Un pit­bull fren­te al Bós­fo­ro

La Hora - - Deportes - Claudia Mal­do­na­do

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es la pro­nun­cia­ción: Bes­hik­tash. Sí, por­que en tur­co la le­tra s con co­li­ta (s,) sue­na sh y mu­chas pa­la­bras la uti­li­zan. Se­gu­ro que al Pit­bull no le cos­ta­rá pro­nun­ciar­lo, acos­tum­bra­do al es­pa­ñol que ha­bla­mos en Chi­le, po­bla­do de ch des­de el nom­bre mis­mo de nues­tro país.

Una vez que fir­me por el Bes, ik­tas, , pro­ba­ble­men­te tam­po­co le cues­te a Gary Me­del to­mar el rit­mo de la ciu­dad que aco­ge a ese club. Es­tam­bul es la ur­be más gran­de de Tur­quía, tu­rís­ti­ca y cos­mo­po­li­ta, en con­tras­te con otros rin­co­nes de ese país, don­de la re­li­gión mu­sul­ma­na im­po­ne a las mu­je­res ta­par ca­si to­do su cuer­po y prohí­be el con­su­mo de al­cohol.

La nue­va “ca­sa” del se­lec­cio­na­do na­cio­nal se­rá el Vo­da­fo­ne Park, pro­pie­dad del club de­por­ti­vo Bes, ik­tas, JK. El re­lu­cien­te es­ta­dio es­tá ubi­ca­do so­bre una pe­que­ña lo­ma en el dis­tri­to de Bes, ik­tas,, que que­da en la par­te eu­ro­pea de Es­tam­bul, a la ori­lla del es­tre­cho del Bós­fo­ro, her­mo­so cur­so de agua na­ve­ga­ble que di­vi­de la ciu­dad y se­pa­ra dos con­ti­nen­tes, Eu­ro­pa y Asia. La zo­na es a la vez mo­der­na e his­tó­ri­ca, y en al­gu­nas ca­sas y res­to­ra­nes fla­mean gran­des ban­de­ras del club: ra­yas ne­gras y blan­cas con la ro­ja ban­de­ra tur­ca en el cen­tro. Des­de el es­ta­dio, cru­zan­do una gran ave­ni­da es­tá uno de los mu­chos atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la ciu­dad, el Pa­la­cio Dol­ma­bahçe, don­de mu­rió el má­xi­mo hé­roe de los tur­cos, Mus­ta­fá Ke­mal Ata­turk. El pa­la­cio, ro­dea­do de jar­di­nes, tie­ne vis­ta al Bós­fo­ro y es­tá jun­to a una de las cien­tos de mez­qui­tas que pue­blan Es­tam­bul. Es­tá re­la­ti­va­men­te cer­ca la pla­za Tak­sim, un equi­va­len­te a la san­tia­gui­na Pla­za Ita­lia, co­no­ci­da por ser el epi­cen­tro de las ce­le­bra­cio­nes de­por­ti­vas y ci­ta obli­ga­da pa­ra las ma­ni­fes­ta­cio­nes po­lí­ti­cas, ca­da vez más res­trin­gi­das en Tur­quía.

El ac­ce­so a la zo­na es ex­pe­di­to, es­pe­cial­men­te usan­do el mo­derno tran­vía. Tam­bién se pue­de lle­gar en ferry, y ahí, ade­más de la emo­ción de na­ve­gar se pue­de dis­fru­tar del pin­to­res­co gri­to de un ma­ri­ne­ro que, al en­trar al em­bar­ca­de­ro, anun­cia dón­de se ha lle­ga­do: “¡Bes­hik­tash!, ¡Bes­hik­tash!”

Periodista de Mun­do del dia­rio La Ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.