Ven­ta de ca­lle pri­va­da desata gue­rra en San Fran­cis­co

Una pa­re­ja de in­mi­gran­tes com­pró el as­fal­to y quie­ren arren­dar el es­pa­cio a los an­ti­guos pro­pie­ta­rios.

La Hora - - Mundo - Ce­ci­lia Ri­ve­ra H.

Los re­si­den­tes del lu­jo­so condominio Pre­si­dio Te­rra­ce de San Fran­cis­co, en Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos, es­tán mo­les­tos, pues la ca­lle en la que se em­pla­zan sus man­sio­ne­sa­va­lua­das en más de trein­ta mi­llo­nes de dó­la­res- fue re­ma­ta­da por el gobierno lo­cal y aho­ra los nue­vos due­ños quie­ren co­brar por el uso del as­fal­to.

Sí, tan in­só­li­to co­mo sue­na. Re­sul­ta que la aso­cia­ción de pro­pie­ta­rios del condominio no pa­gó los im­pues­tos co­rres­pon­dien­tes du­ran­te 30 años, lo que ge­ne­ró una deu­da de 994 dó­la­res ($644 mil). San Fran­cis­co tie­ne 181 ca­lles pri­va­das obli­ga­das a pa­gar im­pues­tos.

Al ver que na­die res­pon­día las so­li­ci­tu­des de pa­go, en 2015 la ofi­ci­na de im­pues­tos de la ciu­dad de­ci­dió re­ma­tar la ca­lle, las ve­re­das, los es­ta­cio­na­mien­tos y los jar­di­nes, sin avi­sar­le a los re­si­den­tes del condominio.

Los me­jo­res pos­tores fue­ron Mi­chael Cheng y Ti­na Lam, una pa­re­ja de in­ge­nie­ros asiá­ti­cos que vi­ve en San Fran­cis­co y pa­gó 90 mil dó­la­res, unos 58 mi­llo­nes de pe­sos, por el par­ti­cu­lar te­rreno que se subas­tó por in­ter­net.

La pa­re­ja ad­qui­rió la pro­pie­dad a cie­gas, sin ima­gi­nar los di­vi­den- dos que les trae­ría. “No pue­do per­mi­tir­me una man­sión aquí, pe­ro si pue­do ser due­ña de una ca­lle. Es­toy fe­liz de te­ner una ca­lle”, di­jo Lam a la radio KCBS.

Los pro­pie­ta­rios de las 38 man­sio­nes de Pre­si­dio Te­rra­ce se en­te­ra­ron que ya no eran due­ños de la ca­lle y de sus 120 es­pa­cios pa­ra es­ta­cio­nar has­ta mayo de es­te año, cuan­do re­ci­bie­ron una car­ta de los nue­vos due­ños in­for­mán­do­les su in­ten­ción de arren­dar los es­pa­cios co­mu­nes de la ca­lle.

BA­TA­LLA LE­GAL

Los re­si­den­tes acu­die­ron a la Jun­ta de Su­per­vi­so­res y la aso­cia­ción de pro­pie­ta­rios de­man­dó al mu­ni­ci­pio de San Fran­cis­co y a la pa­re­ja de Mi­chael y Ti­na, pa­ra blo­quear o anu­lar la com­pra.

Su prin­ci­pal ar­gu­men­to es que las fac­tu­ras tri­bu­ta­rias fue­ron en­via­das a una di­rec­ción erró­nea, pues la aso­cia­ción de pro­pie­ta­rios ha­bía cam­bia­do de se­de, por lo que no se en­te­ra­ron de la deu­da.

“Na­die se en­te­ró de la subas­ta, ni de la pér­di­da de esos te­rre­nos”, se­ña­la­ron mo­les­tos los ve­ci­nos en un ar­tícu­lo del dia­rio San Fran­cis­co Ch­ro­ni­cle.

A ello se su­ma que la ofi­ci­na de im­pues­tos no les ha­bría no­ti­fi­ca­do la subas­ta. Sin em­bar­go, Aman­da Fried, re­pre­sen­tan­te de la ofi­ci­na de im­pues­tos de la ciu­dad, re­pli­có que “el 99 por cien­to de los due­ños de ca­sas en San Fran­cis­co sa­ben lo que tie­nen que ha­cer y pa­gan sus im­pues­tos a tiem­po. Ade­más, man­tie­nen sus di­rec­cio­nes ac­tua­li­za­das”.

“El 99% de los due­ños de ca­sas en San Fran­cis­co sa­ben lo que tie­nen que ha­cer y pa­gan sus im­pues­tos a tiem­po”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.