El tri­bu­to de los nie­tos: Án­gel y Javiera Parra pre­sen­tan su dis­co ho­me­na­je a Vio­le­ta

Se tra­ta de un dis­co pa­ra tri­bu­tar la obra de su abue­la, el que edi­ta­ron tras la muer­te de su pa­dre. “Es un ho­me­na­je a los dos”, di­cen.

La Hora - - Portada - Ignacio Sil­va

En­tre los es­ca­sos mo­men­tos que com­par­tió con su pa­dre an­tes de su muer­te, Án­gel Parra Orre­go res­ca­ta sin pen­sar­lo una de sus úl­ti­mas con­ver­sa­cio­nes. “Nos di­jo que uno po­día ha­cer des­de mú­si­ca con­tem­po­rá­nea has­ta cha­cha­chá si se apren­día real­men­te el re­per­to­rio de la Vio­le­ta. Eso siem­pre me lo trans­mi­tió mi pa­dre y tie­ne to­da la ra­zón”, re­cuer­da aho­ra el gui­ta­rris­ta y ex in­te­gran­te de Los Tres.

La es­ce­na ex­pli­ca en par­te la in­ten­ción que tu­vie­ron el mú­si­co y su her­ma­na Javiera al gra­bar Las úl­ti­mas com­po­si­cio­nes de Vio­le­ta Parra, el dis­co de re­in­ter­pre­ta­cio­nes de la clá­si­ca obra que Vio­le­ta, su abue­la, lan­zó en 1966, y que co­men­za­ron a re­gis­trar a fi­nes del año pa­sa­do, ape­nas unos me­ses an­tes del fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre ocu­rri­do el 11 de mar­zo en Pa­rís.

“La ma­yor par­te de la gen­te pien­sa que es un sa­cri­le­gio in­ter­pre­tar es­te re­per­to­rio, pe­ro la vi­sión de mi pa­pá era to­do lo con­tra­rio: hay que to­car las can­cio­nes de Vio­le­ta por­que con esa mú­si­ca y con esas le­tras uno pue­de ge­ne­rar una men­te crea­ti­va y ad­qui­rir un ofi­cio que, fi­nal­men­te, es lo que él apren­dió al la­do de su ma­dre”, pro­fun­di­za so­bre la ini­cia­ti­va, que ten­drá su lan­za­mien­to en vi­vo el sá­ba­do 19 de agos­to con un con­cier­to en el Tea­tro Nes­ca­fé de las Ar­tes (Tic­ke­tek.cl).

Lue­go de eso, el clan lle­va­rá la obra a paí­ses co­mo Bél­gi­ca, Fran­cia y Mé­xi­co, con el afán de tri­bu­tar la obra de su abue­la en el año en que se con­me­mo­ra su cen­te­na­rio. “Eso es muy bo­ni­to por­que la gen­te de otros paí­ses tie­ne mu­chas ga­nas de es­cu­char y co­no­cer la obra de Vio­le­ta. In­clu­so más que en Chi­le”, di­ce el gui­ta­rris­ta. -Us­te­des par­tie­ron grabando es­te dis­co a fi­nes del año pa­sa­do

y en­tre me­dio fa­lle­ció su pa­dre. ¿Có­mo afec­tó ese he­cho al pro­yec­to en ge­ne­ral?

-Nos afec­tó a to­dos en for­ma ro­tun­da. Tar­da­mos tres años en ar­mar el dis­co en me­dio de la en­fer­me­dad de mi pa­pá. Fue una si­tua­ción es­ca­bro­sa y di­fí­cil, por­que ade­más se ve­nía el cen­te­na­rio de Vio­le­ta. Es­tas coin­ci­den­cias a ve­ces te ha­cen per­der un po­co el nor­te y te­ner ga­nas de re­cla­mar­le al cie­lo por qué cres­ta pa­san las co­sas que pa­san. -¿Y des­de lo emo­cio­nal?

-Fue muy di­fí­cil acep­tar lo que es­ta­ba pa­san­do. Es­tu­vi­mos bien tris­tes y ca­si no pu­di­mos sa­car el dis­co ade­lan­te, pe­ro ahí re­cor­dá­ba­mos que mi pa­pá cuan­do es­ta­ba vi­vo nos de­cía por dón­de ha­bía que ir y por dón­de no. -Al final el pro­yec­to ter­mi­nó

trans­for­mán­do­se en un tri­bu­to a los dos.

-Sí. Bueno, la fi­gu­ra cen­tral de la fa­mi­lia Parra siem­pre va a ser Vio­le­ta, pe­ro mi pa­dre siem­pre me en­se­ñó que ha­bía que in­ter­pre­tar su mú­si­ca. Él siem­pre lo ha­cía en sus con­cier­tos y con el tiem­po en­ten­dí que las can­cio­nes que de­jó mi pa­dre co­mo le­ga­do tie­nen to­das ese in­flu­jo de la mú­si­ca de la Vio­le­ta. Así que los dos apa­re­cen en es­te dis­co co­mo al­mas ilu­mi­nán­do­nos el ca­mino pa­ra lle­gar has­ta el final.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.