Se­ña­les

La Hora - - En2minutos - Patricio Cor­va­lán

Ave­ces se lo en­cuen­tra en la ca­lle, arri­ba de un ta­xi, den­tro de una tien­da o sa­lien­do del ci­ne, y se le que­da mi­ran­do un ra­to a lo le­jos y en si­len­cio, aguar­dan­do por un mi­la­gro que nun­ca lle­ga. Si se le acer­ca­ra, pa­sa­ría lo de siem­pre: la na­riz al­go más afi­la­da, un po­co me­nos al­to o más jo­ven, qui­zás de­ma­sia­do gor­do, cual­quier de­ta­lle que no cal­za y lo sa­cu­de pa­ra re­gre­sar­lo a la cor­du­ra. Por­que no es po­si­ble, por­que Ricardo no pue­de es­tar aquí des­pués de tan­tos años. Pe­ro apa­re­ce. Co­mo si nun­ca se hu­bie­ra ido. De al­gu­na ma­ne­ra, siem­pre mis­te­rio­sa, Ricardo se las arre­gla y lo con­ven­ce de lo im­po­si­ble. El do­min­go, sin ir más le­jos, es­ta­ba al­mor­zan­do cuan­do lo re­cor­dó jus­to an­tes de un brin­dis, así de la na­da, y de la na­da tam­bién por los par­lan­tes del bar em­pe­zó a so­nar la can­ción que a Ricardo tan­to le gus­ta­ba. Cuan­do lo ve en los sue­ños su­ce­de al­go pa­re­ci­do. Las si­tua­cio­nes son tan nor­ma­les que ja­más cues­tio­na­ría su pre­sen­cia, tan co­mo siem­pre, co­mo an­tes, re­afir­mán­do­le que don­de quie­ra que se en­cuen­tre ya to­do de­be ha­ber pa­sa­do.

Un cu­ra le di­jo que me­jor le re­za­ra. Lo es­ta­ba re­te­nien­do y eso iba en con­tra de las creen­cias, pe­ro él no le hi­zo ca­so. A lo su­mo, le con­ver­sa, a so­las, y se desaho­ga, por­que sa­be que, de al­gu­na for­ma, siem­pre in­com­pren­si­ble, Ricardo tam­bién lo es­cu­cha.

El si­quia­tra le ha subido la do­sis. Te­me que sean alu­ci­na­cio­nes que se sal­gan de con­trol cuan­do él le ha­bla de los en­cuen­tros y los sue­ños. Son cosas de vie­jo, le res­pon­de pa­ra cal­mar­lo, sa­bien­do que só­lo él es ca­paz de cap­tu­rar las se­ña­les que Ricardo le da pa­ra man­te­ner esa co­ne­xión inex­pli­ca­ble. No se pue­de ir con­tra eso, con­tra esos en­cuen­tros, con­tra esos sue­ños. Pa­ra eso, no hay re­me­dio. Lo que na­ció fuer­te, la muer­te no lo se­pa­ra, le di­je­ron por ahí y él lo acep­ta. El me­jor re­cuer­do se­rá siem­pre el me­jor pre­sen­te.

Di­rec­tor de Ga­llos.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.