Chao ma­chas

La Hora - - En2minutos - Con­sue­lo Goep­pin­ger Periodista vi­vir­pa­ra­co­mer.cl, miem­bro del Círcu­lo de Cro­nis­tas Gas­tro­nó­mi­cos

Cru­das, al va­por, a la par­me­sa­na o en una humean­te so­pa; da igual: las ma­ra­vi­llo­sas ma­chas siem­pre que­dan ri­cas. La­men­ta­ble­men­te, ten­dre­mos que de­jar de co­mer­las por cin­co años. Eso, lue­go de que la Sub­se­cre­ta­ría de Pes­ca y Acui­cul­tu­ra (Sub­pes­ca) de­cre­ta­ra el miér­co­les 2 de agos­to la ve­da de es­te bi­val­vo has­ta el 2022.

¿Qué quie­re de­cir es­to? Que no se po­drán co­mer­cia­li­zar, trans­por­tar, pro­ce­sar ni al­ma­ce­nar las ma­chas ex­traí­das en las re­gio­nes de Val­pa­raí­so, O’Higgins y el Mau­le. Una me­di­da tris­te pa­ra to­dos quie­nes ama­mos a es­te de­li­cio­so ma­ris­co, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar que se ex­tin­ga por com­ple­to. De tex­tu­ra sua­ve y sa­bor de­li­ca­do, pe­ro in­ten­sa­men­te ma­rino –so­bre to­do cuan­do es­tán cru­das–, las ma­chas se pue­den en­con­trar en Chi­le en­tre Ari­ca y Chi­loé, y par­te del sur de Pe­rú. En la dé­ca­da de los 80 –cuan­do eran gi­gan­tes y bas­ta­ba con es­car­bar un po­co en la ori­lla del mar pa­ra des­en­te­rrar al­gu­nas– ha­bía más de cua­ren­ta ban­cos de ma­chas dis­tri­bui­dos por to­do el país; hoy que­dan po­co más de una de­ce­na. Por es­ta ra­zón, y por­que de­ben pa­sar al me­nos tres años pa­ra que una ma­cha al­can­ce los 50 mi­lí­me­tros –el ta­ma­ño de un cor­cho, apro­xi­ma­da­men­te–, la ve­da du­ra tan­to. De he­cho, de­be­rían ha­ber­la de­cre­ta­do ha­ce mu­chos años, co­mo su­ce­dió con los lo­cos, los os­tio­nes, la mer­lu­za y tan­tos otros pro­duc­tos del mar.

En Pe­rú la si­tua­ción es si­mi­lar: las cos­tas de ese país tam­bién tu­vie­ron abun­dan­cia de es­te de­li­cio­so bi­val­vo, pe­ro fue tan de­pre­da­do, que des­de fi­nes de los 90 es­tá en ve­da per­ma­nen­te has­ta que se re­cu­pe­re par­te de su po­bla­ción. Es­pe­ro que en Chi­le no pa­se lo mis­mo. Por eso, aun­que due­la, lo ideal es no con­su­mir­las du­ran­te es­tos cin­co años. Si bien la nor­ma per­mi­te la ex­trac­ción en otras re­gio­nes y zo­nas de cul­ti­vo, siem­pre habrá pes­ca­do­res, ven­de­do­res y res­tau­ran­tes ines­cru­pu­lo­sos que men­ti­rán so­bre la pro­ce­den­cia de las ma­chas que ven­den. Me­jor, an­te la du­da, abs­te­ner­se; pa­ra que en un fu­tu­ro po­da­mos dis­fru­tar de enor­mes y su­cu­len­tas ma­chas, co­mo an­ta­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.