La úl­ti­ma lo­cu­ra de Biel­sa

El DT lla­mó de ma­dru­ga­da al chi­leno Luis Mora, quien le en­vió un li­bro de su au­to­ría a Fran­cia. “Fue­ron los 9 mi­nu­tos más fe­li­ces de mi vi­da”, di­ce Mora.

La Hora - - Portada - Cris­tian Gon­zá­lez Farfán

Ayer se cum­plie­ron exac­ta­men­te 10 años des­de que Mar­ce­lo Biel­sa acep­tó ve­nir a re­vo­lu­cio­nar el fút­bol na­cio­nal. A pe­sar del tiem­po, la es­te­la que de­jó el téc­ni­co en sus “viu­dos”, tan­to por la for­ma de ju­gar co­mo por su per­so­na­li­dad, es­tá muy le­jos de des­apa­re­cer.

In­clu­so des­de su pre­sen­te en el Li­lle de Fran­cia, el en­tre­na­dor no lo­gra apar­tar­se de lo que su­ce­de en el país que lo aco­gió en 2007. El úl­ti­mo epi­so­dio ocu­rrió con el chi­leno Luis Mora, au­tor del li­bro Me­mo­rias de un club de barrio, en el que cuen­ta su ex­pe­rien­cia co­mo ex pre­si­den­te en el pe­río­do 2007-2010 del equi­po ama­teur Es­tre­lla Manuel Ro­drí­guez de La Flo­ri­da.

To­do par­tió en ma­yo pa­sa­do. Mora, fu­ri­bun­do ad­mi­ra­dor del téc­ni­co, le en­vió el li­bro por en­co­mien­da has­ta Fran­cia, pa­ra agra­de­cer­le por su tra­ba­jo en Chi­le, pe­ro ja­más pen­só re­ci­bi­ría un lla­ma­do ha­ce dos se­ma­nas.

“Re­cuer­do co­mo si fue­ra hoy. Mi te­lé­fono so­nó el 28 de ju­lio a las 6.24 de la ma­ña­na. No co­no­cía el nú­me­ro, in­clu­so me pre­gun­té ¿quién es­tá mo­les­tan­do tan tem­prano? Y mi sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la cuan­do oí la voz”, cuen­ta el es­cri­tor a La Ho­ra.

-Bue­nos días, soy Mar­ce­lo Biel­sa, dis­cul­pe que lo lla­me tan tem­prano, pe­ro es­toy cier­to que es la ho­ra que ya co­mien­zan a le­van­tar­se en Chi­le pa­ra el la­bu­ro­se pre­sen­tó el en­tre­na­dor.

Mora, en­ton­ces, en­cen­dió la luz y se subió a la ca­ma con el ce­lu­lar en al­to pa­ra que no se cor­ta­ra la co­mu­ni­ca­ción. “El ce­lu­lar se es­cu­cha­ba con chi­cha­rreo, pe­ro fue­ron los nue­ve mi­nu­tos más fe­li­ces de mi vi­da”, re­cuer­da Mora, ase­sor aca­dé­mi­co del cen­tro de idio­mas Ber­litz.

El ro­sa­rino le con­tó cuán iden­ti­fi­ca­do se sin­tió con la his­to­ria que cuen­ta el li­bro. Mora, so­cio nú­me­ro uno del Es­tre­lla Manuel

“Biel­sa me ase­gu­ró que él se hu­bie­ra que­da­do a vi­vir to­da la vi­da en Chi­le, pe­ro no pu­do”.

Luis Mora, ex pre­si­den­te del club Es­tre­lla Manuel Ro­drí­guez.

Ro­drí­guez, se ale­jó tras el re­gre­so de unos di­ri­gen­tes que, se­gún él, ha­bían de­ja­do al club en la quie­bra, y que des­co­no­cie­ron su rol co­mo pre­si­den­te.

“Mar­ce­lo ha­bla un po­co más rá­pi­do que cuan­do da con­fe­ren­cias de pren­sa, pe­ro me con­tó que em­pa­ti­za­ba con mi his­to­ria, ya que yo me fui de mi club por mo­ti­vos pa­re­ci­dos a los su­yos. Me ase­gu­ró que él se hu­bie­ra que­da­do a vi­vir to­da la vi­da en Chi­le, pe­ro que por ra­zo­nes que to­dos sa­ben, no pu­do”, ase­gu­ra Mora.

“Us­ted es de La Flo­ri­da, ¿cier­to?”, le pre­gun­tó Biel­sa en esos se­gun­dos inol­vi­da­bles pa­ra Mora. “Sí”, con­tes­tó el es­cri­tor. “En La Flo­ri­da co­mí las me­jo­res em­pa­na­das”, le di­jo el DT, po­co an­tes de col­gar el te­lé­fono.

Cuan­do ter­mi­nó el con­tac­to, el ex di­ri­gen­te rom­pió en llan­to: “Fue un mo­men­to má­gi­co y su­bli­me que don Mar­ce­lo le­ye­ra mi li­bro y me lla­ma­ra. Des­de que él lle­gó, ad­mi­ré su hu­mil­dad, su ca­ba­lle­ro­si­dad, su tem­ple y la gran per­so­na tra­ba­ja­do­ra que es, apar­te de cam­biar­le la men­ta­li­dad al fút­bol chi­leno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.