Es­tán­dar éti­co

La Hora - - En2minutos - Ma­nuel Arís Di­rec­tor de In­ci­den­cia, Es­pa­cio Pú­bli­co

La se­ma­na pa­sa­da, la can­di­da­ta pre­si­den­cial y pre­si­den­ta de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, Ca­ro­li­na Goic, anun­ció que apli­ca­ría un nue­vo es­tán­dar éti­co a la se­lec­ción de las can­di­da­tu­ras de esa co­lec­ti­vi­dad al Con­gre­so. Hu­bo reac­cio­nes que va­lo­ra­ron el anun­cio y otras que ma­ni­fes­ta­ron cier­tas crí­ti­cas, pues se tra­ta­ría de un ex­ce­so de “bue­nis­mo”, de la ins­ta­la­ción de una “dic­ta­du­ra de la pro­bi­dad” o de una mo­ra­li­za­ción ex­ce­si­va de la po­lí­ti­ca.

No com­par­to pa­ra na­da esas crí­ti­cas. Va­lo­ro el anun­cio y me pa­re­ce cla­ve que en po­lí­ti­ca la éti­ca de los ac­to­res se trans­for­me en una va­ria­ble a te­ner en cuen­ta. Si se con­si­de­ra la po­pu­la­ri­dad de una per­so­na, o la can­ti­dad de gen­te que mue­ve en de­ter­mi­na­do te­rri­to­rio pa­ra se­lec­cio­nar­lo como can­di­da­to a un car­go de re­pre­sen­ta­ción ¿por qué no po­dría­mos in­cluir tam­bién al aná­li­sis un com­por­ta­mien­to ape­ga­do a cier­tos prin­ci­pios éti­cos? La po­lí­ti­ca no se tra­ta só­lo de vo­tos más o vo­tos me­nos, pues ga­nar una elec­ción pa­ra ejer­cer de­fi­cien­te­men­te el po­der por cua­tro años pue­de ser in­clu­so más per­ju­di­cial que per­der­la. ¿Có­mo no va­mos a que­rer los chi­le­nos que per­so­nas orien­ta­das al bien co­mún sean quie­nes nos go­bier­nen? El anun­cio in­clu­so me pa­re­ce de to­da ló­gi­ca, por lo que su real di­fi­cul­tad se en­con­tra­rá en la for­ma de po­ner­lo en prác­ti­ca, pues no de­be trans­for­mar­se en el ojo de la agu­ja por la que pa­sa el ca­me­llo. La po­lí­ti­ca re­quie­re que ha­ble­mos de éti­ca, de lo co­rrec­to, del de­ber ser, y no só­lo de po­der. No se tra­ta de “bue­nis­mo”, me­nos de dic­ta­du­ra. De­be­mos aban­do­nar la creen­cia que la po­lí­ti­ca es en sí mis­ma un jue­go que se jue­ga su­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.