AGOS­TO, EL MES CLA­VE PA­RA PRE­PA­RAR­SE CON­TRA LAS ALERGIAS

Es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que tra­ta­mien­tos de­ben co­men­zar an­tes de la pri­ma­ve­ra y aler­tan so­bre la au­to­me­di­ca­ción.

La Hora - - En2minutos - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Con­ges­tión na­sal, ro­ma­di­zo, la­grimeo, pi­ca­zón. To­dos es­tos mo­les­tos sín­to­mas son el do­lor de ca­be­za pri­ma­ve­ral pa­ra mu­chos chi­le­nos que ya en agos­to de­ben co­men­zar a pre­pa­rar­se pa­ra en­fren­tar las ca­da vez más co­mu­nes alergias es­ta­cio­na­les.

Las alergias son al­te­ra­cio­nes al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co oca­sio­na­das por di­ver­sas sus­tan­cias, que des­en­ca­de­nan va­ria­dos sín­to­mas.

Se­gún ex­pli­ca Ma­ría An­gé­li­ca Ma­ri­no­vic, in­mu­nó­lo­ga de Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, las alergias afec­tan al 30% de la po­bla­ción chi­le­na, nú­me­ro que ha ido cre­cien­do en los úl­ti­mos años. “Han au­men­ta­do las alergias no só­lo res­pi­ra­to­rias, sino tam­bién las ali­men­ta­rias. Hay como una epi­de­mia, por así de­cir­lo”, di­ce la doc­to­ra Ma­ri­no­vic.

Y ex­pli­ca que es­to se de­be­ría, se­gún di­ver­sos es­tu­dios, al es­ti­lo de vi­da ac­tual: ma­yor hi­gie­ne, me­nor con­tac­to con el me­dio am­bien­te, más con­ta­mi­na­ción, el se­den­ta­ris­mo y el ti­po de ali­men­ta­ción.

Ade­más, pue­den afec­tar a ni­ños y adul­tos, y apa­re­cen en cual­quier eta­pa de la vi­da, in­clu­so en la ter­ce­ra edad. La aler­gia es­ta­cio­nal más co­mún es la ri­ni­tis alér­gi­ca, que se exa­cer­ba con los pó­le­nes de ár­bo­les, pas­tos o ma­le­zas que bro­tan en pri­ma­ve­ra.

De acuer­do al in­mu­nó­lo­go pe­diá­tri­co Ar­tu­ro Bor­zutzky, de la Red de Sa­lud UC Ch­ris­tus, en agos­to ya co­mien­zan a flo­re­cer al­gu­nos ár­bo­les y em­pie­zan a ge­ne­rar alergias.

El ár­bol que por ex­ce­len­cia da aler­gia en San­tia­go es el Plá­tano Orien­tal. “Pe­ro no es el úni­co, tam­bién hay po­len de ar­ce y de va­rios otros”, apun­ta el es­pe­cia­lis­ta.

“En ge­ne­ral los mé­di­cos re­co­men­da­mos que co­mien­cen la te­ra­pia con an­ti­alér­gi­cos o au­men­ten las do­sis o agre­guen cor­ti­coi­des in­ha­la­dos a me­dia­dos de agos­to, pe­ro eso va a de­pen­der de la po­li­ni­za­ción”, di­ce la doc­to­ra Ma­ri­no­vic, quien agre­ga que una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra co­no­cer la can­ti­dad de po­len en el ai­re es la pá­gi­na www.po­le­nes.cl.

Aun­que se­gún es­te si­tio los ni­ve­les aún son ba­jos en es­ta épo­ca, ya es ho­ra de con­sul­tar al mé­di­co o co­men­zar las te­ra­pias.

