La ca­sa (in)vi­si­ble

En­tre edi­fi­cios de más de vein­te pi­sos, mi­cros y gen­te que pa­sa por ahí ca­da día, la ca­so­na de Ta­ra­pa­cá con Santa Ro­sa bus­ca con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te cul­tu­ral de San­tia­go. Y más que eso: ser la nue­va van­guar­dia de la ciu­dad.

La Hora - - Crónica De Viernes - Tex­tos C. Ju­lio. Fotografía Ga­briel Ga­ti­ca R.

Mis­te­rio­sa co­mo su his­to­ria, la cons­truc­ción da­ta de me­dia­dos del siglo die­ci­nue­ve y se plan­ta con si­gi­lo en­tre edi­fi­cios, bo­ci­nas y el rá­pi­do rit­mo de la ca­pi­tal.

La Ca­sa de los Diez tie­ne un rit­mo pro­pio: el de los na­ran­jos en flor de co­mien­zos de la pri­ma­ve­ra, el aro­ma a azahar, la som­bra y el frío pro­pios de una edi­fi­ca­ción de te­cho al­to, de es­pa­cios gran­des. Los ecos de otra épo­ca.

La his­to­ria de esta cons­truc­ción em­pla­za­da en Santa Ro­sa con la Ala­me­da es la de las tí­pi­cas ca­sas pa­tro­na­les, pe­ro su­frió una me­ta­mor­fo­sis que la vol­vió a la vi­da. Sus sa­lo­nes al­ber­ga­ron un ocul­to mo­vi­mien­to cul­tu­ral y bohe­mio en los al­bo­res del siglo vein­te: El Gru­po de los Diez.

La reinvención. La tam­bién co­no­ci­da co­mo ca­sa X, fue he­re­da­da por los bis­nie­tos de un gran co­lec­cio­nis­ta del siglo pa­sa­do, Al­fre­do Gar­cía Burr, quie­nes for­ma­ron una fun­da­ción pa­ra pre­ser­var el le­ga­do de los Diez. El 2015 co­men­zó a fun­cio­nar co­mo re­cin­to que al­ber­ga mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal, ta­lle­res de arte, fo­to, bai­le swing y otras pro­pues­tas que van re­ci­bien­do.

Pa­ra Pa­tri­cio Gon­zá­lez Gar­cía, uno de los bis­nie­tos del úl­ti­mo due­ño de la ca­sa y del equi­po ori­gi­na­rio de la Fun­da­ción, la ca­sa es un lim­bo en el que se pue­de des­can­sar de la ciu­dad. “Hay una co­ne­xión con el es­pa­cio. En­tran y es co­mo si re­tro­ce­die­ran en el tiem­po. El he­cho que en­tre har­ta gen­te me po­ne con­ten­to. An­tes de que em­pe­zá­ra­mos esta era una ca­sa so­la, pe­ro hoy día es sú­per im­por­tan­te por­que es­tá abier­ta al pú­bli­co, co­bra vi­da con la gen­te”.

2017. Domingo. Sue­na mú­si­ca elec­tró­ni­ca en el pa­tio y los oyen­tes mue­ven sus cuer­pos con rit­mo errá­ti­co al me­dio­día. Hay ins­tru­men­tos in­ter­ve­ni­dos, so­ni­dos sa­ca­dos de una mez­cla de sin­te­ti­za­do­res, ju­gue­tes, rui­do am­bien­te. En la to­rre de la ca­sa se pro­yec­tan imá­ge­nes. Los ve­ci­nos de los edi­fi­cios del fren­te sa­len a los bal­co­nes a mi­rar.

Más de un siglo atrás, an­tes de esa ava­lan­cha de bai­la­ri­nes pop de domingo, era el año 1915 y Los Diez, que po­drían ha­ber si­do quin­ce, co­mien­zan a re­unir­se en la ca­so­na.

Es una épo­ca con­vul­sa pa­ra los “X”. Pe­dro Pra­do, Ju­lio Ber­trand, Er­nes­to Guz­mán, Ma­nuel Ma­ga­lla­nes Mou­re, Au­gus­to D’Hal­mar, Ar­man­do Do­no­so, Eduar­do Ba­rrios, Juan Fran­cis­co Gon­zá­lez, Ju­lio Ortiz de Zá­ra­te, Al­fon­so Leng, Al­ber­to Ried, Al­ber­to Gar­cía Gue­rre­ro y

“Las per­so­nas en­tran y es co­mo si re­tro­ce­die­ran en el tiem­po, se co­nec­tan con el es­pa­cio”.

Pa­tri­cio Gon­zá­lez Gar­cía

de la Fun­da­ción Ca­sa de los Diez.

Aca­rio Co­ta­pos es­tán to­dos en los trein­ta y tantos y se han to­ma­do la ca­sa pa­ra con­ver­tir­la en una obra de arte, sin sa­ber que sus nom­bres, 100 años des­pués, bri­lla­rían en le­tre­ros de ca­lles, con­sul­to­rios y sa­las de tea­tro. Ca­da uno de ellos de­jó su es­tam­pa en esa ca­sa to­ma­da. La cons­truc­ción tie­ne nue­ve ca­pi­te­les ro­má­ni­cos, unas co­lum­nas con orien­ta­ción nor­te, que re­pre­sen­tan a ca­da uno de los in­te­gran­tes del gru­po. Ca­da ca­pi­tel tie­ne sím­bo­los ta­lla­dos por Al­ber­to Ried, uno de los Diez, de los que no se sa­be su sig­ni­fi­ca­do.

