El hu­mil­de tos­ta­dor de la­ta que con­quis­tó al mun­do

Crea­do en la década del vein­te, se des­co­no­ce su in­ven­tor. Es tan­ta su po­pu­la­ri­dad que no só­lo se usa en Chi­le.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

Pre­sen­te en to­das las ca­sas chi­le­nas, su ori­gen no es­tá del to­do cla­ro. Se pre­su­me que na­ció en San­tia­go, en 1920. Hoy se ex­por­ta a va­rios pun­tos del glo­bo.

Den­tro del horno de gran par­te de las ca­sas se guar­da un ar­tícu­lo que por años le ha da­do un sa­bor es­pe­cial a los desa­yu­nos y a las on­ces.

Se tra­ta del tos­ta­dor de pan “ma­de in Chi­le”, un ar­te­fac­to mul­ti­fun­cio­nal, ti­po pa­rri­lla pe­que­ña, ca­paz de de­vol­ver­le la vi­da a las co­mi­das añe­jas y sin ex­po­ner­las di­rec­ta­men­te al fue­go.

Es usa­do pa­ra ca­len­tar el pan frío, em­pa­na­das, tro­zos de piz­za, so­pai­pi­llas pa­ra fi­na­li­zar la pre­pa­ra­ción del arroz e in­clu­so pa­ra de­rre­tir la ce­ra de de­pi­la­ción.

Al ser un apa­ra­to co­ti­diano no se la ha da­do la real im­por­tan­cia que tie­ne, al­go que sí es apre­cia­do por los com­pa­trio­tas que vi­ven en el ex­tran­je­ro.

Eso le ocu­rrió a Ro­si­ta Ai­llón (39 años), oriun­da de Cu­ra­ni­lahue, quien el 2003 se fue jun­to a su ma­ri­do a Mel­bour­ne, Aus­tra­lia. “Le pe­dí un tos­ta­dor a mi ma- dre pa­ra que ca­da vez que tos­ta­ra el pan le hi­cie­ra sen­tir a mis hi­jos un pe­da­ci­to Chi­le y así ha si­do. Me lo tra­je en la ma­le­ta y cuan­do me re­vi­sa­ron en el ae­ro­puer­to me mi­ra­ron ra­ro, pe­ro me de­ja­ron pa­sar”, se­ña­la.

El chef Sis­ha Or­tu­zar (44) es otro chi­leno que apro­ve­cha es­te pro­duc­to y lo in­cor­po­ró en la co­ci­na de su res­tau­ran­te lla­ma­do Wich­craft, en Nue­va York.

“Lo uso siem­pre. Pa­ra tos­tar pan cuan­do quie­ro con­se­guir ese efec­to ‘al car­bón’ que no se lo­gra con un tos­ta­dor eléc­tri­co; y pa­ra asar pi­mien­tos, cho­clos y otras ver­du­ras cuan­do no hay ac­ce­so a pa­rri­lla. Ten­go un su­mi­nis­tro cons­tan­te gra­cias a los ami­gos y fa­mi­lia que me los traen, por­que acá no los ven­den”, acla­ra.

“De­ja el pan cru­jien­te por fue­ra y por den­tro, no co­mo la tos­ta­do­ra eléc­tri­ca que lo ca­lien­ta por en­ci­ma”.

Jor­ge Ca­ñe­te; ela­bo­ra tos­ta­do­res en Co­ci­mex.

Des­pués de con­sul­tar­le a co­lec­cio­nis­tas y ex­per­tos, po­de­mos de­cir que el crea­dor de esta jo­ya es un mis­te­rio. Lo úni­co cier­to es que se in­ven­tó en la década del vein­te en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, don­de era ela­bo­ra­ba de ma­ne­ra ar­te­sa­nal por ho­ja­la­te­rías. Des- pués, en 1950 fue su des­pe­gue, pues em­pe­zó a pro­du­cir­lo in­dus­trial­men­te la em­pre­sa Vi­ru­te­xIl­ko S.A., que la con­vir­tió en su pro­duc­to es­tre­lla.

