MI­GRAN­TES ACU­SAN DI­FI­CUL­TA­DES PA­RA LLE­VAR­SE DI­NE­RO PRE­VI­SIO­NAL

Ex­tran­je­ros que tra­ba­jan en Chi­le de­ben cum­plir con re­qui­si­tos que mu­chas ve­ces des­co­no­cen. Con­ve­nios bi­la­te­ra­les bus­can me­jo­rar si­tua­ción pe­ro to­da­vía no hay uno con Hai­tí ni Ve­ne­zue­la.

La Hora - - Portada - Emma Antón Cer­da

El aho­rro pre­vi­sio­nal que acu­mu­lan en Chi­le mu­chos tra­ba­ja­do­res in­mi­gran­tes se que­da acá cuan­do ellos vuel­ven a sus paí­ses de ori­gen. Se­gún el Mo­vi­mien­to de Ac­ción Mi­gran­te (MAM), se tra­ta de mi­les de mi­llo­nes de pe­sos que ellos pier­den de­bi­do alas-se­gún ellos­com­ple­ji­da­des y tra­bas del sis­te­ma de pen­sio­nes na­cio­nal.

“Si un ex­tran­je­ro co­mien­za a co­ti­zar en las AFP, y no cuen­ta con tí­tu­lo pro­fe­sio­nal o téc­ni­co, no es­tá ins­cri­to en el se­gu­ro so­cial de su país y en su con­tra­to chi­leno no se es­ta­ble­ce que se va a ju­bi­lar en su país, en­ton­ces los fon­dos de pen­sio­nes se que­dan en Chi­le. Si una per­so­na tra­ba­jó vein­te años acá y se quiere ir a su país con sus fon­dos, si no cum­ple con es­tos re­qui­si­tos no pue­de”, in­di­ca a La Ho­ra Ta­tia­na Al­bu­ja, vo­ce­ra del MAM.

Es­to es­tá es­ta­ble­ci­do en la ley 18.156 del Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo, que re­gu­la las con­di­cio­nes ba­jo las cua­les los téc­ni­cos ex­tran­je­ros pue­den exi­mir­se de co­ti­zar en Chi­le o exi­gir la de­vo­lu­ción de lo co­ti­za­do, siem­pre y cuan­do cum­plan con los re­qui­si­tos de­ta­lla­dos por Al­bu­ja.

“Las AFP di­cen que no se es­tán que­dan­do con nues­tro di­ne­ro y que po­de­mos vol­ver cuan­do nos to­que ju­bi­lar­nos. El pro­ble­ma es que hay ca­sos don­de hay 2 o 3 mi­llo­nes de ca­pi­tal individual, y la pen­sión men­sual es de­ma­sia­do ba­ja como pa­ra vol­ver só­lo a re­ti­rar­la”, dice la vo­ce­ra de la or­ga­ni­za­ción de mi­gran­tes.

Al­bu­ja de­nun­cia que hay un in­cum­pli­mien­to de la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal sobre la Pro­tec­ción de los De­re­chos de To­dos los Tra­ba­ja­do­res Mi­gra­to­rios y de sus Fa­mi­lia­res que Chi­le sus­cri­bió, de­bi­do a que el ar­tícu­lo 32 in­di­ca que los Es­ta­dos de­ben ga­ran­ti­zar que los in­mi­gran­tes, al mo­men­to de ir­se del país, se lle­ven to­do lo aho­rra­do.

“Lo que exi­gi­mos es que se de­ro­gue el re­qui­si­to de la ley 18.156, por­que res­trin­ge y po­ne en una si­tua­ción de pre­ca­rie­dad a las co­mu­ni­da­des mi­gra­to­rias cuan­do re­tor­nan a sus paí­ses. Ade­más, ¿quién va a sa­ber a los 20 o 24 años si uno se va a de­vol­ver al país de ori­gen? Uno de­be­ría te­ner la por­ta­bi­li­dad de esos fon­dos, por eso la Con­ven­ción es tan cla­ra en ese sen­ti­do”, dice Al­bu­ja.

¿HAI­TÍ Y VE­NE­ZUE­LA?

