­lía ir al Qui­ta­pe­nas con dos de sus tíos, y en­tra­ba por la mis­ma puer­ta que hoy mi­ra con nos­tal­gia. El Qui­ta­pe­nas de Re­co­le­ta, por en­ton­ces, ni si­quie­ra exis­tía. El bar ori­gi­nal siem­pre fue el de ca­lle El Pan­teón, hoy re­nom­bra­da co­mo Pro­fe­sor Za­ñar­tu, en In­de­pen­den­cia. En ese, y no en otro lu­gar, se reunie­ron por pri­me­ra vez los re­bel­des que se se­pa­ra­ron de Ma­ga­lla­nes pa­ra lue­go crear Co­lo Co­lo.

“Yo siem­pre su­pe que el de In­de­pen­den­cia era el ver­da­de­ro Qui­ta­pe­nas. Ve­nía­mos pu­ros co­lo­co­li­nos, no re­cuer­do ha­ber vis­to a al­guien de la U o de la UC”, di­ce Ar­go­me­do, na­ci­do y cria­do en el ba­rrio. Pe­ro la mis­ma puer­ta que él cru­za­ba por los años 60 hoy es­tá clau­su­ra­da. Tie­ne va­rios fie­rros en­ci­ma. La fa­cha­da del pri­mer Qui­ta­pe­nas si­gue en pie, pe­ro, al pa­re­cer, no por mu­cho tiem­po más.

El 7 de ju­lio pa­sa­do, la So­cie­dad In­ver­sio­nes In­mo­bi­lia­rias S.A., due­ña del in­mue­ble que abar­ca la ve­re­da nor­te de ca­lle Za­ñar­tu, des­de la bi­blio­te­ca pú­bli­ca has­ta el hos­pi­tal Ro­ber­to del Río, pre­sen­tó a la Di­rec­ción de Obras del mu­ni­ci­pio una so­li­ci­tud de de­mo­li­ción pa­ra el pa­ño com­ple­to. In­clui­da la vie­ja ca­so­na que aco­gía al bar res­to­rán Qui­ta­pe­nas.

***

Es abril de 1925. Da­vid Are­llano sa­le in­dig­na­do del es­ta­dio de Ma­ga­lla­nes, ubi­ca­do en Ave­ni­da In­de­pen­den­cia 1499. Ini­cia su re­co­rri­do ha­cia el sur con sus her­ma­nos Al­ber­to y Fran­cis­co, y otros tres ju­ga­do­res al­bi­ce­les­tes, mo­les­tos por la nu­la dis­po­si­ción de los di­ri­gen­tes del club a pro­fe­sio­na­li­zar la ac­ti­vi­dad. En el ca­mino se su­man cin­co miem­bros más del plan­tel y com­ple­tan on­ce, co­mo un equi­po de fút­bol. Es tar­de. Do­blan ha­cia la iz­quier­da por ca­lle El Pan­teón y se de­tie­nen en el nú­me­ro 1126-1131. En­tran al Qui­ta­pe­nas, a pa­sos de la en­tra­da prin­ci­pal del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral.

“Lue­go de desechar la idea de unir­se a otro club pla­nea­ron fun­dar un nue­vo equi­po”, re­se­ña el his­to­ria­dor Sebastián Sa­li­nas en su li­bro Por em­pu­je y co­ra­je, los al­bos en la épo­ca ama­teur (1925-1933). Los pe­rio­dis­tas Ed­gar­do Ma­rín y Ju­lio Sal­viat, en De Da­vid a Cha­ma­co, pos­tu­lan que en el Qui­ta­pe­nas se ela­bo­ra “la pri­me­ra es­tra­te­gia” de la na­cien­te es­cua­dra. En esa reunión, pro­ba­ble­men­te al ca­lor de unos bre­ba­jes, se le pi­de a Juan Qui­ño­nes, uno de los re­bel­des, asu­mir la pre­si­den­cia. Y se les da ta­rea pa­ra la ca­sa: pen­sar “en un nom­bre y en un uni­for­me pa­ra el nue­vo club”, ci­tan Ma­rín y Sal­viat. El res­to si­gue así: Co­lo Co­lo se fun­da ofi­cial­men­te el 19 de abril de 1925 en el Es­ta­dio El Llano.

Es ju­lio de 2017. A po­cos me­tros de don­de se cons­tru­ye la es­ta­ción Hos­pi­ta­les de la Lí­nea 3 del Me­tro, agoniza el ex Qui­ta­pe­nas. Las mi­cros del Tran­san­tia­go, que cir­cu­lan por Za­ñar­tu a raíz del cie­rre par­cial de Ave­ni­da In­de­pen­den­cia, emi­ten bo­ci­na­zos que apa­gan el pre­gón de los co­mer­cian­tes ca­lle­je­ros.

