Annabelle da vuel­tas por San­tia­go an­tes de su es­treno

Con el res­pal­do de la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal ate­rri­za en Chi­le Annabelle: la crea­ción, fil­me que ahon­da en los orí­ge­nes de la dia­bó­li­ca cria­tu­ra. Pa­ra pre­pa­rar el ca­mino, la pro­pia mu­ñe­ca re­co­rre San­tia­go asus­tan­do a los fa­ná­ti­cos.

La Hora - - Portada - F.M.L.

Se con­vir­tió en la ni­ña sím­bo­lo de la sa­ga El Con­ju­ro y en ícono del nue­vo ci­ne de te­rror. Annabelle, que ya lle­gó al ci­ne en so­li­ta­rio con su exi­to­so fil­me ho­mó­ni­mo de 2014 (re­cau­dó US$256 mi­llo­nes), re­gre­sa a la pan­ta­lla gran­de con Annabelle: la crea­ción, fil­me que mues­tra los orí­ge­nes de la mu­ñe­ca y el có­mo se con­vir­tió en un en­te mal­di­to.

Con di­rec­ción de Da­vid F. Sand­berg (Cuan­do las lu­ces se apa­gan), la cin­ta lle­ga con la apro­ba­ción de la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y con una lla­ma­ti­va cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, que ha lle­va­do a la mu­ñe­ca a vi­si­tar re­co­no­ci­dos pun­tos de San­tia­go, y pron­to la tras­la­da­rá a ciu­da­des co­mo Val­pa­raí­so y Con­cep­ción.

TRÁ­GI­CO INI­CIO

La crea­ción co­mien­za en la dé­ca­da de 1940, cuan­do un fa­bri­can­te de mu­ñe­cas cons­tru­ye una pa­ra re­cor­dar a su hi­ja re­cien­te­men­te fa­lle­ci­da. El pro­ble­ma es que un ma­ligno es­pí­ri­tu to­ma su con­trol, ace­chan­do a una mon­ja y a seis ni­ñas de un or­fa­na­to que lle­gan a vi­vir a la ca­sa de los Mu­llins.

Pa­ra ela­bo­rar la tra­ma, la pro­duc­ción re­cu­rrió a Gary Dau­ber­man, quien es­cri­bió la pri­me­ra Annabelle. “Esa pe­lí­cu­la ex­ten­dió la mi­to­lo­gía de la mu­ñe­ca y aho­ra pro­fun­di­za­re­mos en có­mo na­ció el mal que hay en ella (...) Las mu­ñe­cas son cosas que se su­po­nen traen ale­gría a la gen­te, se dan co­mo re­ga­los, trans­mi­ti­dos a tra­vés de ge­ne­ra­cio­nes. En es­te ca­so nace del amor de un pa­dre por una hi­ja, lo que ha­ce aún más in­tere­san­te el con­tras­te en­tre ese amor y to­do lo ma­lo que ocu­rre pos­te­rior­men­te”, cuen­ta Dau­ber­man.

Con un ju­gue­te co­mo ele­men­to cen­tral, los ni­ños pa­re­cían una adi­ción apro­pia­da a la his­to­ria, sien­do Ja­mes Wan (crea­dor de la sa­ga El Con­ju­ro) quien su­gi­rió que las pe­que­ñas pro­ta­go­nis­tas fue­ran huér­fa­nas. “Hay al­go que in­me­dia­ta­men­te ha­bla a tu co­ra­zón cuan­do pien­sas en huér- fa­nos. Y po­ner­los fren­te a cir­cuns­tan­cias des­ga­rra­do­ras pa­re­ce aún más te­rri­ble”, apun­ta el pro­duc­tor Pe­ter Sa­fran.

Annabelle 2 cuen­ta con los ro­les pro­ta­gó­ni­cos de Anthony LaPa­glia y Mi­ran­da Ot­to, quie­nes jun­to al res­to del elen­co sin­tie­ron “la ener­gía” que ema­na la mu­ñe­ca.

Así lo re­ve­ló el di­rec­tor Da­vid F. Sand­berg, ase­gu­ran­do que “los ac­to­res eran cau­te­lo­sos al­re­de­dor de ella. Me pre­gun­ta­ban ¿ten­go que to­car la mu­ñe­ca?, ¿es ne­ce­sa­rio?”

De he­cho, a pe­ti­ción de al­gu­nos miem­bros del equi­po, la pro­duc­ción lle­vó al set un sa­cer­do­te pa­ra ben­de­cir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.