La T de co­bre del doc­tor Jai­me Zip­per

La Hora - - La Hora - Na­ta­lia Heus­ser H.

El in­ven­to del mé­di­co fue pre­sen­ta­do en sociedad en 1970 y re­vo­lu­cio­nó el con­trol de la na­ta­li­dad. Su dis­cí­pu­lo, el doc­tor Va­len­tín Trujillo, re­cuer­da có­mo Zip­per se vol­vió una ce­le­bri­dad.

Ca­da vez que Jai­me Zip­per iba a un con­gre­so in­ter­na­cio­nal, los cien­tí­fi­cos de otros paí­ses se le acer­ca­ban pa­ra pe­dir­le con­se­jos o una fo­to.

To­dos que­rían te­ner un re­cuer­do con es­te mé­di­co. Y có­mo no si era el crea­dor de la fa­mo­sa T de co­bre, dis­po­si­ti­vo in­tra­ute­ri­no (DIU) que por mu­chos años fue el rey de los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos en Chi­le y el mun­do.

Era res­pe­ta­do en­tre sus pa­res, con­ci­lia­dor de dis­tin­tas pos­tu­ras, in­te­li­gen­te, qui­ta­do de bu­lla y ma­ne­ja­ba la “chis­pe­za”.

En una opor­tu­ni­dad lle­ga­ron a su la­bo­ra­to­rio seis in­ves­ti­ga­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos. En me­dio de la reunión uno de ellos le pre­gun­tó a Zip­per cuál ha­bía si­do su mo­ti­va­ción pa­ra in­ven­tar la T de co­bre. Él, muy com­pues­to y se­rio, le con­tes­tó que su idea era que las mi­nas de co­bre chi­le­nas pu­die­ran su­mar un pro­duc­to más a sus ex­por­ta­cio­nes. To­dos los pre­sen­tes que­da­ron asom­bra­dos por la res­pues­ta, has­ta que Zip­per lan­zó una car­ca­ja­da.

“Era una per­so­na ex­cep­cio­nal. Te­nía un hu­mor fino y rá­pi­do, con una se­gun­da in­ten­ción. Siem­pre es­ta­ba bur­lán­do­se sin de­mos­trar­lo con su ros­tro. Era hu­mil­de, éti­co, cá­li­do y muy ge­ne­ro­so con su co­no­ci­mien­to”, re­cuer­da su ami­go Va­len­tín Trujillo Si­bi­lla (59).

Sin du­da fue un hom­bre tra­ba­jó­li­co. Se le­van­ta­ba to­dos los días a las 5 de la ma­ña­na. Es­tu­dia­ba, re­pa­sa­ba sus ar­tícu­los y a eso de las 7 lla­ma­ba a Trujillo pa­ra com­par­tir al­guno de sus nue­vos pla­nes. No lo con­tac­ta­ba an­tes por­que su señora, Ir­ma Latorre, no lo de­ja­ba. Le pe­día que tu­vie­ra con­si­de­ra­ción por­que era muy tem­prano.

“Lo co­no­cí en 1979, sien­do es­tu­dian­te de Me­di­ci­na de se­gun­do año en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Me to­có asis­tir a una de sus cla­ses de fi­sio­lo­gía re­pro­duc­ti­va y me im­pac­tó su ca­pa­ci­dad de aso­ciar he­chos cien­tí­fi­cos y lle­gar a con­clu­sio­nes que no ha­bía es­cu­cha­do nun­ca. En 1980 fui a su la­bo­ra­to­rio y le pre­gun­té si po­día ser su ayu­dan­te-alumno. Me re­ci­bió con mu­cho ca­ri­ño y des­de ahí em­pe­cé a tra­ba­jar con él”, di­ce Trujillo quien es hi­jo del “Tío Va­len­tín”.

Con ape­nas 20 años el pu­pi­lo de Zip­per lo ayu­dó en va­rios pro­yec­tos: en una téc­ni­ca de con­tra­cep­ción per­ma­nen­te in­tra­ute­ri­na, en análisis de fe­ro­mo­nas y en el uso de me­ta­les in­tra­ute­ri­nos.

“Ahí me en­te­ré tam­bién de lo que ha­bía con­tri­bui­do en el ám­bi­to cien­tí­fi­co, por­que en ese en­ton­ces ya ha­bía di­se­ña­do la T de co­bre, así que co­la­bo­ré en otras in­ves­ti­ga­cio­nes”, di­ce.

