Có­mo qui­tar­le pre­sión a la PSU

El pró­xi­mo 27 y 28 de no­viem­bre se apli­ca­rá es­ta prue­ba y pa­ra ren­dir­la de la me­jor ma­ne­ra es ne­ce­sa­rio al­ter­nar es­tos días que que­dan con mo­men­tos de ocio.

La Hora - - Educación - Na­ta­lia Heus­ser

Fal­tan un par de se­ma­nas pa­ra que mi­les de es­tu­dian­tes rin­dan la Prue­ba de Se­lec­ción Uni­ver­si­ta­ria y mien­tras más se acer­ca es­ta fe­cha, se ma­ni­fies­ta más ner­vio­sis­mo y an­sie­dad en los jó­ve­nes.

Pa­ra que es­tas sen­sa­cio­nes no in­flu­yan en el ren­di­mien­to, la aca­dé­mi­ca de la Es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad San­to To­más, Ga­brie­la Ca­pu­rro, se­ña­la que es muy im­por­tan­te que “se vi­sua­li­ce la PSU co­mo uno de los me­dios pa­ra al­can­zar los pro­yec­tos, y no co­mo la vi­da en sí mis­ma”. Jun­to a es­to, en­tre­ga una se­rie de con­se­jos pa­ra apro­ve­char de bue­na for­ma es­tas úl­ti­mas se­ma­nas.

Pla­ni­fi­car los ho­ra­rios

de es­tu­dio. Hay que apren­der a re­co­no­cer en qué mo­men­to del día el es­tu­dian­te es más efec­ti­vo. No to­das las per­so­nas fun­cio­nan igual du­ran­te la jornada, hay al­gu­nas que son más noc­tur­nas y otras más diur­nas.

No to­mar la or­ga­ni­za­ción del tiempo de nues­tros ami­gos co­mo pro­pia.

To­dos son di­fe­ren­tes, en rit­mos, mo­men­tos y for­mas de or­ga­ni­zar el tiempo que les son pro­pias.

Bue­na ali­men­ta­ción y

ejer­ci­cio fí­si­co. Rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca y co­mer bien es igual de im­por­tan­te que des­can­sar, ya que el cui­da­do del cuer­po es ne­ce­sa­rio pa­ra un buen fun­cio­na­mien­to cog­ni­ti­vo.

Par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas so­cia­les e

in­di­vi­dua­les. La lec­tu­ra en­tre­te­ni­da, ir al ci­ne, asis­tir a una bue­na obra de tea­tro o com­par­tir con la fa­mi­lia y ami­gos son bue­nas op­cio­nes. Los es­pa­cios re­crea­ti­vos son ne­ce­sa­rios co­mo re­gu­la­do­res de an­sie­dad y es­trés.

No usar me­di­ca­men­tos. Mu­chas per­so­nas op­tan por au­to­me­di­car­se pa­ra per­ma­ne­cer más tiempo en vi­gi­lia y es­tu­diar de for­ma su­pues­ta­men­te más efi­cien­te. Es­to no es re­co­men­da­ble por­que pue­den apa­re­cer sín­to­mas co­mo an­sie­dad, an­gus­tia, irri­ta­bi­li­dad, fluc­tua­ción del áni­mo o reac­cio­nes im­pul­si­vas, en­tre otras.

Pen­sar en los te­mo­res. Es ne­ce­sa­rio to­mar un tiempo pa­ra ha­cer­se las si­guien­tes pre­gun­tas: ¿cuál es mi te­mor fren­te a es­ta prue­ba?, ¿cuál es mi ex­pec­ta­ti­va fren­te a mis ca­pa­ci­da­des?, ¿qué quie­ro ha­cer cuan­do sal­ga del co­le­gio?, ¿cuál es mi pro­yec­to de vi­da? Res­pon­der es­tas in­te­rro­gan­tes per­mi­ti­rá com­pren­der por qué an­gus­tia la PSU, y así te­ner ma­yor con­trol fren­te a ello.

Pe­dir ayu­da. Se de­be acu­dir a per­so­nas más cer­ca­nas pa­ra re­ci­bir apo­yo cuan­do el es­tu­dian­te se sien­ta su­pe­ra­do o an­gus­tia­do.

So­lo una prue­ba. Es­ta prue­ba por sí so­la no ge­ne­ra an­sie­dad. Lo que real­men­te la ga­ti­lla es el sig­ni­fi­ca­do que es­ta prue­ba tie­ne pa­ra el es­tu­dian­te. Por eso siem­pre hay que re­cor­dar que se tra­ta de so­lo de una eva­lua­ción im­por­tan­te.

“Hay que vi­sua­li­zar la PSU co­mo uno de los me­dios pa­ra al­can­zar los pro­yec­tos,

y no co­mo la vi­da en sí mis­ma”.

Ga­brie­la Ca­pu­rro,

psicóloga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.