El ins­tru­men­to na­cio­nal de 25 cuer­das

Usa­do por si­glos en el lla­ma­do can­to a lo poe­ta, el gui­ta­rrón chi­leno es úni­co en el mun­do. “Pa­ra no­so­tros, los pa­ya­do­res, es un ins­tru­men­to sa­gra­do”, di­ce Al­fon­so Ru­bio, uno de sus cul­to­res.

La Hora - - Portada - Cris­tian González Far­fán

Al­re­de­dor del ár­bol que aco­ge la ter­ce­ra ro­me­ría al mú­si­co Nel­son Sch­wen­ke, en la es­qui­na de Bil­bao con Lyon, el pa­ya­dor Hu­go González pul­sa las cuer­das de su gui­ta­rrón chi­leno e im­pro­vi­sa una dé­ci­ma, es­tro­fa com­pues­ta por diez ver­sos oc­to­sí­la­bos, en ho­nor al fa­lle­ci­do fun­da­dor de Sch­wen­ke y Ni­lo. Na­die ha­bla. Na­die si­quie­ra su­su­rra.

“Nel­son Sch­wen­ke, mien­tras re­mas/por los ce­les­tes ca­na­les/flu­yen aquí los raudales/de tu can­to co­mo em­ble­ma...”, em­pie­za González, acom­pa­ña­do de es­te ins­tru­men­to, úni­co en el mun­do y so­lo pre­sen­te en te­rri­to­rio chi­leno.

Oriun­do de San Carlos de Ñu­ble, Hu­go González apren­dió a to­car el gui­ta­rrón chi­leno cuan­do se vino a es­tu­diar a San­tia­go, don­de en­ta­bló con­tac­to con otros pa­ya­do­res y gui­ta­rro­ne­ros. “Pe­dro Yá­ñez me pres­tó su gui­ta­rrón por tres me­ses y apren­dí. Fui au­to­di­dac­ta. Lue­go man­dé a ha­cer el mío con An­sel­mo Ja­ra­mi­llo, uno de los po­cos lut­hiers que cons­tru­ye gui­ta­rro­nes”, di­ce González.

El gui­ta­rrón chi­leno en na­da se pa­re­ce al me­xi­cano. Tie­ne 25 cuer­das, agru­pa­das en cin­co ordenanzas, más dos “dia­bli­tos” a ca­da la­do, y ha si­do usa­do por si­glos pa­ra el can­to a lo poe­ta (can­to en dé­ci­mas), que se di­vi­de en can­to a lo di­vino (te­mas re­li­gio­sos) y el can­to

“Pa­ra mí el gui­ta­rrón es un ins­tru­men­to sa­gra­do y se in­ven­tó acá, no hay an­te­ce­den­tes de él en otras par­tes”. Al­fon­so Ru­bio, pa­ya­dor y gui­ta­rro­ne­ro.

a lo hu­mano (te­mas te­rre­na­les). Los pa­ya­do­res, aque­llos cul­to­res que im­pro­vi­san poe­sía, tam­bién sue­len acom­pa­ñar sus ver­sos con la “gui­ta­rra gran­de”, el otro nom­bre del gui­ta­rrón chi­leno.

Más du­das, sin em­bar­go, ha­bi­tan so­bre su ori­gen. Hu­go González, ade­más com­po­si­tor y au­tor de li­bros de so­ne­tos y dé­ci­mas, di­ce que “el gui­ta­rrón su­pues­ta­men­te lle­gó des­de la cul­tu­ra ará­bi­ga y fue per­se­gui­do, pe­ro aquí ad­qui­rió su for­ma y afi­na­ción de­fi­ni­ti­va. Pa­ra mí, es un hi­jo le­gí­ti­mo del laúd. Tie­ne de­re­cho a ese mis­te­rio, no hay que es­car­bar: hoy se to­ca y no es una pie­za de mu­seo”.