Por la mis­ma ve­re­da don­de Da­vid Are­llano y los su­yos ca­mi­na­ron ha­ce 92 años, ca­mi­na Ma­rio Me­jías. Él arren­dó el es­pa­cio des­de el 2002 ba­jo el nom­bre de res­to­rán Los Tres Puen­tes. En ma­yo le clau­su­ra­ron la pa­ten­te; en ju­nio en­tró por úl­ti­ma vez. Un con­flic­to con la in­mo­bi­lia­ria lo des­po­jó de su fuen­te la­bo­ral. “Siem­pre su­pe lo de Co­lo Co­lo, pe­ro nun­ca qui­se apro­ve­char­me de esa his­to­ria por­que no es mía”, se­ña­la Me­jías, mien­tras mi­ra en el ce­lu­lar la úni­ca

“Siem­pre su­pe que el de In­de­pen­den­cia era el ver­da­de­ro

Qui­ta­pe­nas. Ve­nía­mos pu­ros co­lo­co­li­nos”. En­ri­que Ar­go­me­do, so­cio al­bo que co­no­ció el pri­mer Qui­ta­pe­nas.

fo­to an­ti­gua que exis­te del fron­tis del Qui­ta­pe­nas ori­gi­nal, y la com­pa­ra con la ima­gen ac­tual. “Des­pués cam­bió la nu­me­ra­ción, yo es­toy aho­ra en el 1127, pe­ro las cru­ces que ro­dean la puer­ta son las mis­mas”, in­di­ca.

Va­rios 19 de abril, cuen­ta Me­jías, vio a hin­chas al­bos ce­le­brar el aniver­sa­rio del club en su lo­cal, desechan­do al Qui­ta­pe­nas de Re­co­le­ta, al que acu­sa de “en­ga­ñar” al pue­blo co­lo­co­lino. “A ve­ces ellos di­cen que en el Re­co­le­ta se sen­tó Da­vid Are­llano y eso es men­ti­ra. Es co­mo de­cir que Ber­nar­do O’Hig­gins es de Ran­ca­gua, o que Ar­tu­ro Prat es de Iqui­que, o que Ga­brie­la Mis­tral es se­re­nen­se. Yo no ha­go eso”, re­fu­ta Me­jías.

Marcelo, el po­pu­lar Marcelo de Ca­chu­reos (69), era ve­cino del Qui­ta­pe­nas. “Vi­vía en Ama­lia Errá­zu­riz, en­tre Ca­rrión y Ga­me­ro, allí na­cí yo”, di­ce al te­lé­fono.

“Cuan­do te­nía cua­tro años mis tíos ju­ga­ban en un club de ba­rrio que se lla­ma­ba Im­pe­rial. Y los par­ti­dos eran al la­do del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral, de­trás del Hos­pi­tal San Jo­sé, ahí ha­bía una can­cha de fút­bol. Me lle­va­ban. Des­pués de la du­cha pa­sa­ban al Qui­ta­pe­nas, que te­nía pi­so de tie­rra. Me ha­cían can­tar arri­ba de la me­sa y me pa­ga­ban con una Orange Crush”, re­cuer­da en­tre ri­sas el ani­ma­dor.

El Qui­ta­pe­nas de Za­ñar­tu siem­pre le sa­có par­ti­do a su pa­sa­do al­bo. “Se ha­bla­ba de que ahí se fun­dó el club”, cuen­ta Marcelo de Ca­chu­reos.

En­ri­que Ar­go­me­do, en tan­to, re­cuer­da “fo­to­gra­fías de los ju­ga­do­res en las pa­re­des, in­clu­so una vez vi a Gas­tón Gue­va­ra (ex de­fen­sor al­bo) en el bar”.

“Yo in­clu­so ins­ta­lé una pla­ca re­cor­da­to­ria que me la ro­ba­ron des­pués. Tam­bién fui al Con­se­jo de Mo­nu­men­tos, en Vi­cu­ña Mac­ken­na 94, pa­ra ver si lo de­cla­ra­ban pa­tri­mo­nio”, com­ple­men­ta Ma­rio Me­jías.

Me­nos con­sen­so exis­te en otros de­ta­lles del bar, so­bre to­do en lo re­la­ti­vo a sus due­ños. Se­gún el blog de cró­ni­cas ur­ba­nas Ur­ba­to­rium, del his­to­ria­dor Criss Sa­la­zar, los más re­cor­da­dos pro­pie­ta­rios del Qui­ta­pe­nas de Za­ñar­tu fue­ron Emi­lio Bu­rro­ni y Mai­na Vi­llal­ba. Pe­ro la hi­ja del ma­tri­mo­nio, Mai­na Bu­rro­ni, tie­ne otra ver­sión.

