Mar­mo­ta: En ho­nor a Ja­mie Oli­ver

Un mes de vi­da tie­ne es­te ca­fé que en su car­ta tri­bu­ta al chef bri­tá­ni­co con un acer­ta­do sán­gu­che que mez­cla men­ta y par­me­sano. Una jo­yi­ta es­con­di­da en Ñu­ñoa.

La Hora - - Tiempo Libre - Ig­na­cio To­bar

Co­mo un lu­gar a es­ca­la. Así es el aco­ge­dor Ca­fé Mar­mo­ta, que ha­ce po­co más de un mes abrió en Emi­lia Té­llez 4744. Un ba­rrio ñu­ñoíno atra­pa­do en otra épo­ca, le­jos de lo gi­gan­tes­co de la ciu­dad. Los her­ma­nos Mi­ran­da aco­mo­da­ron el an­te­jar­dín de su ca­sa con si­llo­nes de pa­lets y pe­que­ñi­tas me­sas pa­ra ofre­cer un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do con una car­ta con mu­chos acier­tos. El pri­me­ro es el Oli­ver, en ho­nor al co­ci­ne­ro bri­tá­ni­co Ja­mie Oli­ver, se­gún ex­pli­can los due­ños. Se tra­ta de una tos­ta­da con no­tas de ajo y pas­ta de ar­ve­jas que va acom­pa­ña­do de men­ta con par­me­sano y que­so de ca­bra. To­do ba­ña­do con un cho­rri­to de acei­te de oli­va. En el ca­fé con­fie­san que vie­ron una y mil ve­ces la re­ce­ta de bo­ca de Oli­ver has­ta que con­si­guie­ron imi­tar­la con des­tre­za. El pan de vo­ca­ción ca­se­ra es ex­qui­si­to, cru­jien­te y el ajo no mo­les­ta, sua­vi­za­do por la pas­ta de ar­ve­jas y el oli­va.

Otros de los pun­tos fuer­tes del lo­cal es la ham­bur­gue­sa Emi­lia Té­llez 4744, Ñu­ñoa. ve­ga­na. Es­tá bue­ní­si­ma. Es más con­tun­den­te gra­cias a la “car­ne” de po­ro­to ne­gro y hon­gos, que se mez­cla con pe­pino dul­ce y pas­ta de to­ma­tes se­cos. Ri­co, ri­co. El pla­cer lo com­ple­men­tan las ho­jas ver­des y la ma­yo, ve­ga­na co­mo la ham­bu­gue­sa. Es un acier­to y crea­ción pro­pia del lo­cal, que re­ci­be los pro­duc­tos fres­cos de dis­tin­tos pro­vee­do­res y só­lo ar­ma el sán­gu­che. La tri­lo­gía sa­la­da la com­ple­ta el Co­chón Pris­co que une car­ne de cer­do y pe­ras ca­ra­me­li­za­das en cia­bat­ta. Se no­ta que los due­ños es­tu­vie­ron un año com­ple­to pre­pa­ran­do la car­ta, pro­ban­do sa­bo­res, en­sa­yan­do com­bi­na­cio­nes.

Y si le pa­re­ce muy gour­met la ofer­ta sa­la­da, ape­le a un clá­si­co: pal­ta y tos­ta­das. Ri­co pan otra vez, rús­ti­co con bue­na cás­ca­ra tos­ta­da y mi­ga blan­di­ta al pa­la­dar. El té, por si las mos­cas, lo pre­pa­ran ahí mis­mo. Y, ob­vio, tam­bién hay dul­ces co­mo los ro­lli­tos de ca­ne­la. El lu­gar, con am­po­lle­tas de bo­la y co­ji­nes vin­ta­ge, ha­ce que la co­mi­da sea una ex­cu­sa pa­ra con­ver­sar. Ho­ra ideal, cuan­do cae la tar­de. Mar­mo­ta abre has­ta las 21 ho­ras.

Ca­fé Mar­mo­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.