El so­ni­do de una pa­pa fri­ta

La Hora - - En2minutos - Gabriel León

¿ Im­por­ta có­mo sue­na una pa­pa fri­ta al mor­der­la? ¿Da igual el co­lor del ta­zón en el que be­be­rán su ca­fé por la ma­ña­na? ¿In­flu­ye en al­go el pe­so del en­va­se del yo­gur? Es in­tere­san­te ve­ri­fi­car có­mo nues­tros sen­ti­dos se in­te­gran de ma­ne­ra in­sos­pe­cha­da pa­ra mo­du­lar nues­tras ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les, par­ti­cu­lar­men­te al co­mer. Ha­ce al­gu­nos años Char­les Spen­ce –si­có­lo­go ex­pe­ri­men­tal de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford– se pre­gun­tó có­mo el so­ni­do de la co­mi­da afec­ta a la per­cep­ción de su sa­bor o ca­li­dad. Sen­ta­do en un bar se le ocu­rrió un ex­pe­ri­men­to: po­ner a vo­lun­ta­rios a co­mer pa­pas fri­tas y ha­cer­los que es­cu­cha­ran có­mo cru­jían al mor­der­las. Pe­ro ha­bía un tru­co: los vo­lun­ta­rios es­cu­cha­rían el so­ni­do a tra­vés de unos au­dí­fo­nos y, sin que ellos lo su­pie­ran, se mo­di­fi­ca­ría le­ve­men­te, ha­cien­do a las pa­pas fri­tas más o me­nos cru­jien­tes ¿El re­sul­ta­do? Las que cru­jían más eran per­ci­bi­das co­mo más fres­cas y ri­cas, a pe­sar que eran exac­ta­men­te las mis­mas (de esas que vie­nen en un en­va­se ci­lín­dri­co). La in­te­gra­ción sen­so­rial, es de­cir, có­mo sue­na o de qué co­lor es la co­mi­da, re­sul­tó ser tan re­le­van­te co­mo su sa­bor. El ca­fé ser­vi­do en una ta­za blan­ca se sien­te más fuer­te que el ser­vi­do en una ne­gra y un en­va­se de yo­gur más pe­sa­do los ha­rá sen­tir­se más sa­tis­fe­chos que la mis­ma can­ti­dad co­mi­da des­de un en­va­se más li­viano. Es­tos cam­bios pue­den al­te­rar de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble nues­tra apre­cia­ción de la co­mi­da o el vino. Ha­ce al­gún tiem­po se le pi­dió a un gru­po de vo­lun­ta­rios que pro­ba­ran un vino blan­co y des­cri­bie­ran su sa­bor. Pa­la­bras co­mo “cí­tri­co”, “vai­ni­lla” y “fru­tal” fue­ron las más men­cio­na­das. Lue­go le pre­sen­ta­ron a los vo­lun­ta­rios uno tin­to; esta vez las pa­la­bras men­cio­na­das fue­ron “cho­co­la­te”, “ma­de­ra” y “ta­ba­co”, aun­que sin sa­ber­lo es­ta­ban pro­ban­do exac­ta­men­te el mis­mo, pe­ro te­ñi­do con un co­lo­ran­te ro­jo sin sa­bor. Así que ya lo sa­ben: no so­lo prue­ben su co­mi­da; es­cú­chen­la y véan­la.

Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.