Evelyn Or­tiz, la rei­na del atle­tis­mo mas­ter, irá al pró­xi­mo Mun­dial

Pe­se a su­frir una ar­tro­sis de co­lum­na ha­ce dos años, la atle­ta cu­ri­ca­na cla­si­fi­có al tor­neo con se­de en Má­la­ga.

La Hora - - News - Cris­tian Gon­zá­lez Far­fán

La cu­ri­ca­na Evelyn Or­tiz (34) com­pi­tió el miér­co­les y jue­ves pa­sa­do en 1.500 y 400 me­tros, res­pec­ti­va­men­te, en el XIX Sud­ame­ri­cano Mas­ter de Atle­tis­mo. Ga­nó am­bas prue­bas. Pe­ro al mi­rar a las tri­bu­nas del Es­ta­dio Na­cio­nal ex­tra­ñó a sus más cer­ca­nos.

“La­men­ta­ble­men­te com­pe­tí en día de se­ma­na. El miér­co­les me vie­ron mis com­pa­ñe­ros de U. Ca­tó­li­ca, pe­ro el jue­ves no vino na­die. Mi fa­mi­lia de Curicó no pu­do ve­nir, mi pa­re­ja tam­po­co. Ese es co­mo el pun­to nos­tál­gi­co de ha­ber­me ve­ni­do a Santiago. Que­ría de­di­car­le los tí­tu­los a al­guien y ese al­guien no es­ta­ba”, cuen­ta a La

Ho­ra Or­tiz, quien pue­de agre­gar otro oro más: los 800 me­tros, la es­pe­cia­li­dad de la ca­sa.

El tor­neo se cam­bió a San Car­los de Apo­quin­do el sá­ba­do. Y en su prue­ba rei­na, la atle­ta mau­li­na ce­rró su ac­tua­ción con un tri­ple cam­peo­na­to sud­ame­ri­cano. “Co­mo era sá­ba­do, ahí mi pa­re­ja pu­do ir a ver­me. Tam­bién fue un alumno del gim­na­sio Speed­fit, don­de tra­ba­jo en elec­tro­es­ti­mu­la­ción mus­cu­lar”, di­ce la atle­ta, re­pre­sen­tan­te del CDUC (to­do com­pe­ti­dor) y del Club Olím­pi­co Curicó (mas­ter, ca­te­go­ría 30-34 años).

Con es­te re­sul­ta­do, la co­rre­do­ra mau­li­na cla­si­fi­có al Mun­dial Mas­ter de Má­la­ga, que aco­ge a atle­tas des­de 35 años. “Es muy me­ri­to­rio por­que los 400 es una de mis prue­bas dé­bi­les. Aho­ra cum­pli­ré más de un sue­ño, por­que se­rá re­pre­sen­tar a Chi­le en un Mun­dial y co­no­cer Eu­ro­pa. Ade­más, el pró­xi­mo año cum­plo 35 y esa edad exi­ge el re­gla­men­to pa­ra com­pe­tir”, cuen­ta Or­tiz, ra­di­ca­da ha­ce un año y me­dio en la ca­pi­tal.

Pa­ra el tor­neo pla­ne­ta­rio, que se dispu­tará en sep­tiem­bre de 2018, Or­tiz es­tu­dia, jun­to a su en­tre­na­dor Mar­ce­lo Ga­jar­do, prio­ri­zar las prue­bas de fon­do. Una de las ra­zo­nes es la ar­tro­sis de co­lum­na que pa­de­ce ha­ce dos años, y que le im­pi­de co­rrer con nor­ma­li­dad.

“Me ha­go qui­ro­prác­ti­ca con Fran­cis­co Ubi­lla de la clí­ni­ca Ra­quis. He lo­gra­do me­jo­rar mi pos­tu­ra, cal­mar el do­lor, in­clu­so me in­ter­vi­nie­ron. Por lo mis­mo con mi en­tre­na­dor no hacemos tan­to sal­to ni re­bo­te. Es­to im­pli­ca que mi ve­lo­ci­dad no me­jo­re, por lo que lo más ló­gi­co es apun­tar ha­cia las prue­bas de re­sis­ten­cia, co­mo los 1.500 y los 5.000. Ade­más ha­brá 40 gra­dos en Má­la­ga”, ex­pli­ca la tam­bién pro­fe­so­ra de edu­ca­ción fí­si­ca.

Or­tiz se le­van­ta a las cin­co y me­dia de la ma­ña­na. En­tre 7.00 y 15.00, la tri­ple cam­peo­na tra­ba­ja en el gim­na­sio. Lue­go, en­tre­na en San Car­los de Apo­quin­do y se acues­ta a las nue­ve de la no­che. Esa ru­ti­na no le ha per­mi­ti­do co­no­cer bien Santiago. “En Curicó tra­ba­ja­ba de je­fa de ca­rre­ra de pre­pa­ra­ción fí­si­ca en un ins­ti­tu­to. Ve­nía so­lo a com­pe­tir a Santiago. En­tre­na­ba en el Es­ta­dio La Gran­ja. To­ma­ba el pri­mer bus a las cua­tro de la ma­ña­na y eso me pro­du­cía mu­cho des­gas­te. Yo soy de al­mor­zar mu­cho en mi ca­sa y co­ci­nar. Acá no lo pue­do ha­cer; ten­go que co­mer en cual­quier la­do”, cie­rra.

“Cum­pli­ré más de un sue­ño: re­pre­sen­tar a Chi­le y co­no­cer Eu­ro­pa”. Evelyn Or­tiz, tri­ple oro en Sud­ame­ri­cano Mas­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.