Ti­pos de ca­mio­nes: La co­mi­da, el bos­que, la mu­dan­za…

Los ca­mio­nes y sus di­fe­ren­tes for­ma­tos son ca­pa­ces de abar­car y so­lu­cio­nar prác­ti­ca­men­te to­das las ne­ce­si­da­des de tras­por­te de car­ga que plan­tean las per­so­nas y las empresas.

La Hora - - E. Especiales - Ale­xis Ca­res

Ac­tual­men­te la reali­dad co­mer­cial del ca­mión al­can­za ele­va­dos gra­dos de es­pe­ci­fi­ca­ción sien­do muy im­por­tan­te te­ner cla­ro el tra­ba­jo o fae­na que desem­pe­ña­rá. Así, un ca­mión que lle­va­rá gran­des car­gas de ali­men­tos du­ran­te lar­gas dis­tan­cias, no so­lo de­be­rá con­tar con la po­ten­cia, fuer­za y es­pa­cio, sino que tam­bién ir equi­pa­do con la re­fri­ge­ra­ción de­bi­da pa­ra con­ser­var el buen es­ta­do de la car­ga, so­bre todo si se tra­ta de un pro­duc­to pe­re­ci­ble. Una em­pre­sa de mu­dan­zas fa­mi­liar, en cam­bio, ne­ce­si­ta­rá una má­qui­na que se­pa com­bi­nar ver­sa­ti­li­dad de uso en la ciu­dad, buen con­su­mo de com­bus­ti­ble y el má­xi­mo es­pa­cio po­si­ble pa­ra rea­li­zar lo en­co­men­da­do de una so­la vez.

Juan Car­los Cam­pos, es­pe­cia­lis­ta eje­cu­ti­vo de Flo­ta y Ca­mio­nes Sal­fa, de­ta­lla que “exis­ten ti­pos de ca­mio­nes y da­do su uso o apli­ca­ción es­tos son con­fi­gu­ra­dos, o sea se los acon­di­cio­na so­bre la ba­se de lo que car­ga­ra, dón­de se usa­ra, la to­po­gra­fía que tran­si­ta­rá, el pe­so que lle­va­rá y has­ta su vo­lu­men de car­ga. Así, en lo grue­so, te­ne­mos fun­da­men­tal­men­te tres ti­pos: los Rí­gi­dos que son de una so­lo pie­za y so­bre él se mon­ta una ca­rro­ce­ría. Lue­go te­ne­mos lo que se co­no­ce co­mo “Trac­to ca­mión”, que está di­se­ña­do pa­ra tras­por­tar un re­mol­que que se en­gan­cha al ca­mión; y fi­nal­men­te el Ca­mión ar­ti­cu­la­do, for­ma­do por dos par­tes don­de una es el ca­mión y la otra es el ca­rro”, pun­tua­li­za.

Cam­pos, en cuan­to a ver­sa­ti­li­dad, des­ta­ca por ejem­plo las lí­neas de Li­via­nos (lí­nea “N”) y Me­dia­nos (lí­nea “F”) de Che­vro­let. La más ur­ba­na en de va­ria­do uso ya que sus cin­co mo­de­los son ca­pa­ces de car­gar des­de los 2.800 has­ta los 6.350 ki­los, ade­más de un lar­go ca­rro­za­ble que per­mi­te lle­var un gran vo­lu­men. En tan­to la lí­nea “F”, en tan­to, des­ta­ca el FVR 1826 E5, el cual cuen­ta con una ca­ja de 9 ve­lo­ci­da­des y un lar­go ca­rro­za­ble de 7.200 m.“Es­to lo ha­ce ser un ca­mión pa­ra mu­chas apli­ca­cio­nes co­mo tol­va, es­tan­que al­ji­be, es­tan­que pa­ra com­bus­ti­ble, fur­gón, plano con ba­ran­das o ins­ta­la­ción de grúa”, afir­ma el ex­per­to de Flo­ta y Ca­mio­nes Sal­fa.

Die­go Ra­mí­rez, el es­pe­cia­li­za­do edi­tor de la Re­vis­ta del Ca­mio­ne­ro, se­ña­la un as­pec­to cru­cial in­dis­tin­ta­men­te del ti­po de ca­mión que se tra­te. “Es de pri­me­ra im­por­tan­cia cum­plir los re­qui­si­tos de man­te­ni­mien­to, in­di­ca­dos en el ma­nual del vehícu­lo. Es­to es cam­biar acei­te y gra­sas tam­bién se­gún lo in­di­ca­do. Re­vi­sar los neu­má­ti­cos y es­tar aten­tos a su des­gas­te. Te­ner en cuen­ta que de rom­per un neu­má­ti­co en un via­je, el trans­por­tis­ta arries­ga per­der el va­lor del flete, ya que se tra­ta de im­ple­men­tos ca­ros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.