Así se ma­ni­fies­ta el ex­tra­ño Sín­dro­me de Pier­nas In­quie­tas

Si no con­si­gue con­ci­liar el sue­ño o des­pier­ta de no­che por­que mue­ve las ex­tre­mi­da­des, po­dría te­ner este mal.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

En 2012 He­roí­na Fi­gue­roa (39) co­men­zó con un pro­ble­ma muy par­ti­cu­lar. Le cos­ta­ba dor­mir por­que no po­día de­jar de mo­ver las pier­nas. “To­do em­pe­zó de a po­co y fue cre­cien­do, sobre to­do en las no­ches. Era al­go in­vo­lun­ta­rio y de­ses­pe­ran­te, tan­to que te­nía que pa­rar­me de la ca­ma por­que sen­tía ca­lor. No sa­bía lo que era y pen­sa­ba que era una con­di­ción pro­pia de mi cuer­po. Re­cuer­do que a mi pa­dre tam­bién le pa­sa­ba, pe­ro de­cía que lo ha­cía por­que que­ría y aho­ra que lo pien­so, se tra­ta­ba de lo mis­mo. Du­ran­te el día an­da­ba enojo­na y to­do me caía mal, in­clu­so al­gu­nos me pre­gun­ta­ban si te­nía de­pre­sión”, se­ña­la es­ta mu­jer de Lam­pa.

Re­sul­ta que ha­ce un año acu­dió al neu­ró­lo­go por do­lo­res de ca­be­za y fue ahí cuan­do su­po el ori­gen de su mal. “Me sen­té y de­tec­tó de in­me­dia­to mi mo­vi­mien­to de pier­nas. Me dio or­den pa­ra ha­cer­me un examen y me diag­nos­ti­ca­ron el Sín­dro­me de Pier­nas In­quie­tas (SPI). Aho­ra to­das las no­ches to­mo pra­mi­pe­xol y duer­mo sú­per bien”, afir­ma.

El SPI se cla­si­fi­ca den­tro de los tras­tor­nos del mo­vi­mien­to y se ca­rac­te­ri­za por una sen­sa­ción de do­lor, hor­mi­gueo o ar­dor que obli­ga a la per­so­na a mo­vi­li­zar­se, a ve­ces, de ma­ne­ra im­pe­rio­sa. “Es­to sue­le ma­ni­fes­tar­se en la no­che, cuan­do el pa­cien­te es­tá en re­po­so, o en las tar­des cuan­do ter­mi­na la jor­na­da la­bo­ral. Hay que de­cir que es­to in­ter­fie­re de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te”, explica a Bo­ris Me­na, neu­ró­lo­go de Clí­ni­ca Somno (www.somno.cl).

El SPI im­pi­de con­ci­liar el sue­ño o evi­ta el sue­ño re­pa­ra­dor pro­duc­to del mo­vi­mien­to noc­turno. “Aque­llos que lo su­fren no lo­gran des­can­sar y al día si­guien­te sien­ten sue­ño, fa­ti­ga y al­gu­nos tie­nen fal­ta de con­cen­tra­ción o ven com­pro­me­ti­das las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas. La ma­yo­ría lle­ga a la con­sul­ta por in­som­nio o por do­lor de pier­na. La di­fi­cul­tad es que es­to pue­de con­fun­dir­se con otras pa­to­lo­gías. Mu­chos de los que pa­de­cen el tras­torno lle­gan por de­pre­sión o por tras­tor­nos de ín­do­le si­quiá­tri­co. Es va­ria­da la pre­sen­ta­ción del cua­dro”, acla­ra el es­pe­cia­lis­ta.

Se cree que es­ta al­te­ra­ción afec­ta a cer­ca del 10% de los chi­le­nos, pe­ro mu­chos lo des­co­no­cen por­que no sa­ben de qué se tra­ta. “En el país no hay es­tu­dios que

La Ho­ra

tra­ten el te­ma, sin em­bar­go te­ne­mos re­por­tes de di­fe­ren­tes co­le­gas que cal­cu­lan que la pre­va­len­cia del sín­dro­me es igual que en el ex­tran­je­ro. Si lo com­pa­ras con otras pa­to­lo­gías que sí son co­no­ci­das, como la dia­be­tes, te das cuen­ta que am­bas tie­nen la mis­ma pre­va­len­cia. Es­to es muy fre­cuen­te, pe­ro se ig­no­ra”, in­di­ca Me­na.