“Mu­chos alér­gi­cos con un an­ti­his­ta­mí­ni­co al día en ge­ne­ral se con­tro­lan bien, pe­ro la gen­te que tie­ne reac­cio­nes más se­rias, so­bre to­do con com­pro­mi­so ocu­lar o as­má­ti­co, lo ideal es que es­tén con tra­ta­mien­to ya des­de an­tes de la po­li­ni­za­ción”, en­fa­ti­za el doc­tor de la Red UC Ch­ris­tus.

TRA­TA­MIEN­TOS

Ade­más de los an­ti­his­ta­mí­ni­cos de se­gun­da ge­ne­ra­ción, que ayu­dan a ata­car los sín­to­mas, y los cor­ti­coi­des que se in­ha­lan, que per­mi­ten des­in­fla­mar, exis­ten otros tra­ta­mien­tos de lar­go pla­zo que pue­den ayu­dar in­clu­so a cu­rar las alergias.

Bor­zutzky ex­pli­ca que ac­tual­men­te se es­tá tra­ba­jan­do am­plia­men­te con la in­mu­no­te­ra­pia: “Con­sis­te en ex­po­ner al pa­cien­te a do­sis pe­que­ñas pe­ro sos­te­ni­das, to­dos los días, de los alér­ge­nos a los que son alér­gi­cos y, de esa ma­ne­ra, ir pro­du­cien­do to­le­ran­cia del sis­te­ma in­mu­ne de ese pa­cien­te pa­ra que cuan­do ya lle­gue el alér­geno, el pa­cien­te ya no reac­cio­ne”. Ase­gu­ra que es un tra­ta­mien­to que da bue­nos re­sul­ta­dos en ni­ños y adul­tos, y hoy es ca­da vez me­nos in­va­si­vo: en vez de las tí­pi­cas in­yec­cio­nes mu­chos pue­den usar go­tas su­blin­gua­les. El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que se dan ca­sos don­de ni­ños tra­ta­dos con in­mu­no­te­ra­pia pue­den re­du­cir el ries­go de desa­rro­llar as­ma, y ade­más pue­den evi­tar su­frir nue­vas alergias.

AU­TO­ME­DI­CA­CIÓN

En tan­to, la doc­to­ra Ma­ri­no­vic ad­vier­te que en el te­ma de los re­me­dios hay que te­ner mu­cho cui­da­do con la au­to­me­di­ca­ción.

“Los an­ti­his­ta­mí­ni­cos que se de­ben usar son los de se­gun­da ge­ne­ra­ción. Los de pri­me­ra ge­ne­ra­ción no es­tán indicados pa­ra tra­ta­mien­tos per­ma­nen­tes, por­que tie­nen efec­tos ad­ver­sos. Por ejem­plo, la hi­dro­xi­ci­na no se usa pa­ra el tra­ta­mien­to per­ma­nen­te por­que pro­du­ce mu­cha se­da­ción, al­te­ra el sue­ño y al­te­ra el apren­di­za­je y el ren­di­mien­to la­bo­ral y es­co­lar”, apun­ta.

“Y hay al­gu­nos de se­gun­da ge­ne­ra­ción que al­gu­nos pa­cien­tes no los to­le­ran por los efec­tos ad­ver­sos. Por eso el mé­di­co de­be in­di­car­los de acuer­do a los sín­to­mas y a to­da la his­to­ria del pa­cien­te. Y hay al­gu­nos que si el pa­cien­te los con­su­me en do­sis ele­va­das pue­den pro­du­cir da­ño he­pá­ti­co, y se de­be­rían ven­der con re­ce­ta pe­ro se ven­den sin re­ce­ta”, ad­vier­te.

Por eso la es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ra im­por­tan­te que los pa­cien­tes se­pan que no pue­den lle­gar y au­to me­di­car­se.

“Hay pa­cien­tes que no son fá­ci­les de diag­nos­ti­car y con­sul­tan por res­fríos re­cu­rren­tes que no son res­fríos”.

Ma­ría An­gé­li­ca Ma­ri­no­vic, in­mu­nó­lo­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.