Hu­go Ci­fuen­tes, pro­fe­sor de Se­gu­ri­dad So­cial en la Uni­ver­si­dad

Ca­tó­li­ca e in­te­gran­te de la Co­mi­sión Bra­vo, explica que lo que ocu­rre es que la le­gis­la­ción chi­le­na de se­gu­ri­dad so­cial no dis­tin­gue en­tre na­cio­na­les y ex­tran­je­ros. “Como en ca­si to­da la le­gis­la­ción del país exis­te igual­dad de tra­to y no se per­mi­ten dis­cri­mi­na­cio­nes. Por lo tan­to, los tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes se en­cuen­tran cu­bier­tos por las pres­ta­cio­nes de se­gu­ri­dad so­cial de la mis­ma for­ma que los na­cio­na­les”, dice.

En ese sen­ti­do, el aca­dé­mi­co de­ta­lla que el fin de la se­gu­ri­dad so­cial es pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res an­te una even­tual con­tin­gen­cia de ve­jez, in­va­li­dez, muer­te y sa­lud, en­tre otras, y pre­ci­sa­men­te por ello se ha es­ta­ble­ci­do en nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co la obli­ga­to­rie­dad de las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res, sin im­por­tar su ori­gen.

“To­dos de­be­mos afi­liar­nos y co­ti­zar, chi­le­nos o ex­tran­je­ros, y só­lo po­dre­mos dis­po­ner de nues­tras co­ti­za­cio­nes pa­ra pen­sio­nes cuan­do reuna­mos los re­qui­si­tos pa­ra ju­bi­lar­nos, con el sal­do que reuna­mos. Sal­vo la ex­cep­ción de la ley 18.156, a nin­gu­na per­so­na le es­tá per­mi­ti­do re­ti­rar sus fon­dos (...) Es­to no es una cuen­ta de aho­rro de li­bre dis­po­ni­bi­li­dad, es pa­ra pen­sión”, re­mar­ca el pro­fe­sor UC.

El úni­co país con el que Chi­le tie­ne un con­ve­nio que per­mi­te tras­pa­sar los fon­dos de ma­ne­ra ín­te­gra, co­men­ta Ci­fuen­tes, es Perú. De es­ta for­ma, los ciu­da­da­nos pe­rua­nos pue­den so­li­ci­tar el tras­pa­so de los re­cur­sos que ten­gan en nues­tras AFPs a las equi­va­len­tes de su país.

Res­pec­to de este úl­ti­mo pun­to, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes de­ta­lla que Chi­le ha sus­cri­to otros 27 con­ve­nios que bus­can be­ne­fi­ciar a los mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de 28 paí­ses, que van des­de Ar­gen­ti­na has­ta Co­rea. Pe­ro con Hai­tí, por ejem­plo, no hay, pe­se a que des­de esa na­ción del Ca­ri­be han arri­ba­do 44.289 per­so­nas só­lo en lo que va de este año, se­gún in­for­mó la se­ma­na pa­sa­da la Can­ci­lle­ría a la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Con Ve­ne­zue­la, de don­de han mi­gra­do mu­chos, tam­po­co.

Si bien to­dos va­rían, esos con­ve­nios en ge­ne­ral con­si­de­ran la pre­sen­ta­ción de so­li­ci­tu­des en un Es­ta­do pa­ra ob­te­ner las pen­sio­nes, com­ple­men­tar pe­rio­dos tra­ba­ja­dos en di­fe­ren­tes paí­ses pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios, pro­tec­ción de sa­lud, en­tre otros que cam­bian ca­so a ca­so.

Pe­ro el in­mi­gran­te, en ge­ne­ral, des­co­no­ce es­tas ma­te­rias se­gún ha­ce ver el MAM. “Hay otro te­ma que tam­bién es bas­tan­te en­go­rro­so: cuan­do tú tie­nes un per­mi­so de tra­ba­jo, que no es una visa de tra­ba­jo, mu­chas AFP le en­tre­gan al tra­ba­ja­dor un RUT pro­vi­so­rio, pe­ro qué es lo que su­ce­de: el em­plea­dor co­mien­za a pa­gar las co­ti­za­cio­nes del tra­ba­ja­dor, pe­ro en ese pro­ce­so, en que se pa­ga­ron 200, 300 mil pe­sos en co­ti­za­cio­nes (por­que se es­tá de­mo­ran­do el te­ma de la visa), ese di­ne­ro, si es que el tra­ba­ja­dor de pron­to se va del país en ese lap­so, se que­da en un fon­do de re­za­go de las AFP que fi­nal­men­te nun­ca se re­ti­ra”, sub­ra­ya Al­bu­ja.

