La lu­cha por sal­var a mé­di­co ilus­tre con­de­na­do a muer­te

Pres­ti­gio­sas ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas en las que tra­ba­jó y agru­pa­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias de to­do el mun­do han exi­gi­do su li­be­ra­ción.

La Hora - - Mundo - C. Ri­ve­ra H.

En abril de 2016 el pres­ti­gio­so mé­di­co ira­ní ex­per­to en emer­gen­cias y ca­tás­tro­fes, Ah­ma­dre­za Dja­la­li, fue arres­ta­do por el go­bierno de su país tras ser acu­sa­do de es­piar pa­ra el Mos­sad, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia de Is­rael. A fi­nes del mes pa­sa­do el cien­tí­fi­co fue con­de­na­do a muer­te.

Des­de su en­car­ce­la­mien­to, di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes cien­tí­fi­cas y hu­ma­ni­ta­rias co­mo Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal y el Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka, que ca­da año eli­ge el No­bel de Me­di­ci­na, han pe­di­do su li­be­ra­ción por con­si­de­rar in­jus­tas las acu­sa­cio­nes del go­bierno ira­ní. Y han de­nun­cia­do las pre­sio­nes y tor­tu­ras a las que es­ta­ría sien­do so­me­ti­do.

Tras co­no­cer el ve­re­dic­to, los rec­to­res de la Uni­ver­si­dad del Pie­mon­te Orien­ta­le (Ita­lia), la Vri­je Uni­ver­si­teit Brus­sels (Bél­gi­ca) y el Ka­ro­lins­ka (Sue­cia) emi­tie­ron una car­ta con­jun­ta en la que re­cha­zan la sen­ten­cia y em­pla­zan a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a apo­yar a Dja­la­li.

El cien­tí­fi­co tra­ba­jó pa­ra esas ins­ti­tu­cio­nes a lo lar­go de su ca­rre­ra. En ellas coor­di­nó di­ver­sos pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción, en­tre ellos, tres pro­yec­tos sub­ven­cio­na­dos por la Co­mi­sión de In­ves­ti­ga­ción de la Unión Eu­ro­pea. Su área de tra­ba­jo era so­bre la pre­pa­ra­ción de los hos­pi­ta­les an­te ata­ques te­rro­ris­tas que pu­die­ran ser per­pe­tra­dos con ar­mas quí­mi­cas, bio­ló­gi­cas o nu­clea­res. En­tre 1997 y 2007 tra­ba­jó en di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas del go­bierno ira­ní.

Se­gún el si­tio la­van­guar­dia.com, los Mi­nis­te­rios de Ex­te­rio­res de Sue­cia e Ita­lia tam­bién se unie­ron pa­ra in­ten­tar re­vo­car la sen­ten­cia a tra­vés de sus con­tac­tos di­plo­má­ti­cos, mien­tras que va­rias or­ga­ni­za­cio­nes han di­fun­di­do co­mu­ni­ca­dos, con­vo­ca­do con­cen­tra­cio­nes y re­co­lec­ta­do fir­mas en to­do el mun­do.

«Su es­po­sa y sus dos hi­jos, una ni­ña de 14 años y un ni­ño de cin­co, des­de Sue­cia, don­de re­si­de la fa­mi­lia, pi­die­ron la in­ter­ven­ción del Pa­pa Fran­cis­co a tra­vés de Fa­ce­book.

ACU­SA­CIÓN

Las au­to­ri­da­des de Irán creen que el mé­di­co en­tre­gó in­for­ma­ción so­bre sus ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res y nu­clea­res al Mos­sad, así co­mo la di­rec­ción de cien­tí­fi­cos re­la­cio­na­dos con es­tos ám­bi­tos.

Se­gún el go­bierno, Dja­la­li con­fe­só que se reunió con va­rios ofi­cia­les del Mos­sad y que fa­ci­li­tó in­for­ma­ción sen­si­ble a cam­bio de di­ne­ro y ayu­da pa­ra ob­te­ner un per­mi­so de re­si­den­cia en Sue­cia, don­de se desem­pe­ña­ba des­de 2008.

Re­cien­te­men­te, un ami­go anó­ni­mo del cien­tí­fi­co di­vul­gó una car­ta es­cri­ta por el mé­di­co des­de la cár­cel de Evin, en Teherán, en la que nie­ga to­das las acu­sa­cio­nes y ase­gu­ra que su go­bierno le per­si­gue por ne­gar­se a es­piar pa­ra su país.

En la mi­si­va, que fue pu­bli­ca­da en el dia­rio ita­liano La Re­pub­bli­ca, Dja­la­li cuen­ta que en 2014 el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia ira­ní le pi­dió con­se­guir in­for­ma­ción so­bre pla­nes con­tra el te­rro­ris­mo en Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.