La UE apro­bó una se­rie de san­cio­nes con­tra Ve­ne­zue­la

Em­pre­sas eu­ro­peas no po­drán ven­der ar­mas al país ca­ri­be­ño y se crea­rá una “lis­ta ne­gra” de po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res que co­me­tan ac­tos re­pre­si­vos.

La Hora - - Mundo - C. Ri­ve­ra H.

Los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res de los 28 paí­ses que con­for­man la Unión Eu­ro­pea (UE) apro­ba­ron ayer por una­ni­mi­dad las pri­me­ras san­cio­nes con­cre­tas con­tra el go­bierno del Pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ma­du­ro, cu­yo ré­gi­men ha si­do ca­li­fi­ca­do co­mo una dic­ta­du­ra por re­pre­sen­tan­tes de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Las me­di­das con­tem­plan el em­bar­go por un año de ar­mas y cual­quier ma­te­rial que pue­da ser­vir pa­ra so­me­ter a la po­bla­ción. Es­to in­clu­ye los dis­po­si­ti­vos de vi­gi­lan­cia elec­tró­ni­ca. Así, las em­pre­sas eu­ro­peas no po­drán ex­por­tar nin­gu­na cla­se de ar­ma­men­to al país la­ti­noa­me­ri­cano.

El pa­que­te de san­cio­nes in­clu­ye el mar­co le­gal pa­ra ela­bo­rar una “lis­ta ne­gra” en la que se in- clui­rá a po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res y cual­quier per­so­na que co­me­ta ac­tos re­pre­si­vos o que aten­ten con­tra la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la.

Por aho­ra la lis­ta es­tá va­cía, pero se agre­ga­rán nom­bres se­gún los he­chos que ocu­rran de aho­ra en ade­lan­te. Las per­so­nas en la lis­ta ten­drán prohi­bi­da la en­tra­da a los paí­ses del blo­que co­mu­ni­ta­rio y se les con­ge­la­rán to­dos los bie­nes que pue­dan te­ner en ellos.

“Es­tas me­di­das se uti­li­za­rán de for­ma gra­dual y fle­xi­ble y pue­den am­pliar­se. Es­tán di­ri­gi­das a los im­pli­ca­dos en el no res­pe­to a los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos o el estado de de­re­cho y en la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos”, di­je­ron los mi­nis­tros en un co­mu­ni­ca­do.

Sin em­bar­go, la UE tam­bién de­jó un es­pa­cio de diá­lo­go con el go­bierno ve­ne­zo­lano al pre­ci­sar que es­tas san­cio­nes pue­den re­ver­tir­se, pa­ra lo que pi­de cua­tro con­di­cio­nes: res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, la adop­ción de un ca­len­da­rio elec­to­ral pleno, la ce­le­bra­ción de ne­go­cia­cio­nes creí­bles y sus­tan­cia­les, y la li­be­ra­ción de to­dos los presos po­lí­ti­cos.

RE­CHA­ZO

Tras co­no­cer las san­cio­nes im­pues­tas por la UE, el go­bierno ve­ne­zo­lano re­pu­dió enér­gi­ca­men­te las me­di­das, ca­li­fi­cán­do­las de “ile­ga­les y ab­sur­das” y ad­vir­tió que el país “se re­ser­va la to­ma de de­ci­sio­nes en di­ver­sos ám­bi­tos pa­ra ga­ran­ti­zar la de­fen­sa de la paz y la so­be­ra­nía na­cio­nal”.

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, la Can­ci­lle­ría ve­ne­zo­la­na exi­gió a “la Unión Eu­ro­pea ce­sar en sus ac­tua­cio­nes inamis­to­sas y des­mar­car­se de la agen­da be­li­cis­ta e in­ter­ven­cio­nis­ta del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se que tan­to da­ño ha he­cho a nues­tro país y al mun­do”.

“Es­tas me­di­das se uti­li­za­rán de for­ma gra­dual

y fle­xi­ble y pue­den am­pliar­se. Es­tán di­ri­gi­das a los im­pli­ca­dos en el no res­pe­to a los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos”.

Unión Eu­ro­pea,

co­mu­ni­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.