Lu­ces y aplau­sos

La Hora - - En 2 minutos - Patricio Cor­va­lán

APé­rez le gus­ta mi­rar de­trás de las cor­ti­nas, mo­du­lar los par­la­men­tos que se apren­de co­mo un jue­go, apar­ta­do de las lu­ces y de ese ho­ri­zon­te de aplau­sos que re­ci­ben los ar­tis­tas a lo le­jos y que él, tan­tos años ya en lo mis­mo, agra­de­ce a su ma­ne­ra.

De Pé­rez de­pen­de lo in­vi­si­ble. Los tra­mo­yas obe­de­cen sus re­cla­mos, por­que pa­ra Pé­rez el éxi­to de una obra es­tá en la por­fía anó­ni­ma de los de­ta­lles. An­tes de ca­da es­treno, les pi­de a los ac­to­res que suban al es­ce­na­rio y se mue­van en si­len­cio. Lo que Pé­rez per­ci­be es úni­co y pro­pio. En­ton­ces aprie­ta una cla­vi­ja o co­rri­ge la po­si­ción de al­gún mue­ble sin que na­die se atre­va a de­te­ner­lo.

Cuan­do ter­mi­na el tra­ba­jo, Pé­rez do­bla el ma­me­lu­co y pre­pa­ra las he­rra­mien­tas de tal for­ma que to­do es­té lis­to pa­ra ma­ña­na. En el es­tre­cho ca­me­rino que da ha­cia el pa­si­llo se sa­be de Pé­rez por el olor a co­lo­nia que acom­pa­ña los bue­nas no­ches, mis ni­ños con que siem­pre se des­pi­de. Es­ta no­che no es lo mis­mo. Es­ta no­che, Pé­rez, pa­ra­pe­ta­do tras las som­bras de la sa­la y mien­tras vi­gi­la que en el cie­rre de otra tem­po­ra­da na­da fa­lle, no al­can­za a en­ten­der es­tos aplau­sos. Es­cu­cha su nom­bre, los fo­cos se des­vían, lo de­la­tan y cho­can con­tra él sin que pue­da sa­cu­dir­se. En­can­di­la­do de lu­ces y aplau­sos, di­vi­sa a mu­chos ac­to­res que se le acer­can con flo­res y se lo lle­van en an­das al es­ce­na­rio pa­ra que re­ci­ba lo que es su­yo. Pé­rez se ve de­lan­te de la ti­nie­bla, des­con­cer­ta­do, has­ta que al­guien le le­van­ta las ma­nos an­te ca­da ola de aplau­sos que se aso­ma y lo ilu­mi­na. Pé­rez, Pé­rez, gri­tan to­dos y Pé­rez sa­lu­da y sien­te las ca­che­ta­di­tas en la me­ji­lla y el olor a co­lo­nia y a los ac­to­res cla­man­do por un doc­tor y él des­per­tan­do en el sue­lo de su ca­me­rino, aún ma­rea­do, arras­tran­do el do­lor del des­ma­yo con una son­ri­sa que na­die en­tien­de, co­mo si hu­bie­se si­do tan cier­to y tan su­yo las lu­ces y los aplau­sos.

Di­rec­tor de Ga­llos.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.