“Su estructura es exac­ta y siem­pre es la mis­ma. Si se mo­di­fi­ca, la ca­li­dad del tos­ta­do del pan cam­bia, ya que las per­fo­ra­cio­nes es­tán re­la­cio­na­das a la can­ti­dad de ca­lor que pa­sa. Probamos mu­chas con­fi­gu­ra­cio­nes dis­tin­tas, has­ta que lle­ga­mos a una fór­mu­la ideal”, di­ce Ve­ró­ni­ca Mon­te­ne­gro, ge­ren­ta de mar­ke­ting de Vi­ru­te­xIl­ko S.A.

Es tal su po­pu­la­ri­dad que hoy en­vían el tos­ta­dor a Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Uru­guay, Costa Ri­ca, El Sal­va­dor, Bo­li­via, Hon­du­ra, Ecua­dor, Pa­ra­guay, R.Do­mi­ni­ca­na, Aru­ba, al­can­zan­do una ven­ta de 13 mil uni­da­des men­sua­les.

A Co­lom­bia, por ejem­plo, in­gre­só con cier­tas mo­di­fi­ca­cio­nes re­ci­bien­do el nom­bre de “ca­len­ta­dor de are­pas” y a Mé­xi­co en­tró co­mo “ca­len­ta­dor de tor­ti­llas”.

Es­te uten­si­lio tam­bién es ela­bo­ra­do por ne­go­cios fa­mi­lia­res, co­mo es el ca­so de los Ca­ñe­te, quie­nes po­seen un ta­ller en Quin­ta Normal, el que da­ta de 1945. An­tes de 1982 se de­di­ca­ban a con­fec­cio­nar ra­lla­do­res y otros ar­te­fac­tos. Eso has­ta que lle­gó la cri­sis eco­nó­mi­ca y su­ma­ron el tos­ta­dor, el que re­sul­tó ser gri­to y pla­ta.

“Tra­ba­ja­mos con ma­te­rial re­ci­cla­do. La ma­de­ra de los man­gos son de pa­los de es­co­ba re­cha­za­dos y los alam­bres son de es­truc­tu­ras con­si­de­ra­das co­mo cha­ta­rra”, afir­ma el due­ño de la py­me Co­ci­mex, Jor­ge Ca­ñe­te (60).

Aquí la pro­duc­ción men­sual llega a las 30 mil y se re­par­ten só­lo en fe­rias y per­sas. “Yo creo hay va­rias ra­zo­nes pa­ra el éxi­to del tos­ta­dor. En nues­tro país no hay lo­ca­les abier­tos an­tes de las 8 de la ma­ña­na en­ton­ces el pan se com­pra del día an­te­rior y esta es la me­jor for­ma de ca­len­tar­lo. Ade­más, de­ja el pan cru­jien­te por fue­ra y por den­tro, no co­mo la tos­ta­do­ra eléc­tri­ca que lo ca­lien­ta por en­ci­ma”, di­ce Ca­ñe­te.

En una es­ca­la me­nor, de 6 mil uni­da­des men­sua­les, Tos­ta­do­res Lo­yo­la, de Ce­rro Na­via, tam­bién se de­di­ca a es­te ru­bro. “Nun­ca he­mos sa­bi­do el ori­gen del tos­ta­dor. Lo que sí ma­ne­jo es que mi pa­dre creó a prin­ci­pios de los ochen­ta el mo­de­lo que no­so­tros ocu­pa­mos. Yo lo acom­pa­ña­ba al ma­tri­ce­ro, don­de le hi­zo mi­les de co­rrec­cio­nes has­ta que le achun­tó al pro­to­ti­po”, re­cuer­da Juan Car­los San­ti­bá­ñez (59), due­ño de la mar­ca.

En Co­ci­mex los tos­ta­do­res de pan se ela­bo­ran con ma­te­ria­les re­cli­ca­dos.

En la década del cin­cuen­ta la tos­ta­do­ra se ma­si­fi­có con Il­ko.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.