Zip­per era co­mo una “en­ci­clo­pe­dia con pa­tas”. Ade­más de ma­ne­jar su área tam­bién es­ta­ba in­tere­sa­do en la bo­tá­ni­ca, la zoo­lo­gía y el uni­ver­so. “A ve­ces me sor­pren­día con in­for­ma­ción de los in­sec­tos. Leía de to­do, pe­ro ge­ne­ral­men­te ha­blá­ba­mos de co­sas re­la­cio­na­das con la cien­cia. Me de­cía que el mun­do es un ser vi­vo y to­do lo que le ha­cía­mos re­per­cu­tía en no­so­tros”, di­ce.

Cuan­do am­bos no al­can­za­ban a re­vi­sar to­dos los avan­ces en el la­bo­ra­to­rio se lle­va­ban ta­rea pa­ra la ca­sa, don­de apar­te de com­par­tir co­no­ci­mien­to ha­bla­ban de mú­si­ca, pues a Zip­per le en­can­ta­ba el jazz, el tan­go y la mú­si­ca clá­si­ca.

Por esos días Zip­per era una emi­nen­cia en Chi­le, re­co­no­ci­mien­to que se ga­nó a pun­ta de es­fuer­zo.

En 1953 se ti­tu­ló de mé­di­co ci­ru­jano y jun­to con sus la­bo­res de do­cen­te en su al­ma má­ter fue mé­di­co asis­ten­te de obs­te­tri­cia y gi­ne­co­lo­gía en el Hos­pi­tal Ba­rros Lu­co. Fue en ese lu­gar don­de se dio cuen­ta de los pro­ble­mas que afec-

Si bien Jai­me Zip­per, mu­rió en el 2011, es­te mé­di­co chi­leno si­gue sien­do un re­fe­ren­te pa­ra sus pa­res.

“Fal­tó di­men­sio­nar el im­pac­to de lo que él creó y lo que sig­ni­fi­có a ni­vel mun­dial, no só­lo lo­cal”.

“Era una per­so­na ex­cep­cio­nal. Te­nía un hu­mor fino y rá­pi­do, con una se­gun­da in­ten­ción”.

Va­len­tín Trujillo, dis­cí­pu­lo de Zip­per.

ta­ban a la sociedad de la épo­ca.

Las al­tas ta­sas de mor­ta­li­dad ma­ter­na e in­fan­til lo asom­bra­ron tan pro­fun­da­men­te que co­men­zó a bus­car op­cio­nes pa­ra desa­rro­llar mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos que le per­mi­tie­ran a las mu­je­res es­pa­ciar sus em­ba­ra­zos y po­der de­ci­dir res­pec­to a la can­ti­dad de hi­jos que que­rían te­ner.

Así en 1959 creó el pri­mer dis­po­si­ti­vo in­tra­ute­ri­no (DIU) he­cho en Chi­le, el ani­llo de Zip­per, con­sis­ten­te en un ani­llo fa­bri­ca­do con ny­lon de pes­car.

“El con­cep­to de po­ner un ob­je­to den­tro del úte­ro con fi­nes con­tra­cep­ti­vos ya exis­tía. Ernst Gra­fen­berg -gi­ne­có­lo­go ale­mán- ya ha­bía in­ven­ta­do un ani­llo que era de pla­ta, pe­ro con una efec­ti­vi­dad bas­tan­te ba­ja y que ge­ne­ra­ba bas­tan­tes mo­les­tias. Con esos an­te­ce­den­tes el doc­tor Zip­per co­men­zó a in­ves­ti­gar y se dio cuen­ta de que ese ani­llo te­nía un ter­cio de co­bre y pen­só que la efec­ti­vi­dad de to­do era ese me­tal”, co­men­ta Trujillo.

Al pa­re­cer Zip­per no se equi­vo­có y ese fue el ci­mien­to de su exi­to­sa ca­rre­ra.

En­tre 1961 y 1962 reali­zó un pos­gra­do en Fi­sio­lo­gía Re­pro­duc­ti­va en la Wor­ces­ter Foun­da­tion for Ex­pe­ri­men­tal Bio­logy, en Mas­sa­chu­setts, EE.UU., don­de es­ta­ba ba­jo el ale­ro del pro­fe­sor Gre­gory Good­win Pin­cus, des­cu­bri­dor de la píl­do­ra con­tra­cep­ti­va.

