Do­ma­ni: piz­zas con pa­sa­por­te

En Pro­vi­den­cia se ins­ta­ló una piz­ze­ría que trae has­ta la sal­sa de Ná­po­les. ¿Un lu­jo in­ne­ce­sa­rio? En reali­dad, es só­lo una for­ma de ga­ran­ti­zar un se­llo.

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Al­bur­quer­que

La piz­za co­mo la co­no­ce­mos fue crea­da ha­ce unos 280 años en lo que hoy es Ita­lia, y la va­rie­dad marg­he­ri­ta, con moz­za­re­lla y ho­jas de al­baha­ca, fue in­ven­ta­da en Ná­po­les en 1889. Tan or­gu­llo­sos es­tán de su piz­za, que vie­nen ha­cién­do­la de la mis­ma ma­ne­ra, sin va­ria­cio­nes, por cen­tu­rias. Pue­den pa­re­cer ex­tre­mis­tas, pe­ro es­ta cla­se de piz­za es la úni­ca en el mun­do que tie­ne De­no­mi­na­ción de Ori­gen (D.O.), co­mo no­so­tros con el pis­co: nin­gu­na piz­za pue­de lla­mar­se pro­pia­men­te na­po­li­ta­na, si es que no es­tá he­cha con moz­za­re­lla de bú­fa­la de Cam­pa­na y to­ma­tes mar­zano del Ve­su­bio.

Tan­tas exi­gen­cias pro­vo­can suspicacia. ¿Qué gra­cia pue­den te­ner los to­ma­tes ita­lia­nos, si los eu­ro­peos los en­con­tra­ron acá en Amé­ri­ca? ¿Qué im­por­ta por dón­de pas­ta­ba la bú­fa­la an­tes de ser or­de­ña­da?

En Do­ma­ni si­guen al pie de la le­tra el ma­ni­fies­to na­po­li­tano, y has­ta man­da­ron a ha­cer un horno especial a Ita­lia, que gi­ra mien­tras se ca­lien­ta a las in­fer­na­les tem­pe­ra­tu­ras que pide “una ver­da­de­ra piz­za na­po­li­ta­na”.

En la vi­si­ta se pi­dió una piz­za marg­he­ri­ta, que lis­ta­ba co­mo úni­cos in­gre­dien­tes moz­za­re­lla y to­ma­tes mar­zano, am­bos con D.O. ($7.200 la piz­za que al­can­za pa­ra dos per­so­nas con no mu­cha ham­bre).

Con el pri­mer mor­dis­co que­dan di­si­pa­das to­das las du­das. ¿Im­por­tan de dón­de sean los in­gre­dien­tes? En es­te ca­so sí, pe­ro no por los se­llos en su pa­sa­por­te, sino por­que su ori­gen ase­gu­ra que se si­guió al pie de la le­tra un pro­ce­so de ma­nu­fac­tu­ra que se ha man­te­ni­do por cen­te­na­res de años. El que­so es cre­mo­so pe­ro fir­me, con un le­ve to­que dulce al fi­nal, y los to­ma­tes son na­tu­ral­men­te dul­ces y na­da de áci­dos. La ma­sa, cro­can­te ha­cia fue­ra y le­ve­men­te más sua­ve al cen­tro, es per­fec­ta. O más bien, es co­mo tie­ne que ser la piz­za na­po­li­ta­na: le­ve­men­te que­ma­da en los bor­des.

Pue­de pa­re­cer un po­co mu­cho que los in­gre­dien­tes de una piz­za ten­gan más ki­ló­me­tros re­co­rri­dos que uno, pe­ro en es­te ca­so se jus­ti­fi­ca.

Do­ma­ni Gra­na­de­ros 1328, Pro­vi­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.