Re­es­cri­bir los ge­nes

La Hora - - En 2 Minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

La se­ma­na pa­sa­da, cien­tí­fi­cos de Es­ta­dos Uni­dos pu­bli­ca­ron un im­pre­sio­nan­te es­tu­dio en el que des­cri­ben có­mo lo­gra­ron co­rre­gir de ma­ne­ra muy efi­cien­te una mu­ta­ción en em­brio­nes hu­ma­nos que pro­du­ce una en­fer­me­dad al co­ra­zón. La tec­no­lo­gía que usa­ron pa­ra co­rre­gir­la se co­no­ce co­mo CRISPR (se pro­nun­cia cris­per) y po­dría re­vo­lu­cio­nar a la bio­me­di­ci­na en un fu­tu­ro cer­cano. En efec­to, mu­chos ma­les se pro­du­cen por mu­ta­cio­nes en el ADN, las que son he­re­da­das de padres a hi­jos. Va­rias pue­den ser fa­ta­les o bien im­pli­car que las per­so­nas ne­ce­si­ten tra­ta­mien­tos mé­di­cos de por vi­da. Los in­ves­ti­ga­do­res co­rri­gie­ron la mu­ta­ción en el ADN del es­per­ma­to­zoi­de de un do­nan­te, que usa­ron pa­ra fe­cun­dar in vi­tro a un óvu­lo sano. La ma­yo­ría de los em­brio­nes ge­ne­ra­dos efec­ti­va­men­te ya no lle­va­ba la mu­ta­ción, por lo que de ha­ber com­ple­ta­do su desa­rro­llo no ha­brían ma­ni­fes­ta­do la en­fer­me­dad (los em­brio­nes ge­ne­ra­dos en el es­tu­dio so­lo cre­cie­ron al­gu­nos días an­tes de ser des­trui­dos). Si bien las apli­ca­cio­nes bio­mé­di­cas que apun­tan a cu­rar en­fer­me­da­des ge­ne­ran cier­to gra­do de con­sen­so, exis­te un de­ba­te abier­to en torno a otras apli­ca­cio­nes (co­mo cam­biar al­gu­nos atri­bu­tos fí­si­cos de los hi­jos, al­go que por aho­ra es cien­cia fic­ción). Ha­ce so­lo un año, edi­tar el ge­no­ma de un em­brión hu­mano era al­go que es­ta­ba en dis­cu­sión, has­ta que in­ves­ti­ga­do­res chi­nos lo hi­cie­ron. En aque­lla oca­sión, las li­mi­ta­cio­nes téc­ni­cas fue­ron mu­chas y se vis­lum­bra­ba que no se­ría po­si­ble ha­cer­lo de ma­ne­ra efi­cien­te en cor­to pla­zo. Sin em­bar­go, el nue­vo es­tu­dio lo­gró su­pe­rar to­das las li­mi­ta­cio­nes téc­ni­cas im­por­tan­tes. En EE.UU. y Eu­ro­pa tie­nen cla­ro que es­te es­tu­dio es tras­cen­den­tal y que lle­gó la ho­ra de sen­tar­se a dis­cu­tir es­te asun­to de ma­ne­ra se­ria.

Es de es­pe­rar que co­mo país no nos que­de­mos mi­ran­do esta dis­cu­sión des­de la ve­re­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.