En Ma­laui, tur­bas ma­tan a per­so­nas a las que acu­san de ser vam­pi­ros

Pa­tru­llas ve­ci­na­les ini­cia­ron una per­se­cu­ción con­tra sos­pe­cho­sos de be­ber san­gre hu­ma­na en ri­tua­les de he­chi­ce­ría.

La Hora - - En 2 Minutos - C. Ri­ve­ra H.

Pa­tru­llas ve­ci­na­les ini­cia­ron cacería con­tra sos­pe­cho­sos de be­ber san­gre hu­ma­na en ri­tua­les de he­chi­ce­ría. La ten­sión obli­gó a di­ver­sas ONG hu­ma­ni­ta­rias a eva­cuar a sus tra­ba­ja­do­res.

Al me­nos sie­te per­so­nas han si­do lin­cha­das y ase­si­na­das en las úl­ti­mas se­ma­nas en di­ver­sas lo­ca­li­da­des del sur de Ma­laui, Áfri­ca, tras ser acu­sa­das de be­ber san­gre hu­ma­na en ri­tua­les de he­chi­ce­ría.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan a que las víctimas mu­rie­ron a ma­nos de pa­tru­llas ve­ci­na­les que han ini­cia­do una vio­len­ta cacería en las ca­lles de los dis­tri­tos de Chi- rad­zu­lu, Th­yo­lo, Pha­lom­be, Mu­lan­je y Nsan­je, tras ex­ten­der­se el ru­mor de que ha­bía vam­pi­ros en la zo­na, el que se ha­bría di­fun­di­do des­de la ve­ci­na Mo­zam­bi­que.

La psi­co­sis co­lec­ti­va lle­vó al go­bierno a de­cla­rar un to­que de que­da, lue­go de que las tur­bas blo­quea­ran ca­rre­te­ras en bus­ca de sos­pe­cho­sos. La po­li­cía prohi­bió via­jar du­ran­te la no­che y tam­bién se re­do­bló la vi­gi­lan­cia en las ca­lles con el en­vío de gru­pos de efec­ti­vos a las zo­nas afec­ta­das. Es­to, pa­ra tra­tar de con­ven­cer a la po­bla­ción de que sus acu­sa­cio­nes son in­fun­da­das.

La ten­sión en la zo­na ha obli­ga­do, in­clu­so, a di­ver­sas ONG que co­la­bo­ran en ta­reas hu­ma­ni­ta­rias en uno de los paí­ses más po­bres de Áfri­ca, a eva­cuar tem­po­ral­men­te a sus tra­ba­ja­do­res. Ha­ce unos días, la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) in­for­mó que par­te de su personal se­ría re­ti­ra­do del área por pre­cau­ción.

El Pre­si­den­te de Ma­laui, Peter Mut­ha­ri­ka, ase­gu­ró ayer a me­dios lo­ca­les que es­te fin de se­ma­na vi­si­ta­rá los dis­tri­tos afec­ta­dos pa­ra in­ten­tar cal­mar los áni­mos. “Pi­do a la gen­te que de­je de ex­plo­tar los pro­ble­mas con fi­nes sen­sa­cio­na­lis­tas y que no se to­men la jus­ti­cia por su mano aun­que crean que al­guien es­tá in­vo­lu­cra­do”, di­jo.

SU­PERS­TI­CIÓN

En las áreas ru­ra­les de Ma­laui es­tán muy arrai­ga­das las creen­cias re­la­cio­na­das con la bru­je­ría y el vu­dú. Y no es la pri­me­ra vez que los ru­mo­res so­bre vam­pi­ros sur­gen en di­cho país. En 2002, por ejem­plo, al­gu­nas mu­je­res y ni­ños re­la­ta­ron que les ha­bían ro­ba­do la san­gre.

En oca­sio­nes an­te­rio­res, los ru­mo­res han pro­vo­ca­do ase­si­na­tos ma­si­vos de al­bi­nos o an­cia­nos de los que se sos­pe­cha­ba que prac­ti­ca­ban la bru­je­ría.

El go­bierno de Ma­laui de­cre­tó to­que de que­da y la po­li­cía re­do­bló la vi­gi­lan­cia en las ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.