Hi­jo de Án­gel Guillermo Ho­yos cam­bió la ban­ca de la U por el fút­bol ve­ne­zo­lano

Tan­to él co­mo su pa­dre co­no­cen de cer­ca a Lio­nel Mes­si, quien los in­vi­tó a su ma­tri­mo­nio. “Gra­cias a Dios man­te­ne­mos la re­la­ción”, di­ce.

La Hora - - Portada - Enrique Mo­reno S.

Án­gel Guillermo Ho­yos par­tió de la U. Sí, le­yó bien. Pe­ro no se tra­ta del téc­ni­co ar­gen­tino, sino que de su hi­jo “Bochy”, con quien com­par­te los dos nom­bres, el ape­lli­do y la pa­sión por el fút­bol.

El ju­ga­dor de 34 años de­jó su lu­gar co­mo ayu­dan­te téc­ni­co en los azu­les pa­ra fir­mar por Li­ber­ta­dor FC, club ca­ra­que­ño de la se­gun­da di­vi­sión ve­ne­zo­la­na.

“Es­ta­ba sin ju­gar ha­ce un año, pa­sa­ron dos mer­ca­dos y no con­se­guí na­da. La edad, la inac­ti­vi­dad y ser ex­tran­je­ro en to­dos los paí­ses me lo ha­cía mu­cho más di­fí­cil. Si bien me man­tu­ve en­tre­nan­do so­lo y un po­qui­to con los chi­cos de la U, no era lo mis­mo y ca­da vez se ha­cía más di­fí­cil, pe­ro aho­ra sur­gió es­ta po­si­bi­li­dad y me ani­mé a vol­ver a las can­chas”, se­ña­la Bochy a des­de la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na.

La Ho­ra - ¿No te im­por­tó la de­li­ca­da si­tua­ción po­lí­ti­ca que vi­ve Ve­ne­zue­la?

- La si­tua­ción del país está com­pli­ca­da, ves mu­chas ne­ce­si­da­des en las ca­lles y bas­tan­te in­se­gu­ri­dad, pe­ro una de las con­di­cio­nes que pu­se al pre­si­den­te pa­ra mi lle­ga­da era que me ase­gu­ra­ra un si­tio don­de vi­vir re­la­ti­va­men­te se­gu­ro y te­ner un res­to­rán pa­ra poder co­mer. Ase­gu­rar esas dos co­sas son fun­da­men­ta­les pa­ra la tran­qui­li­dad de un ju­ga­dor.

AYU­DAN­TE EN LA U

Cuan­do su pa­dre fir­mó pa­ra la temporada 2017 co­mo téc­ni­co de los azu­les, Bochy re­ci­bió la in­vi­ta­ción pa­ra in­cor­po­rar­se al cuer­po téc­ni­co, vi­vien­do in si­tu el tí­tu­lo del Clau­su­ra de ese año.

- ¿Cuál era tu rol en el cuer­po téc­ni­co de la U?

- Des­com­pri­mir la pre­sión y las la­bo­res que te­nía mi vie­jo. Él ma­ne­ja si­tua­cio­nes con los ju­ga­do­res, con los mé­di­cos, los di­ri­gen­tes, la gen­te, los pe­rio­dis­tas y es un mun­do tan gran­de la U, que siem­pre hay ca­sos par­ti­cu­la­res que te­nés que re­sol­ver. Yo tra­ta­ba de sa­car­lo un po­co de todo eso y en­car­gar­me de mu­chas co­sas pa­ra que él se des­li­gue un po­qui­to, se con­cen­tre en el equi­po y no se des­gas­te tan­to en otras co­sas.

- ¿A tu pa­pá le afec­tan las crí­ti­cas?

- Mi vie­jo no es­cu­cha ni lee na­da. Tra­ta de man­te­ner­se al mar­gen de todo eso, por­que si no todo lo que di­ce la gen­te y los pe­rio­dis­tas te des­vía de tus idea­les y de lo que es­tás con­ven­ci­do de ha­cer.

AMI­GO DE MES­SI

En el cu­rrí­cu­lum de Bochy fi­gu­ran 13 clu­bes, pe­ro el que lla­ma la aten­ción es el Bar­ce­lo­na B. Ho­yos hi­jo ju­gó en el equi­po su­plen­te de los blau­gra­nas en 2004 y coin­ci­dió

con un ado­les­cen­te Lio­nel Mes­si de 17 años, con quien for­jó una amis­tad que per­du­ra.

“Gra­cias a Dios po­de­mos se­guir la re­la­ción has­ta el día de hoy, a ba­se de man­te­ner un per­fil ba­jo, de nun­ca pe­dir­le na­da pa­ra no apro­ve­char­se de su si­tua­ción, sino que va­lo­rar a la per­so­na co­mo es”, ex­pre­sa Bochy.

Ho­yos pa­dre tam­bién tie­ne un

víncu­lo afec­ti­vo con la Pul­ga, pues lo di­ri­gió en la ju­ve­nil del cua­dro cu­lé. Por eso no es de ex­tra­ñar que am­bos fue­ran in­vi­ta­dos al ma­tri­mo­nio que el as­tro ce­le­bró en Ro­sa­rio el año pa­sa­do. “El ca­sa­mien­to fue her­mo­so. Ce­rra­ron un ho­tel pa­ra to­dos los in­vi­ta­dos du­ran­te tres días y pu­di­mos dis­fru­tar la amis­tad con él y la fies­ta. Lo pa­sa­mos muy bien con mi vie­jo”, di­ce.

“Mi vie­jo no es­cu­cha ni lee

na­da, lo que di­cen los pe­rio­dis­tas te des­vía del ca­mino”

Án­gel Ho­yos hi­jo,

fut­bo­lis­ta.

Los Ho­yos, pa­dre e hi­jo, com­par­tien­do con Lio­nel Mes­si du­ran­te su ma­tri­mo­nio en Ro­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.