Al­fon­so Ru­bio, gui­ta­rro­ne­ro y pa­ya­dor de Pir­que, ase­gu­ra que el gui­ta­rrón no tie­ne an­te­ce­den­tes en otra par­te del mun­do. “Ga­brie­la Pi­za­rro, una de nues­tras fol­clo­ris­tas más im­por­tan­tes, an­du­vo en Es­pa­ña por los años 80 y es­tu­vo con Joa­quín Díaz, un re­co­pi­la­dor tan im­por­tan­te co­mo Vio­le­ta Pa­rra. Ella le pre­gun­tó si ha­bía es­cu­cha­do ha­blar del gui­ta­rrón, y él le di­jo que no, ni en la tra­di­ción es­cri­ta ni oral. En­ton­ces, pa­ra mí, es chi­leno, se in­ven­tó aquí”, di­ce Ru­bio, quien apren­dió su ofi­cio con su her­mano San­tos Ru­bio, uno de los má­xi­mos re­fe­ren­tes del ofi­cio.

EL AU­RA MÍS­TI­CA

El gui­ta­rrón, si bien no es­tu­vo en ries­go de des­apa­re­cer, des­can­sa­ba en muy po­cas ma­nos. Ha­cia fi­nes de 1960, el in­ves­ti­ga­dor Juan Uri­be Eche­va­rría des­cu­brió que so­lo era to­ca­do por cin­co per­so­nas en la zo­na de Pir­que. “Por eso de­ci­mos que Pir­que es la cu­na del gui­ta­rrón”, di­ce Al­fon­so Ru­bio.

El ins­tru­men­to, en­ton­ces, se di-

se­mi­nó ha­cia otros rincones del país, “y hoy lo en­cuen­tras des­de Co­pia­pó has­ta la Dé­ci­ma Re­gión”, agre­ga Ru­bio. Y la me­lo­día pa­ra acom­pa­ñar las dé­ci­mas va­ría se­gún el lu­gar. “Por eso exis­te la prin­ci­pa­li­na (que alu­de a El Prin­ci­pal de Pir­que), la co­de­gua­na (de los cul­to­res de Co­de­gua) y la ar­ca­yi­na (del pue­blo de Lo Ar­ca­ya”, ex­pli­ca Hu­go González.

Tan­to su for­ma co­mo su so­ni­do en­vol­ven­te, muy si­mi­lar al del ar­pa, han do­ta­do al gui­ta­rrón de un au­ra mís­ti­ca. “De he­cho, cuen­ta tam­bién con dos pu­ña­les, que sim­bo­li­zan el due­lo de los pa­ya­do­res”, apun­ta Ru­bio. “Pa­ra mí es un ins­tru­men­to sa­gra­do”, aña­de el cul­tor pir­cano, quien re­cuer­da có­mo los an­ti­guos bau­ti­za­ban el gui­ta­rrón an­tes de to­car­lo, ya sea en un es­te­ro, una que­bra­da o un río en Pir­que.

SU RE­NA­CER

Si el apa­ra­to so­no­ro de 25 cuer­das ha co­bra­do un nue­vo im­pul­so se de­be, en par­te, a los 16 en­cuen­tros de gui­ta­rro­ne­ros que se han rea­li­za­do en Pir­que, y a los ta­lle­res de gui­ta­rrón que se rea­li­zan des­de 2000 en Puen­te Al­to. Am­bas ins­tan­cias son en­ca­be­za­das por Al­fon­so Ru­bio. “Aho­ra hay mu­chos gui­ta­rro­ne­ros y muy bue­nos”, ase­gu­ra Ru­bio.

“Pa­ra apren­der a to­car­lo, yo pa­sé por lo mis­mo. Yo te­nía que tra­ba­jar­le a mi her­mano San­tos, y él me pres­ta­ba su gui­ta­rrón. Si me de­cía que te­nía que de­vol­vér­se­lo a las cin­co de la tar­de, yo es­ta­ba a las cua­tro y me­dia pa­ra que me lo pa­sa­ra otra vez”, re­cuer­da en­tre ri­sas el her­mano me­nor de los Ru­bio.

