Cuan­do Ca­tó­li­ca era ve­ci­na del San­ta Laura

La Hora - - Deportes -

tí­tu­los ga­nó la UC en es­te es­ta­dio. Los cea­to­leí se mul­ti­pli­can.

JU­GA­DO­RES DE BA­RRIO

“Gra­cias a la vida por ser cru­za­do, es un sen­ti­mien­to des­con­tro­la­do”, can­tan los so­cios de la UC si­guien­do el com­pás de la can­ción em­ble­ma de Vio­le­ta Pa­rra. Lle­ga el turno de Was­hing­ton Vi­lla­rroel, ex ju­ga­dor his­tó­ri­co, cam­peón con la fran­ja en 1961 y 1966 en el ex­tin­to Es­ta­dio In­de­pen­den­cia que hoy pi­sa. Emo­cio­na­do, cuen­ta que “cuan­do lle­gué a ju­gar aquí te­nía 10 años. Es­te es­ta­dio, que no tie­ne na­da que ver con lo que es hoy, son mis raí­ces”, apun­ta Vi­lla­rroel, cu­yo re­cuer­do más en­tra­ña­ble es ha­ber com­par­ti­do con Ser­gio Li­vings­to­ne.

Vi­lla­rroel, co­mo otros ex ju­ga­do­res , era ve­cino del ba­rrio, y so­lo de­bía cru­zar un par de cua­dras pa­ra en­tre­nar en el Es­ta­dio In­de- pen­den­cia. Del mis­mo sec­tor es Agus­tín “Ku­ki” Lan­de­ros, el hin­cha más fiel de la UC, que sube con una bol­sa al es­ce­na­rio. Vi­si­tó, por cier­to, el pri­mer re­cin­to de la UC y ase­gu­ra co­no­cer to­dos los es­ta­dios de Chi­le si­guien­do al equi­po. “No co­noz­co Al­ga­rro­bo por­que ahí nun­ca ju­gó Ca­tó­li­ca”, di­ce, pa­ra desatar una car­ca­ja­da co­lec­ti­va en­tre los asis­ten­tes.

“Ver los pe­na­les de Nés­tor Ise­lla en es­te es­ta­dio era un es­pec­tácu­lo. Una vez ba­jé de la ga­le­ría a pa­rar­me de­trás del ar­co y no sé có­mo lo ha­cía don Nés­tor, pe­ro él los ti­ra­ba pa­ra allá y el ar­que­ro siem­pre iba pa’l otro la­do”, di­ce el des­len­gua­do hin­cha.

Fer­nan­do Muñoz, otro hin­cha his­tó­ri­co del club, re­cuer­da ver­gon­zo­sa­men­te una de­rro­ta 9-2 con Au­dax Ita­liano. “Al prin­ci­pio el es­ta­dio no te­nía mar­ca­dor y pa­ra con­tar los go­les se po­nían ban­de­ri­tas. Y co­mo no al­can­za­ban a po­ner los go­les que nos hi­zo Au­dax, tu­vie­ron que po­ner pa­ñue­los”, cuen­ta Muñoz, a quien se le quie­bra la voz al ha­blar del Es­ta­dio In­de­pen­den­cia.

La úl­ti­ma en ha­blar es Ani­ta Cau­ti­va, quien in­vi­ta a sus co­rre­li­gio­na­rios a nun­ca de­jar el sen­ti­mien­to cru­za­do a pe­sar de los pe­sa­res. Es­ta­lla en lá­gri­mas al re­cor­dar có­mo pre­sen­ció la de­mo­li­ción, el 5 de ju­nio de 1971, del es­ta­dio que ha­bía adop­ta­do co­mo su ca­sa. “Pen­sé que me iba a mo­rir sin ver res­ca­ta­da su his­to­ria”, cuen­ta, so­llo­zan­do.

Del des­bor­de de la emo­ción se pa­sa a la so­lem­ni­dad del ri­to de la inau­gu­ra­ción. En un es­pa­cio re­du­ci­do, y jun­to a una ex­po­si­ción de bo­ti­nes, fo­tos, ban­de­ri­nes y ca­mi­se­tas cru­za­das y del Es­ta­dio In­de­pen­den­cia, la pla­ca en la pie­dra fun­da­cio­nal es­tá cu­bier­ta por un te­lón. Se acer­ca don Was­hing­ton Vi­lla­rroel y la mi­ra. “No va­ya a des­cu­brir la pla­ca to­da­vía”, le su­su­rra Co­ke Álvarez, aler­ta al mo­men­to es­te­lar de los flas­hes y los ví­to­res.

“Ver los pe­na­les de Nés­tor Ise­lla era un es­pec­tácu­lo. El ar­que­ro siem­pre se ti­ra­ba pa­ra el otro la­do”.

Co­ke Álvarez, ti­mo­nel de la or­ga­ni­za­ción (de boi­na), en la inau­gu­ra­ción.

Ca­tó­li­ca fue lo­cal en el Es­ta­dio In­de­pen­den­cia en­tre 1945 y 1971.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.