Otro te­ma, des­ta­ca­do tan­to por el aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca como la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes, es que si un ex­tran­je­ro cum­ple con los re­qui­si­tos de la ley 18.156 pa­ra exi­mir­se de co­ti­zar en nues­tro país, no po­drá ac­ce­der a los be­ne­fi­cios del sis­te­ma pre­vi­sio­nal chi­leno, ex­cep­to aque­llos de­ri­va­dos del sis­te­ma de co­ber­tu­ra de ac­ci­den­tes de tra­ba­jo, en­fer­me­da­des la­bo­ra­les y ce­san­tía. Va­le de­cir, si un tra­ba­ja­dor ex­tran­je­ro no es­tá co­ti­zan­do en Chi­le y su­fre un ac­ci­den­te no la­bo­ral que lo in­ca­pa­ci­ta pa­ra tra­ba­jar, no re­ci­bi­rá be­ne­fi­cios por par­te del sis­te­ma pre­vi­sio­nal chi­leno.

DEVOLUCIONES

Ro­ber­to Fuen­tes, ge­ren­te de es­tu­dios de la Aso­cia­ción de AFP, con­sul­ta­do sobre el te­ma con­fir­ma que un tra­ba­ja­dor téc­ni­co que se aco­ja a la ley men­cio­na­da só­lo pue­de so­li­ci­tar el re­em­bol­so de su aho­rro si cum­ple con los re­qui­si­tos es­ti­pu­la­dos en la ley.

En el ca­so con­tra­rio, dice, ten­drá que es­pe­rar. “Al igual que to­dos los tra­ba­ja­do­res chi­le­nos, el aho­rro pue­de ser re­ti­ra­do como pen­sión (…) Las im­po­si­cio­nes de aque­llos tra­ba­ja­do­res in­mi­gran­tes que no se aco­jan a la ley de téc­ni­co ex­tran­je­ro se­gui­rán ad­mi­nis­trán­do­se por las AFP sin nin­gu­na di­fe­ren­cia con lo que le acon­te­ce a un tra­ba­ja­dor na­cio­nal”, in­di­có Fuen­tes.

-¿Se­ría me­jor que aque­llos que rea­li­zan de­ter­mi­na­dos ofi­cios que no cuen­tan con títulos pro­fe­sio­na­les o téc­ni­cos no co­ti­cen, ya que la de­vo­lu­ción de su di­ne­ro no es­tá ga­ran­ti­za­da?

-Las AFP son só­lo ad­mi­nis­tra­do­res y la pro­pie­dad del aho­rro pre­vi­sio­nal siem­pre es del tra­ba­ja­dor. La de­vo­lu­ción del di­ne­ro es­tá nor­ma­da por ley, in­clu­so en ca­so de fa­lle­ci­mien­to, los re­cur­sos son en­tre­ga­dos a sus fa­mi­lia­res como pen­sión o he­ren­cia.

-Tan­to es así, que el Pi­lar So­li­da­rio per­mi­te que ex­tran­je­ros se aco­jan a sus be­ne­fi­cios, acre­di­tan­do re­si­den­cia. En efec­to, se de­be acre­di­tar re­si­den­cia en te­rri­to­rio chi­leno por un pe­rio­do de 20 años con­ti­nuos o dis­con­ti­nuos, con­ta­dos des­de que el so­li­ci­tan­te cum­plió 20 años de edad. Ade­más, ha­ber re­si­di­do en Chi­le 4 de los úl­ti­mos 5 años an­te­rio­res a la fe­cha de la so­li­ci­tud del be­ne­fi­cio.

“Como tra­ba­ja­dor, uno de­be­ría te­ner la

por­ta­bi­li­dad de esos fon­dos”.

Ta­tia­na Al­bu­ja, vo­ce­ra Mo­vi­mien­to de Ac­ción Mi­gran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.