“Mi pa­pá nun­ca ad­mi­nis­tró el Qui­ta­pe­nas de Za­ñar­tu”, afir­ma enér­gi­ca­men­te Bu­rro­ni. “Mi pa­dre sí hi­zo el Qui­ta­pe­nas de Re­co­le­ta”, pro­si­gue ella, en el mis­mo tono.

Se­gún su tes­ti­mo­nio, “el Qui­ta­pe­nas de Za­ñar­tu per­te­ne­cía a un se­ñor que se lla­ma­ba Agus­tín Big­gi­ni y él mu­rió po­co tiem­po des­pués de que mi pa­dre le com­pró el nom­bre”.

De acuer­do a Mai­na Bu­rro­ni, Big­gi­ni de­ci­dió ven­der el nom­bre tras el cie­rre tem­po­ral de la en­tra­da del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral que da­ba a ca­lle Za­ñar­tu, pró­xi­ma al pri­mer Qui­ta­pe­nas.

“Nun­ca más pa­sa­ron fu­ne­ra­les por esa puer­ta del ce­men­te­rio, en­ton­ces don Agus­tín em­pe­zó a per­der clien­te­la”, ase­gu­ra la hi­ja úni­ca del ma­tri­mo­nio Bu­rro­ni-Vi­llal­ba. A esa al­tu­ra, aña­de, ya se ha­bía abier­to otra puer­ta del cam­po­san­to: la de Ave­ni­da Re­co­le­ta. “Mi pa­pá inau­gu­ró el Qui­ta­pe­nas de Re­co­le­ta por el año 62 o 63. Yo na­cí el 58 y te­nía co­mo cua­tro o cin­co años”, de­ta­lla. “En el pri­mer Qui­ta­pe­nas ocu­rrió la fun­da­ción de Co­lo Co­lo, eso sí. Ahí cer­ca ha­bía una can­cha de fút­bol y es­ta­ba Ma­ga­lla­nes. Se pe­lea­ron y fun­da­ron Co­lo Co­lo”, agre­ga Bu­rro­ni.

“Yo creía que Co­lo Co­lo ha­bía na­ci­do en el Qui­ta­pe­nas de Re­co­le­ta. No era así.

El edi­fi­cio de Za­ñar­tu tie­ne un va­lor in­cal­cu­la­ble”. Ro­dri­go Cam­pos, so­cio que quie­re sal­var el Qui­ta­pe­nas.

Ro­dri­go Cam­pos (38) es so­cio de Co­lo Co­lo. Co­mo qui­zás otros hin­chas al­bos, siem­pre cre­yó que el equi­po de sus amo­res se ha­bía idea­do en el

“Cuan­do yo te­nía cua­tro años, mis tíos me lle­va­ban al Qui­ta­pe­nas. Me ha­cían can­tar arri­ba de la me­sa y me pa­ga­ban con una Orange Crush”. Marcelo de Ca­chu­reos, ex ve­cino del ba­rrio y ani­ma­dor de te­le­vi­sión.

“Re­cién hu­bo plano re­gu­la­dor en 2014 y no se in­clu­yó al Qui­ta­pe­nas co­mo un hi­to a pro­te­ger. El lu­gar no pue­de mo­rir sin pe­na ni gloria”. Dan­te Fi­gue­roa, en­car­ga­do de Pa­tri­mo­nio de la Cor­po­ra­ción de Cul­tu­ra Y Pa­tri­mo­nio de In­de­pen­den­cia.

Qui­ta­pe­nas de Re­co­le­ta. Tras des­cu­brir que el bar ori­gi­nal se ubi­ca­ba en Za­ñar­tu, par­tió rau­do a su en­cuen­tro. De voz de Ma­rio Me­jías, el ci­ta­do ex arren­da­ta­rio del lo­cal, Cam­pos su­po que la ca­so­na es­ta­ba en ries­go de de­mo­li­ción. “Creo que es ne­ce­sa­rio pre­ser­var el edi­fi­cio por­que tie­ne un in­cal­cu­la­ble va­lor pa­ra los co­lo­co­li­nos, aun­que re­co­noz­co que es una lu­cha bien ro­mán­ti­ca”, di­ce Cam­pos, quien ya se con­tac­tó con di­rec­ti­vos del Club So­cial y De­por­ti­vo pa­ra so­li­ci­tar el apo­yo a la cru­za­da por sal­var el in­mue­ble.