“Fue­ron los me­jo­res días de mi vi­da. Él hi­zo mu­chos tra­ba­jos allá, pu­bli­có mu­chos tra­ba­jos y no era el úni­co chi­leno en for­ma­ción por esos la­dos, pues ha­bía un equi­po im­por­tan­te de cien­tí­fi­cos y mé­di­cos chi­le­nos”, se­ña­la Lui­sa Zip­per, mé­di­co ci­ru­jano e hi­ja del doc­tor Zip­per.

Lue­go, en­tre 1967 y 1969 se desem­pe­ñó co­mo mé­di­co je­fe del De­par­ta­men­to de Re­pro­duc­ción Hu­ma­na de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, en Sui­za, don­de tam­bién es­tu­vo acom­pa­ña­do por su fa­mi­lia.

Lui­sa cuen­ta que cuan­do vol- vie­ron a es­ta­ble­cer­se en Chi­le su pa­dre se pu­so de ca­be­za a con­fec­cio­nar la T de co­bre, la que pre­sen­tó a la Sociedad Chi­le­na de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia en 1970.

Fue tan­to el boom de es­te pro­duc­to que ella, sus fa­mi­lia­res y amis­ta­des la usa­ron y com­pro­ba­ron su efec­ti­vi­dad.

Res­pec­to a las po­si­bles fa­llas o a los lla­ma­dos “hi­jos de la T de co- bre” ex­pli­ca que “to­dos los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos pue­den fa­llar. Nin­guno es in­fa­li­ble”.

Cuan­do se tra­ta de des­cri­bir a su pa­dre y la re­la­ción que am­bos te­nían, ella se emo­cio­na y ríe.

“Era bon­da­do­so, muy to­le­ran­te, am­plio de cri­te­rio, pe­ro to­do lo que pue­da de­cir de él es po­co. Re­cuer­do cuan­do él tra­ba­ja­ba en el Hos­pi­tal Ba­rros Lu­co y a ve­ces no ha­bía na­da pa­ra usar en los pro­ce­di­mien­tos, en­ton­ces él com­pra­ba los an­ti­bió­ti­cos, los sue­ros, las je­rin­gas, y to­do lo de­más. Esa me­di­ci­na ya no exis­te, pe­ro él no era el úni­co, ha­bían más con ese pen­sa­mien­to. La idea era sal­var vi­das, eso era lo que im­por­ta­ba, no el ego de las per­so­nas. La mi­ra­da de los mé­di­cos en esa épo­ca era más al­truis­ta. Tu­ve la suer­te de ser su hi­ja”.

En cuan­to a las vo­ces que no es­tán de acuer­do con es­tos mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos o que los vin­cu­lan con la píl­do­ra del día des­pués, Lui­sa Zip­per pre­ci­sa que la mo­ti­va­ción de su pa­dre so­lo fue apo­yar la de­ci­sión re­pro­duc­ti­va de la mu­jer y el con­trol de la na­ta­li­dad, “no una cues­tión po­lí­ti­ca”.

Des­pués de tan­tos via­jes, de in­ves­ti­ga­cio­nes y de com­par­tir su ex­pe­rien­cia, en el 2000 a Jai­me Zip­per le die­ron un la­pi­da­rio diag­nós­ti­co: te­nía mal de Par­kin­son.

Co­men­zó con pe­que­ños tem­blo­res y su en­fer­me­dad es­tu­vo con­tro­la­da con me­di­ca­men­tos has­ta que la ma­ña­na del 16 de mar­zo del 2011 fa­lle­ció.

Va­len­tín Trujillo lo acom­pa­ñó has­ta el fi­nal. “Él sa­bía lo que le es­pe­ra­ba y se man­tu­vo muy lú­ci­do has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to. Lo fui a ver y con­ver­sa­mos de cien­cia. Por esos días él es­ta­ba muy in­tere­sa­do en ho­lo­gra­mas y yo creo que era un vi­sio­na­rio. So­ña­ba con la po­si­bi­li­dad de que se hi­cie­ra un show con per­so­nas que ya no es­ta­ban vivas, pe­ro que apa­re­cie­ran pre­sen­tes, o con per­so­nas que se en­con­tra­ran en otras par­tes del mun­do y pa­re­cie­ra que es­tu­vie­ran ahí”, fi­na­li­za Trujillo.

Va­len­tín Trujillo Si­bi­lla po­sa con una fo­to de su ami­go Jai­me Zip­per.

Jai­me Zip­per en su la­bo­ra­to­rio, al­re­de­dor del año 2000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.