Ex­per­tos apli­can plan pa­ra sal­var el ruil, un fó­sil vi­vien­te chi­leno

Se re­co­lec­tan se­mi­llas de es­te ár­bol y ya hay cer­ca de 30 mil de ellas en ger­mi­na­ción. Ade­más, se qui­ta­rán los pi­nos que in­va­den su es­pa­cio.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

Se di­ce que el ruil (Not­ho­fa­gus ales­san­drii), un ár­bol mi­cro­en­dé­mi­co de la Re­gión del Mau­le, es re­lic­to. Es­to sig­ni­fi­ca que es un fó­sil vi­vien­te y que du­ran­te mi­llo­nes de años se ha re­fu­gia­do en cli­mas pa­re­ci­dos a los que tu­vo en un co­mien­zo y que ya no exis­ten en la Tie­rra.

Es­ta es­pe­cie pro­pia Chi­le se en­cuen­tra en la Cor­di­lle­ra de la Cos­ta, en­tre el río Ma­ta­qui­to y el río Cu­ra­ni­lahue, y de su fa­mi­lia, la de los No­to­fa­gá­cea, es el más pri­mi­ti­vo del mun­do. Su dis­tri­bu­ción es de 350 ki­ló­me­tros, pe­ro se pue­de ver de ma­ne­ra ais­la­da, com­par­tien­do es­pa­cio con otros ár­bo­les.

Re­sul­ta que el ve­rano pa­sa­do la ac­tual Re­ser­va Na­cio­nal Los Rui­les, de 45 hec­tá­reas, re­sul­tó muy afec­ta­da. Du­ran­te el si­nies­tro se que­mó un ter­cio del to­tal de los ár­bo­les, o sea, to­dos aque­llos que se ubi­ca­ban en la co­mu­na de Em­pe­dra­do (16,4 hec­tá­reas).

Jun­to con aca­dé­mi­cos, or­ga­ni­za­cio­nes, ser­vi­cios pú­bli­cos y la co­mu­ni­dad, la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal (Co­naf) ela­bo­ró un plan pa­ra res­ca­tar el ruil, el que es­tá en mar­cha. Se ins­ta­la­ron 560 me­tros cua­dra­dos de ma­llas ba­jo los ár­bo­les en se­mi­lla­ción.

“Es­tan­da­ri­za­mos una fi­cha pa­ra es­tas co­lec­tas, como un pro­to­co­lo, y la he­mos dis­tri­bui­do en fo­res­ta­les y a per­so­nas en pre­dios pri­va­dos. Pa­ra no­so­tros no so­lo es im­por­tan­te co­lec­tar las se­mi­llas sino que te­ner muy bien ca­rac­te­ri­za­do el lu­gar de dón­de vie­nen”, se­ña­la a

Víc­tor La­gos, en­car­ga­do na­cio­nal del Pro­gra­ma de Res­tau­ra­ción Eco­ló­gi­ca en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Áreas Sil­ves­tres Pro­te­gi­das de Co­naf.

Jun­to a es­to, cuen­tan con un kilo y me­dio de se­mi­llas en pro­ce­so de ger­mi­na­ción, los que equi­va­len a 30 mil plan­tas que se in­cor­po­ra­rán en un par de años más.

Ade­más apli­ca­rán un con­trol de es­pe­cies in­va­so­ras. “Con los in­cen­dios los pi­nos se vie­ron fa­vo­re­ci­dos. Con el ca­lor ex­plo­san los co­nos y las se­mi­llas se dis­per­san has­ta zo­nas de bos­que na­ti­vo. Ter­mi­na­da la pri­ma­ve­ra ha­re­mos un con­trol me­cá­ni­co de las plan­tas de pino que se ins­ta­len, pa­ra eso te­ne­mos un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción con el Ejér­ci­to e ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas que apor­ta­rán con vo­lun­ta­rios”, ex­pli­ca La­gos.