De he­cho, el Área de Pa­tri­mo­nio del Club So­cial y De­por­ti­vo Co­lo Co­lo, a tra­vés de su en­car­ga­do Pa­vel Pi­ña, co­men­za­rá a rea­li­zar ges­tio­nes du­ran­te la se­ma­na pró­xi­ma pa­ra in­ten­tar evi­tar el peor desen­la­ce.

“He­mos reuni­do un par de an­te­ce­den­tes pa­ra po­der jun­tar­nos con Bie­nes Na­cio­na­les y ver qué op­ción te­ne­mos pa­ra man­te­ner vi­vo el bar. Sa­be­mos que es­ta­mos con­tra el tiem­po. Pre­ser­var el Qui­ta­pe­nas ha si­do una idea des­de ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro aho­ra re­cién se le es­tá dan­do el én­fa­sis ne­ce­sa­rio al pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del club. El área se en­car­ga­rá de que, por ejem­plo, no se de­mue­la la ca­sa de los Are­llano o de Carlos Cas­zely”, ejem­pli­fi­ca Pa­vel Pi­ña.

En la Cor­po­ra­ción de Cul­tu­ra y Pa­tri­mo­nio de In­de­pen­den­cia tam­bién es­tán aten­tos. El en­car­ga­do de Pa­tri­mo­nio de di­cha en­ti­dad, Dan­te Fi­gue­roa, res­pal­da la pre­ser­va­ción del in­mue­ble.

“Acá en la co­mu­na hu­bo plano re­gu­la­dor re­cién des­de 2014 y la­men­ta­ble­men­te, co­mo no hay mu­chos es­tu­dios en la co­mu­na, no se in­clu­yó al Qui­ta­pe­nas den­tro de los hi­tos que ha­bía que pro­te­ger. La idea es que po­da­mos ha­blar con el al­cal­de Gonzalo Du­rán pa­ra sa­ber qué ha­re­mos con es­te pa­tri­mo­nio. Se­ría una ne­gli­gen­cia pa­ra mí no al­zar la voz en es­te mo­men­to”, ex­pli­ca ro­tun­da­men­te Fi­gue­roa.

Ser­gio Cas­ti­llo, ase­sor ur­ba­nis­ta del mu­ni- ci­pio, ase­gu­ra que “siem­pre nos ha preo­cu­pa­do el pa­tri­mo­nio, la­men­ta­ble­men­te el edi­fi­cio no es­tá pro­te­gi­do, es­ta­mos un po­co de ma­nos ata­das, pe­ro si los hin­chas o ve­ci­nos quie­ren re­unir­se, las puer­tas de la Mu­ni­ci­pa­li­dad es­tán abier­tas”.

En el De­par­ta­men­to de Edi­fi­ca­ción del mu­ni­ci­pio, en tan­to, in­di­can que el per­mi­so de de­mo­li­ción es­tá en ob­ser­va­ción co­mo cual­quier otro, y que lo que se eva­lúa es el res­pe­to a la nor­ma ur­ba­nís­ti­ca. El pla­zo no sue­le pa­sar más allá de un mes pa­ra su­bir o ba­jar el pul­gar.

Dan­te Fi­gue­roa cree que el Qui­ta­pe­nas no pue­de “mo­rir sin pe­na ni gloria”. Si los in­ten­tos por de­te­ner el de­rrum­be son en vano, él pro­po­ne “com­pro­me­ter a las au­to­ri­da­des a sal­var al­go aun­que sea: una pla­ca, un mo­no­li­to, una ré­pli­ca, al­go que dé cuen­ta del hi­to”.

Ma­rio Me­jías, el úl­ti­mo ad­mi­nis­tra­dor, se afe­rra al con­ser­var al me­nos la fa­cha­da “por­que Co­lo Co­lo es im­por­tan­te pa­ra la his­to­ria del país”. Ro­dri­go Cam­pos, el so­cio que li­de­ra la cam­pa­ña, pien­sa en una muer­te dig­na, sin su­fri­mien­to.

-Sé que es ca­si im­po­si­ble evi­tar la de­mo­li­ción, pe­ro le ha­go un lla­ma­do a to­dos los co­lo­co­li­nos a ha­cer un ac­to de des­pe­di­da del bar. El Qui­ta­pe­nas es un pa­tri­mo­nio sen­ti­men­tal pa­ra to­dos no­so­tros.

Ma­rio Me­jías, la úl­ti­ma vez que pu­do en­trar al pri­mer bar Qui­ta­pe­nas.

La úni­ca fo­to an­ti­gua de la fa­cha­da del Qui­ta­pe­nas. Hoy si­gue en pie.

Así lucía, an­tes de su cie­rre, el res­to­rán Los Tres Puen­tes, que ocu­pa­ba el es­pa­cio del Qui­ta­pe­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.