Ca­len­ta­mien­to glo­bal se ade­lan­tó 100 años en el Mar An­tár­ti­co

Cien­tí­fi­cos bu­cea­ron en la is­la Dou­mer y des­cu­brie­ron una abrup­ta al­za de tem­pe­ra­tu­ra en las aguas.

La Hora - - País - Ga­briel Ar­ce Gra­ni­zo

Cuan­do se tra­ta de cien­cia, los in­ves­ti­ga­do­res a ve­ces tie­nen que ir más allá del la­bo­ra­to­rio. Cual Bár­ba­ra Her­nán­dez, atle­ta chi­le­na es­tre­lla en el na­do en aguas gé­li­das, va­rios cien­tí­fi­cos bu­cean por me­ses en los ma­res de la An­tár­ti­ca pa­ra ha­cer ha­llaz­gos.

De he­cho, así fue co­mo va­rios es­tu­dio­sos del Ins­ti­tu­to An­tár­ti­co Chi­leno (Inach) des­cu­brie­ron un in­di­cio alar­man­te: los ma­res del cas­que­te po­lar aus­tral re­gis­tran au­men­tos de tem­pe­ra­tu­ra abrup­tos, con pi­cos que, se su­po­nía, re­cién iban a lle­gar en 100 años.

Cé­sar Cár­de­nas, bió­lo­go ma­rino a car­go de la investigación, es uno de los 12 cien­tí­fi­cos que se su­mer­gen 20 me­tros ba­jo el agua. Se­gún ex­pli­ca, las con­se­cuen­cias del ha­llaz­go po­drían ser ca­tas­tró­fi­cas.

“Los or­ga­nis­mos ma­ri­nos an­tár­ti­cos han evo­lu­cio­na­do en uno de los am­bien­tes más es­ta­bles del pla­ne­ta (la tem­pe­ra­tu­ra va­ría en­tre -1,8 a 1,8 gra­dos en­tre in­vierno y ve­rano), por lo que no es­tán adap­ta­dos a va­ria­cio­nes más ex­tre­mas. Se es­pe­ra que mu­chos or­ga­nis­mos no so­bre­vi­van al los cam­bios por el ca­len­ta­mien­to glo­bal”, ex­pli­ca el cien­tí­fi­co a La Ho­ra des­de la Ba­se Yel­cho en la is­la Dou­mer.

El es­tu­dio de la tem­pe­ra­tu­ra del Mar An­tár­ti­co co­men­zó en 2016. En esa fe­cha pu­sie­ron va­rios sen­so­res cer­ca de las es­pon­jas de mar a 20 me­tros de pro­fun­di­dad y los de­ja­ron du­ran­te un año. Al re­co­ger­los, ha­lla­ron la sor­pre­sa: las aguas su­pe­raron los 2° cel­sius du­ran­te 25 días, e in­clu­so lle­ga­ron a mar­car 3 gra­dos por más de una se­ma­na.

“El es­tu­dio (que apo­ya Fon­decyt) se cen­tra en las es­pon­jas de mar, pri­me­ro por­que son or­ga­nis­mos muy po­co es­tu­dia­dos; y se­gun­do, y más im­por­tan­te, por­que cum­plen ro­les tras­cen­den­ta­les pa­ra el eco­sis­te­ma. Si las es­pon­jas su­fren por el al­za de tem­pe­ra­tu­ra, es­to pue­de crear un efec­to cas­ca­da que lle­ga­rá a todo el eco­sis­te­ma. Otor­gan há­bi­tat y ali­men­to pa­ra mu­chos or­ga­nis­mos y apar­te cum­plen fun­cio­nes en los ci­clos del car­bono o ni­tró­geno”, ex­pli­ca Cár­de­nas.

POR LA CIEN­CIA

To­da investigación cien­tí­fi­ca tie­ne su lo­gís­ti­ca pro­pia; sin em­bar­go, po­cas re­quie­ren tan­to com­pro­mi­so co­mo la que los cien­tí­fi­cos chi­le­nos po­nen al via­jar al con­ti­nen­te de hie­lo.

Por lo mis­mo so­lo van en ve­rano. Ayer, por ejem­plo, fue un buen día pa­ra Cé­sar: sin tor­men­ta, 1 gra­do so­bre ce­ro en la tar­de y ra­chas de vien­to de “ape­nas” 30 ki­ló­me­tros por ho­ra. Pe­ro no siem­pre es así. “Cuan­do hay fren­tes de mal tiem­po que nos tie­nen en­ce­rra­dos por va­rios días, nos en­tre­te­ne­mos ju­gan­do te­nis de me­sa o pe­lí­cu­las. Eso es muy im­por­tan­te”, di­ce.

-¿Se su­fre al es­tar allá?

-No es na­da fá­cil. Las du­ras con­di­cio­nes del tiem­po ha­cen todo más di­fí­cil. Uno lle­ga pre­pa­ra­do pa­ra lo peor. A mi hi­jo de tres años le cues­ta en­ten­der que el pa­pá se va­ya con los pin­güi­nos por tan­to tiem­po. Ade­más uno ve có­mo los ami­gos postean fotos del ve­rano y no­so­tros en me­dio de la nie­ve. Pe­ro bueno, es lo que nos apa­sio­na. Ha­cer cien­cia aquí no tie­ne pre­cio.

-Bu­cear en­tre hie­lo no de­be ser fá­cil.

-Siem­pre es una aven­tu­ra. Es bas­tan­te frío y a los 30 mi­nu­tos los de­dos de ma­nos y pies su­fren bas­tan­te. Pe­ro siem­pre apa­re­cen co­sas nue­vas, es­pe­cies que no has vis­to, or­ga­nis­mos de gran ta­ma­ño que en otras la­ti­tu­des son mu­cho más pe­que­ños. A ve­ces apa­re­cen pin­güi­nos o fo­cas que cu­rio­sean a tu al­re­de­dor.

-¿Qué te pa­sa cuan­do lí­de­res po­lí­ti­cos nie­gan el ca­len­ta­mien­to glo­bal?

-Me da un po­co de ri­sa y des­pués frus­tra­ción. Pe­ro eso me da más ga­nas de se­guir. Pron­to va­mos a ana­li­zar los da­tos de es­ta temporada y re­co­ger las mues­tras en te­rreno. Co­mo pro­gra­ma es­ta­mos asu­mien­do un rol muy im­por­tan­te.

“Es­to pue­de crear un efec­to cas­ca­da

que lle­ga­rá a todo el eco­sis­te­ma”.

Cé­sar Cár­de­nas,

cien­tí­fi­co en la An­tár­ti­ca.

Los cien­tí­fi­cos bu­cean du­ran­te va­rios días a 20 me­tros de pro­fun­di­dad en los al­re­de­do­res de la Is­la Dou­mer, a ori­llas de la ba­se cien­tí­fi­ca chi­le­na Yel­cho.

Cé­sar Cár­de­nas está des­de el 3 de enero en la An­tár­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.