La cons­truc­ción se rein­ven­tó con esta con­jun­ción de in­te­lec­tos, dis­tin­tas co­rrien­tes ar­tís­ti­cas -que ca­da uno pro­fe­sa­bay sus di­fe­ren­tes ca­rac­te­res. Fue en me­dio de una épo­ca en la que el pla­ne­ta vio na­cer y mo­rir la Primera Gue­rra Mun­dial, cuan­do las mu­je­res pe­lea­ban por te­ner de­re­cho a vo­to, cuan­do mue­re Le­nin y cuan­do Gand­hi co­mien­za la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos y es en­car­ce­la­do. En ese con­tex­to mun­dial, Los Diez se en­fren­tan a una so­cie­dad chi­le­na que co­mien­za a pro­mul­gar sus pri­me­ras le­yes so­cia­les, Chi­le se une a la Li­ga de las Na­cio­nes, apa­re­cen pu­bli­ca­cio­nes de la Mis­tral, de De Rok­ha y Ne­ru­da. En es­te pai­sa­je lleno de un ím­pe­tu crea­ti­vo y de cam­bios, Los Diez pro­cla­man su de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes:

“Los Diez no for­man una sec­ta ni una ins­ti­tu­ción ni una so­cie­dad, ca­re­cen de dis­po­si­cio­nes es­ta­ble­ci­das, y no pre­ten­den otra co­sa que cul­ti­var el arte con una li­ber­tad na­tu­ral… es re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra per­te­ne­cer a Los Diez es­tar con­ven­ci­dos de que no­so­tros no en­car­na­mos la esperanza del mun­do, pe­ro al mis­mo tiem­po y de acuer­do con la ora­ción an­te­rior, de­be­mos ob­ser­var con pro­li­ji­dad to­do nue­vo ser que se cru­ce por nues­tro ca­mino, por si él en­car­na­se esa esperanza, lo que no im­pi­de que, des­pués de ese examen, nos ria­mos con gran pe­sa­dum­bre y bu­lli­cio­sa al­ga­za­ra de los con­ti­nuos en­ga­ños que por ese mo­ti­vo nos ocu­rren”.

Los Diez plas­ma­ron su ideo­lo­gía en la ca­sa. El pór­ti­co tie­ne los sím­bo­los del gru­po, la puer­ta de ce­dro y la re­ja de hie­rro fue­ron he­chas por ellos. La to­rre que tie­ne la ca­sa, el lu­gar pre­fe­ri­do de es­tos so­ña­do­res, era el refugio del gru­po, el ne­xo con el cie­lo, con lo di­vino. De­ba­jo del bal­cón que da al pa­tio in­te­rior, es­tá ta­lla­da la fa­se de la lu­na re­pe­ti­da­men­te, ca­si co­mo si se tra­ta­ra de un ac­to má­gi­co.

Mar­tes. Sep­tiem­bre de es­te año. La bri­sa sua­ve anun­cia el co­mien­zo del fin del frío. Ti­bio y aca­ri­cia­dor el vien­to gol­pea el ros­tro con una ho­ja, con un pé­ta­lo que cae. Es el pa­tio in­te­rior de la ca­sa que aís­la, que trans­por­ta a una cal­ma im­po­si­ble de en­con­trar en pleno cen­tro. Al la­do de la Fe­de­ra­ción de Es­gri­ma y de una vul­ca­ni­za­ción, es­te oa­sis con un banco in­vi­ta a la con­ver­sa, a la en­so­ña­ción.

Los vein­tes. Joa­quín Ed­wards Be­llo, pro­lí­fi­co cro­nis­ta de esa épo­ca ra­ra que pa­sa­ba Chi­le des­cri­bió a uno de Los Diez con la ale­go­ría más es­pe­cial del es­pí­ri­tu com­par­ti­do por es­tos hom­bres. Ed­wards, apo­da­do el inú­til, quien se sui­ci­da­ría años más tar­de, con­ta­ba que Aca­rio Co­ta­pos, en al­gún de­li­rio con ab­sen­ta, pro­pu­so ven­der Chi­le a los nor­te­ame­ri­ca­nos y con ese di­ne­ro com­prar­se un país más chi­co y más cer­cano a Pa­rís. El sen­ti­do de hu­mor del gru­po y sus en­so­ña­cio­nes los lle­va­ron a des­crip­cio­nes co­mo esta. Al­ber­to Ried, escritor, pin­tor, bom­be­ro y uno de los fun­da­do­res de Los Diez, los ter­mi­nó por de­fi­nir y ca­rac­te­ri­zar co­mo “una fun­da­ción de sue­ños”.

En los ca­pi­te­les de las co­lum­nas es­tá la his­to­ria de los Diez, la his­to­ria no con­ta­da, la que no se ha po­di­do des­ci­frar. En ca­da detalle hay un sim­bo­lis­mo que sus for­ja­do­res se lle­va­ron y de los que so­lo se pue­den ha­cer es­pe­cu­la­cio­nes. Y en el pa­tio de la ca­sa se es­tá cons­tru­yen­do la nue­va his­to­ria de una van­guar­dia san­tia­gui­na que si­gue pe­lean­do por un es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.