Se pien­sa que este cua­dro se de­be a una al­te­ra­ción en los neu­ro­trans­mi­so­res a ni­vel ce­re­bral, es­pe­cí­fi­ca­men­te de la do­pa­mi­na, una sus­tan­cia que re­gu­la el mo­vi­mien­to del cuer­po. “Den­tro de los orí­ge­nes del tras­torno hay al­gu­nos pro­vo­ca­dos por en­fer­me­da­des es­pe­cí­fi­cas o por al­gu­na con­di­ción. Por ejem­plo en­tre el 20 y el 30 por cien­to de las em­ba­ra­za­das pre­sen­tan este tras­torno y la ra­zón no se­ría un efec­to di­rec­to de la trans­mi­sión do­pa­mi­nér­gi­ca. Re­sul­ta que du­ran­te este pe­río­do la mu­jer tie­ne ma­yo­res de­man­das de hie­rro, y el hie­rro, a ni­vel ce­re­bral, es fun­da­men­tal en la pro­duc­ción de la do­pa­mi­na, por eso se pue­de ma­ni­fes­tar este fe­nó­meno. Eso mis­mo ocu­rre con las per­so­nas que tie­nen in­su­fi­cien­cia re­nal cró­ni­ca y que se so­me­ten a diá­li­sis. En ellos es más dra­má­ti­co por­que afec­ta al 30 o 40 por cien­to”.

Per­la Da­vid, neu­ró­lo­ga de la Clí­ni­ca Dá­vi­la y es­pe­cia­lis­ta en sue­ño, ase­gu­ra que al­gu­nos ex­pe­ri­men­tan el Sín­dro­me de Pier­nas In­quie­tas por la in­ges­ta de me­di­ca­men­tos como an­ti­de­pre­si­vos, por ex­ce­so de con­su­mo de ca­feí­na o por en­fer­me­da­des de ab­sor­ción in­tes­ti­nal como en la en­fer­me­dad de Crohn o quie­nes tie­nen co­li­tis ul­ce­ro­sa.

El cua­dro apa­re­ce a cual­quier edad. Sue­le ma­ni­fes­tar­se en ma­yo­res de 20 años, pe­ro por re­por­tes sa­be­mos que el 25% de los pa­cien­tes tie­nen me­nos de esa edad. Es más, cer­ca del 15% tie­ne me­nos de 10 años. “Tam­bién sue­le apa­re­cer más en las mu­je­res, yo di­ría que ellas son el 60% de nues­tros pa­cien­tes”, fi­na­li­za Bo­ris Me­na.

TRA­TA­MIEN­TOS

El po­li­som­no­ra­ma es un examen que sir­ve pa­ra diag­nos­ti­car este sín­dro­me. Con él se con­tro­lan va­rias va­ria­bles a tra­vés de un es­tu­dio com­ple­to del sue­ño de una per­so­na. “Tam­bién se eva­lúan los otros fac­to­res que in­ter­fie­ren en la ca­li­dad del sue­ño. Lo que uno ha­ce es evi­tar aque­llos fac­to­res que se sa­ben que pue­den agra­var el tras­torno, como la de­fi­cien­cia de hie­rro, los ali­men­tos o sus­tan­cias que in­ter­fie­ren en la ab­sor­ción del hie­rro (té o ca­fé). Cuan­do el pa­cien­te con­sul­ta por un in­som­nio aso­cia­do a la pa­to­lo­gía lo que uno ha­ce pri­me­ro es me­jo­rar la hi­gie­ne del sue­ño, que son to­das las me­di­das sa­ni­ta­rias pa­ra el buen dor­mir, como acos­tar­se tem­prano y no co­mer de no­che, en­tre otras co­sas. Tam­po­co se des­car­ta el uso de me­di­ca­men­tos”, dice el neu­ró­lo­go Bo­ris Me­na.

¿QUÉ OCU­RRE EN NI­ÑOS?

En ni­ños el te­ma es mu­cho más com­ple­jo por­que no tie­ne la ca­pa­ci­dad de de­ta­llar sus mo­les­tias. “Mu­chas ve­ces los pa­dres, por co­no­ci­mien­to po­pu­lar, creen que al ni­ño le due­len las pier­nas por­que es­tá cre­cien­do. Ese fa­mo­so tras­torno per­fec­ta­men­te pue­de ser este sín­dro­me”, in­di­ca el neu­ró­lo­go Bo­ris Me­na.

Su co­le­ga Per­la Da­vid, explica que la pa­to­lo­gía se aso­cia a ni­ños con sín­dro­me de dé­fi­cit aten­cio­nal o hi­per­ac­ti­vos. “En los ni­ños uno pue­de ha­cer una apro­xi­ma­ción diag­nós­ti­ca ha­cien­do la prue­ba de la to­le­ran­cia a la quie­tud, don­de se eva­lúa si pue­de es­tar quie­to de no­che”, pre­ci­sa.

“La ma­yo­ría lle­ga a la con­sul­ta por in­som­nio o por

do­lor de pier­na”.

Bo­ris Me­na, neu­ró­lo­go de la Clí­ni­ca Somno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.