Uno que dis­fru­ta don­de to­dos su­fren

El ca­ri­ca­tu­ris­ta chi­leno ex­pli­ca su in­te­rés por la po­lí­ti­ca, el re­flo­te de las his­to­rie­tas y los al­can­ces de De­do­cra­cia, su úl­ti­mo li­bro.

La Hora - - Portada - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

El ca­ri­ca­tu­ris­ta Ma­lai­ma­gen se so­ba las ma­nos con la se­gun­da vuel­ta y pre­sen­ta De­do­cra­cia, el li­bro don­de se ríe de la ca­rre­ra pre­si­den­cial.

Ha­ce diez años Gui­ller­mo Ga­lin­do le dio un gi­ro tan drás­ti­co a su ca­rre­ra que in­clu­so de­bió cam­biar­se el nom­bre. ¿La ra­zón?. “El 1 de agos­to de 2007 -co­mo una for­ma de per­der el tiem­po en el tra­ba­jo pu­bli­qué en un hu­mil­de blog el pri­mer di­bu­jo fir­ma­do ba­jo el seu­dó­ni­mo Ma­lai­ma­gen. Eran bo­ce­tos li­bres que se fue­ron con­vir­tien­do en vi­ñe­tas de hu­mor ne­gro y ab­sur­do, y pos­te­rior­men­te de con­tin­gen­cia y sá­ti­ra po­lí­ti­ca”, de­ta­lla el pro­pio Ga­lin­do en su si­tio web.

A una dé­ca­da de aquel pri­mer di­bu­jo, Ma­lai­ma­gen su­ma adep­tos co­mo uno de los ca­ri­ca­tu­ris­tas más po­pu­la­res del país, su­man­do a su ca­tá­lo­go li­bros co­mo Aba­jo las ma­nos, Sin To­le­ran­cia (pa­ro­dia del pro­gra­ma To­le­ran­cia Ce­ro), Pan y cir­co y Bo­le­ta o fac­tu­ra.

Hoy ha­ce ruido con De­do­cra­cia, tex­to en que re­co­rre, en sus pa­la­bras, “la cri­sis de la Nue­va Ma­yo­ría, la lu­cha de la opo­si­ción por vol­ver al po­der, la irrup­ción del Fren­te Am­plio, la ca­rre­ra pre­si­den­cial y las di­ver­sas co­rrup­cio­nes/co­lu­sio­nes/tru­cheos­va­rios de nues­tra éli­te po­lí­ti­co-em­pre­sa­rial”.

Y es ese li­bro, jun­to a su tra­yec­to­ria co­mo di­bu­jan­te, lo que pre­sen­ta­rá en Cit­yLab La­ti­noa­mé­ri­ca 2017, even­to a rea­li­zar­se en­tre el 13 y 15 de di­ciem­bre en San­tia­go y Val­pa­raí­so. “Oja­lá mi ex­pe­rien­cia sir­va pa­ra que otros se atre­van y se ani­men a ha­cer sus pro­pias co­sas”, di­ce a La Ho­ra, ana­li­zan­do el mo­men­to por el que atra­vie­sa el mun­do de las vi­ñe­tas lo­ca­les.

“El hu­mor grá­fi­co en Chi­le tie­ne una tra­di­ción muy lar­ga. Me lla­ma la aten­ción que a la gen­te le lla­me la aten­ción, ha­bien­do exis­ti­do tan­tos di­bu­jan­tes. Tras la dic­ta­du­ra cos­tó que se vol­vie­ra a ins­ta­lar el hu­mor grá­fi­co co­mo al­go im­por­tan­te, y en eso ayu­dó in­ter­net. Per­mi­tió que mu- chos au­to­res, en­tre los que me in­clu­yo, em­pe­zá­ra­mos a pu­bli­car, de for­ma li­bre y sin pre­sio­nes edi­to­ria­les, nues­tro tra­ba­jo. De una u otra for­ma, es­tos di­bu­jos son pe­que­ños es­pa­cio de opi­nión. Ade­más al­gu­nos tu­vi­mos la suer­te de pa­sar de in­ter­net al pa­pel. Cla­ra­men­te en los úl­ti­mos años se ha vis­to un re­flo­te del te­ma gra­cias a las tec­no­lo­gías”.

-¿Por qué op­tas­te por el hu­mor po­lí­ti­co? ¿Mu­cho ma­te­rial en qué ba­sar­se?

-Si bien ha­ce diez años co­men­cé con Ma­lai­ma­gen, en 2009 em­pe­cé a in­te­grar ma­yor con­tin­gen­cia a mis his­to­rias, in­clu­yen­do de a po­co la po­lí­ti­ca. Pa­sa­ron mu­chas co­sas que me pa­re­cie­ron re­le­van­tes de in­cluir: en el go­bierno de Pi­ñe­ra es­ta­ba el te­ma de las mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les, los chas­ca­rros del mis­mo pre­si­den­te da­ban pa­ra mu­cho (...) Voy re­co­gien­do las si­tua­cio­nes tra­gi­có­mi­cas que ocu­rren y les pon­go al­go de mi co­se­cha. Voy in­ter­pre­tan­do, dán­do­le una vuel­ta pa­ra pre­sen­tar his­to­rias atrac­ti­vas a la gen­te.

-¿Hay po­lí­ti­cos que son más in­tere­san­tes o fá­ci­les de abor­dar des­de tu ve­re­da?

-Hay per­so­na­jes que tie­nen per­so­na­li­da­des muy in­tere­san­tes de ca­ri­ca­tu­ri­zar. Mar­co Enríquez Omi­na­mi, Jo­sé An­to­nio Kast, Ale­jan­dro Na­va­rro tien­den a lan­zar mu­le­ti­llas que los ha­cen muy lla­ma­ti­vos pa­ra los hu­mo­ris­tas.

-¿Y pa­ra la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial tam­bién hay har­to don­de hur­gar?

-Cla­ro. Pi­ñe­ra y Gui­llier tie­nen har­to de don­de se pue­de sa­car ma­te­rial. Tie­nen lar­ga his­to­ria y har­tos te­mas con los que se pue­de pa­ro­diar. Ten­go mu­cho don­de nu­trir­me.

El go­bierno de Ba­che­let tam­bién ha es­ta­do en la mi­ra del chi­leno.

Los pre­si­den­cia­bles son te­ma re­cu­rren­te del hu­mo­ris­ta grá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.