LA LLE­GA­DA DE LOS BA­ÑOS MIX­TOS A LOS LO­CA­LES DE SAN­TIA­GO

En­car­ga­dos de un res­to­rán, un ca­fé y un bar cuen­tan có­mo ha re­ci­bi­do su clien­te­la es­ta no­ve­dad ca­pi­ta­li­na.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser

Los ba­ños de ba­res, ca­fés y res­to­ra­nes se han con­ver­ti do ca­si en centros so­cia­les. Ade­más de la fun­cio­na­li­dad hi­gié­ni­ca, tam­bién se usan co­mo un pun­to de en­cuen­tro don­de se com­par­ten pe­nas, tris­te­zas, se­cre­tos, co­pu­chas y sel­fies.

Has­ta aho­ra es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que en es­tos lu­ga­res se di­fe­ren­cie por se­xo, pe­ro hay al­gu­nos lo­ca­les que han op­ta­do por ha­cer­los mix­tos, ya sea por op­ti­mi­zar el es­pa­cio, por no ha­cer di­fe­ren­cias de gé­ne­ro o pa­ra fo­men­tar la con­vi­ven­cia (ver re­cua­dros).

Pe­ro, ¿qué tan le­jos es­ta­mos de que es­ta sim­ple cu­rio­si­dad de­je de ser­lo y se ex­tien­da a otros centros co­mer­cia­les?

Pa­ra Ser­gio Gon­zá­lez, psi­có­lo­go so­cial y an­tro­pó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Chi­le es­ta reali­dad se ve muy le­ja­na. Sin ir más le­jos, ase­gu­ra que es­to po­dría am­pliar­se por lo me­nos en dos ge­ne­ra­cio­nes más.

“Es una me­di­da mo­der­na pa­ra la cual no es­ta­mos pre­pa­ra­dos, pues im­pli­ca pa­sos pre­vios que no he­mos da­do. Pri­me­ro se de­be ins­ta­lar una cul­tu­ra de igual­dad y de equi­dad de gé­ne­ro. En se­gun­do lu­gar, es ne­ce­sa­rio que ha­ya una gra­dua­li­dad, por ejem­plo, em­pe­zar por ni­chos so­cia­les y cul­tu­ra­les don­de ya exis­te una ca­pa­ci­dad de ma­yor res­pe­to y em­pa­tía. Por lo tan­to no pue­de ser ma­si­va, tie­ne que ser se­lec­ti­va en el ini­cio, mien­tras se ins­ta­la una cul­tu­ra de ma­yor igual­dad y equi­dad. Es una con­duc­ta ter­mi­nal y no de ini­cio y en es­te mo­men­to es­ta­mos en el ini­cio”, ex­pli­ca Gon­zá­lez.

Por su par­te Ca­te­ri­ne Ga­laz, aca­dé­mi­ca del área de Tra­ba­jo So­cial y coor­di­na­do­ra del Nú­cleo de Es­tu­dios Crí­ti­cos de la Di­ver­si­dad de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, afir­ma que es­te ti­po de ac­cio­nes, co­mo los ba­ños mix­tos, son ne­ce­sa­rias pa­ra que se de­je de se­xua­li­zar prác­ti­cas co­ti­dia­nas.

“Es una ne­ce­si­dad de cam­biar es­tas prác­ti­cas se­xis­tas. Son ‘mi­cro he­te­ro nor­ma­ti­vi­da des’ que de­ben ser re­suel­tas pre­ci­sa­men­te pa­ra que to­dos pue­dan sen­tir­se có­mo­dos en sus prác­ti­cas más per­so­na­les, co­mo el uso del ba­ño”, ase­gu­ra.

“No he­mos te­ni­do pro­ble­mas, ni nos han di­cho que es ra­ro, en ge­ne­ral la gen­te se mues­tra res­pe­tuo­sa”.

Ál­va­ro Fosk, de Jar­dín Ma­llin­krodt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.