El gui­ta­rrón po­bló re­cién los grandes es­ce­na­rios en la dé­ca­da del ochen­ta. An­tes, so­lo se ha­cía en am­bien­tes más fa­mi­lia­res. “Don Isaías An­gu­lo, quien le mos­tró el gui­ta­rrón a Vio­le­ta Pa­rra, iba a ju­gar ra­yue­la y lle­va­ba el ins­tru­men­to pa­ra en­tre­te­ner a la gen­te, ese era el ám­bi­to don­de se to­ca­ba”, ase­gu­ra Ru­bio.

Gra­cias al boom de los pa­ya­do­res co­mo Pe­dro Yá­ñez, Be­ne­dic­to “Pio­jo” Sa­li­nas y el mis­mo San­tos Ru­bio, el ins­tru­men­to se hi­zo mu­cho más co­no­ci­do y hoy es po­si­ble sen­tir su tim­bre en en­cuen­tros de pa­ya­do­res o de gui­ta­rro­ne­ros en to­do el país.

“Siem­pre di­go que el gui­ta­rrón es un mis­te­rio que en­tre­ga sa­bi­du­ría y él eli­ge, no uno. El can­to tie­ne mi­llo­nes de años ha­cia atrás y mi­llo­nes de años ha­cia el fu­tu­ro. No­so­tros so­mos un es­la­bón; y el can- to nos eli­ge”, pos­tu­la Al­fon­so Ru­bio.

GUITARRONERAS

His­tó­ri­ca­men­te el ins­tru­men­to fue aso­cia­do a lo mas­cu­lino. “Siem­pre se de­cía que el hom­bre to­ca­ba el gui­ta­rrón; y las mu­je­res, cue­cas y to­na­das. Era mal vis­to una mu­jer que qui­sie­ra to­car gui­ta­rrón”, sub­ra­ya Al­fon­so Ru­bio. Ni Vio­le­ta Pa­rra, se­gún Ru­bio y González, qui­so to­car­lo por res­pe­to a esa tra­di­ción.

Sin em­bar­go, y de la mano con el cam­bio cul­tu­ral de la sociedad chi­le­na, han ido emer­gien­do guitarroneras. Una de ellas es la pa­ya­do­ra Ma­ría An­to­nie­ta Con­tre­ras, quien su­ma un año y me­dio en los es­ce­na­rios con el cor­dó­fono en sus ma­nos. “Yo fui au­to­di­dac­ta, apren­dí de mis com­pa­ñe­ros de ca­mino co­mo Ma­nuel Sán­chez, Ro­dri­go Nú­ñez, no ten­go un so­lo maes­tro de gui­ta­rrón”, ase­gu­ra ella.

“Es cier­to que aún so­mos po­cas mu­je­res, pe­ro ja­más he re­ci­bi­do un cues­tio­na­mien­to, eso era un pro­ble­ma de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res”, di­ce Con­tre­ras, so­ció­lo­ga de pro­fe­sión, pa­ra quien el gui­ta­rrón “es un ins­tru­men­to má­gi­co. Es equi­va­len­te al kul­trún pa­ra la machi. Pa­ra el can­tor o la can­to­ra, el gui­ta­rrón es la ex­ten­sión de su cuer­po y su es­pí­ri­tu”.

“El gui­ta­rrón su­pues­ta­men­te lle­gó de la cul­tu­ra ará­bi­ga y acá en Chi­le ad­qui­rió su for­ma y afi­na­ción de­fi­ni­ti­va”. Hu­go González, pa­ya­dor y gui­ta­rro­ne­ro.

“El gui­ta­rrón es al can­tor co­mo el kul­trún es a la machi. Es la ex­ten­sión de su cuer­po y es­pí­ri­tu”. Ma. An­to­nie­ta Con­tre­ras, gui­ta­rro­ne­ra y pa­ya­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.