Ci­ne: el 2 de no­viem­bre el Trau­co re­vi­ve en la cin­ta de te­rror We­ku­fe

Ja­vier At­trid­ge ha­bla de la cin­ta en la que in­ter­pe­la al mi­to chi­lo­te: “En la is­la los jó­ve­nes ya no creen, sien­ten que usan al Trau­co para en­cu­brir abu­sos”, di­ce.

La Hora - - En 2 Minutos - Ig­na­cio To­bar

El mi­to di­ce que el Trau­co es feo, feo. Con 80 cen­tí­me­tros de es­ta­tu­ra se mue­ve con di­fi­cul­tad, ya que sus pier­nas ter­mi­nan en mu­ño­nes; no tie­ne pies. Ca­mi­na me­dio do­bla­do, apo­yán­do­se en un bas­tón y por­tan­do una te­mi­ble ha­cha de pie­dra. En su ca­be­za lu­ce un som­bre­ro con for­ma de cono y su ro­pa es­tá he­cha de una suer­te de en­re­da­de­ra chi­lo­ta. Se di­ce que tie­ne tan­ta fuer­za que pue­de des­truir el cuer­po de un hom­bre con só­lo mi­rar­lo. Pe­ro su gran fas­ci­na­ción es con­se­guir mu­je­res en el bos­que. Y su jue­go de se­duc­ción es sen­ci­llo: con su mal alien­to las enamo­ra y lue­go las em­ba­ra­za.

Es­te su­pues­to hi­jo de la ser­pien­te Cai­cai y es­po­so de su tam­bién hi­ja, Fiu­ra, se mue­ve en­tre el de­seo y la ra­bia. Es el cul­pa­ble per­fec­to para en­cu­brir abu­sos, vio­la­cio­nes y vio­len­cia con­tra mu­je­res en la Is­la. Ese es el tu­pi­do ve­lo que quie­re co­rrer Pau­la, la pro­ta­go­nis­ta de

We­ku­fe, la cin­ta de Ja­vier At­trid­ge, que se es­tre­na el 2 de no­viem­bre en el mar­co del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Blood Window, que lle­ga por pri­me­ra vez a nues­tro país -2 al 8 de no­viem­bre- para mos­trar lo úl­ti­mo del ci­ne fan­tás­ti­co ibe­roa­me­ri­cano. La jo­ven es­tu­dian­te de pe­rio­dis­mo via­ja a Chi­loé a des­en­tra­ñar fic­ción y reali­dad.

“Cuan­do era chi­co me fas­ci­né con es­te uni­ver­so os­cu­ro de las le­yen­das chi­lo­tas que se con­ta­ban de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y que in­clu­so fi­gu­ra­ban en los li­bros de his­to­ria. A me­di­da que cre­cí em­pe­cé a cues­tio­nar­lo por­que me di cuen­ta que era una for­ma de elu­dir la ex­pli­ca­ción ra­cio­nal. Vi un re­por­ta­je que ase­gu­ra­ba que el 70% de los crí­me­nes en Chi­loé eran de ín­do­le se­xual: vio­la­cio­nes, in­ces­tos, fe­mi­ci­dios y que has­ta hoy se le se­guían atri­bu­yen­do a los mi­tos y le­yen­das que ro­dean la is­la”, di­ce el ci­neas­ta para ex­pli­car la gé­ne­sis de su ópe­ra pri­ma.

At­trid­ge ex­pli­ca que We­ku­fe “es una pa­la­bra de ori­gen ma­pu­che y era un con­cep­to que se atri­buía al des­equi­li­brio de la na­tu­ra­le­za, al­go que ve­nía des­de fue­ra del ma­pu (tie­rra). Lo aso­cia­ron al dia­blo, una cria­tu­ra inexis­ten­te en la cos­mo­lo­gía ma­pu­che an­tes de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les. Es una me­tá­fo­ra, una ale­go­ría al quie­bre de la ar­mo­nía que pro­vo­ca­ron los in­va­so­res”.

El fil­me se ro­dó com­ple­ta­men­te en la is­la y con­tó con la par­ti­ci­pa­ción y los tes­ti­mo­nios de lu­ga­re­ños reales. “Es­to pro­vo­ca una del­ga­dí­si­ma lí­nea en­tre fic­ción y reali­dad. Así la cin­ta pre­ten­de ir más allá de

la pe­lí­cu­la de gé­ne­ro ba­sa­da en he­chos reales, acá los tes­ti­mo­nios son de gen­te real”, aña­de.

-¿Por qué arries­gar con un fil­me de gé­ne­ro fan­tás­ti­co en un país en que só­lo las co­me­dias cap­tan gran­des au­dien­cias en el ci­ne? -El ci­ne chi­leno es un fe­nó­meno

a ni­vel in­ter­na­cio­nal, es el me­jor de La­ti­noa­mé­ri­ca y eso no se tra­du­ce en las sa­las lo­ca­les. Y con fil­mes co­mo We­ku­fe se rom­pe el pre­jui­cio de la gen­te que le gus­ta un ci­ne chi­leno más con­tem­pla­ti­vo, más len­to. Creo que con es­ta pe­lí­cu­la apor­to un grano de are­na y doy al­go más pa­re­ci­do a una ex­pe­rien­cia de en­tre­ten­ción pu­ra. Aun­que la his­to­ria tie­ne una aris­ta de de­nun­cia so­cial, ob­via­men­te.

El di­rec­tor agre­ga que la cin­ta cru­za la his­to­ria de Pau­la y su te­sis so­bre los crí­me­nes con­tra mu­je­res, con la as­pi­ra­ción de su no­vio, un ci­neas­ta fra­ca­sa­do, de cons­truir con ese mis­mo ma­te­rial una pe­lí­cu­la de te­rror. -¿Va­mos a ver al Trau­co en

pan­ta­lla?

-No ha­ré spoi­lers, ja­ja­já. A ve­ces lo que no se mues­tra da más mie­do, aun­que sí ve­re­mos al­go.

-¿Gra­ban­do We­ku­fe en Chi­loé, pu­dis­te ad­ver­tir si la gen­te si­gue cre­yen­do en el Trau­co?

-Los an­ti­guos si­guen cre­yen­do, los jó­ve­nes me­nos. In­clu­so no les gus­ta el mi­to por­que di­cen que se usa para en­cu­brir co­sas que tie­nen que ver con vio­la­cio­nes y abu­sos, co­sas que no son fan­ta­sías.

Tras su es­treno en Blood Window, el fil­me que su­ma más de 7 pre­mios in­ter­na­cio­na­les ten­drá tres fun­cio­nes más y si lo­gra con­vo­car una au­dien­cia im­por­tan­te -di­ce At­trid­ge- “lle­ga­rá a otras pla­zas de Ci­ne Hoyts”.

“We­ku­fe es una pa­la­bra ma­pu­che que na­ció para atri­buir el des­equi­li­brio de la na­tu­ra­le­za, una ale­go­ría a la lle­ga­da de los in­va­so­res es­pa­ño­les”.

2 de no­viem­bre se es­tre­na en el Fes­ti­val Blood Window. Ci­ne Hoyts La Rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.