Pa­ra que las zo­nas que­ma­das se res­tau­ren de ma­ne­ra ade­cua­da, li­mi­ta­rán tam­bién el pa­so de ani­ma­les de ga­na­de­ría a tra­vés de cer­cos. Ya pa­ra el pró­xi­mo año, eva­lua­rán el real es­ta­do de los ár­bo­les que re­sul­ta­ron par­cial­men­te

Ho­ra La

cal­ci­na­dos y que si­guen en pie. “En lu­ga­res con da­ño se­ve­ro ten­dre­mos que ha­cer en­sa­yos de re­fo­res­ta­ción”, pre­ci­sa.

Por su par­te Jo­sé San Mar­tín, aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Bio­ló­gi­cas de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca, se­ña­la que jun­to a otros ex­per­tos es­tán tra­ba­jan­do con pe­que­ños pro­pie­ta­rios de tie­rras que po­seen rui­les pa­ra ha­cer mo­ni­to­reos y re­cu­pe­ra­ción.

“A la par, ase­so­ro a la mu­ni­ci­pa­li­dad de Em­pre­dra­do pa­ra re­cu­pe­rar un jar­dín bo­tá­ni­co, pe­ro que aho­ra sea so­lo de ruil. Ya es­ta­mos avan­za­dos en eso. Que­re­mos pro­du­cir plan­tas que en tres años más es­tén ap­tas pa­ra ser ins­ta­la­das. Hay que acla­rar que nun­ca las ve­re­mos como ár­bo­les por­que el cre­ci­mien­to del ruil es de 1 a 2 mi­lí­me­tros de gro­sor al año. O sea, en más de cien años po­dría lle­gar re­cién a los 70 cen­tí­me­tros de al­tu­ra”, in­di­ca San Mar­tín.

Agre­ga que cuan­do em­pe­za­ron las plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les (197475) no ha­bía re­gu­la­cio­nes pa­ra de­jar re­ma­nen­tes de ve­ge­ta­ción na­ti­va, la idea era plan­tar una gran su­per­fi­cie de pi­nos y eu­ca­lip­tos.

“En 1985 se hi­zo un se­mi­na­rio pro­mo­vi­do por Co­naf pa­ra ver el es­ta­do de los ár­bo­les en Chi­le y coin­ci­di­mos que uno de los más ame­na­za­dos era el ruil. En la ac­tua­li­dad, la po­si­bi­li­dad de que am- ● Ins­ta­la­ron 560 me­tros cua­dra­dos de ma­llas ba­jo los rui­les pa­ra cap­tu­rar se­mi­llas.

● Con­tro­la­rán ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra pa­ra que los sue­los se res­tau­ren.

● Re­ti­ro de es­pe­cies exó­ti­cas in­va­so­ras, como el pino, que se pro­pa­ga lue­go de in­cen­dios e im­pi­de la re­ge­ne­ra­ción del bos­que ori­gi­nal.

● Hay 30 mil se­mi­llas de rui­les en pro­ce­so de ger­mi­na­ción en Chi­llán.

● Pron­to se am­plia­rá la Re­ser­va Na­cio­nal Los Rui­les de 45 a 87 hec­tá­reas.

● En Em­pe­dra­do se es­tá pla­ni­fi­can­do un jar­dín bo­tá­ni­co so­lo de ruil.

● En la pri­ma­ve­ra del 2018 se eva­lua­rá el es­ta­do de los rui­les que­ma­dos par­cial­men­te en el in­cen­dio.

plíe su su­per­fi­cie de ocu­pa­ción es ca­si nu­la, por­que el sue­lo se es­tá usan­do con un cri­te­rio pro­duc­ti­vo y no de con­ser­va­ción”, se­ña­ló.

A tra­vés de ma­llas se re­co­lec­tan las se­mi­llas de es­te ár­bol, úni­co en el mun­do, y pro­pio de la Re­gión del Mau­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.