LAS INCAUTACIONES MÁS RA­RAS EN EL AE­RO­PUER­TO DE SAN­TIA­GO

Fun­cio­na­rios del SAG han en­con­tra­do des­de li­co­res con co­bras has­ta la­gar­tos em­bal­sa­ma­dos y ves­ti­dos. A dia­rio se de­co­mi­san 350 ki­los en es­pe­cies prohi­bi­das en Me­rino Be­ní­tez.

La Hora - - Advertisement - Em­ma An­tón Cer­da

“Una de las co­sas más ra­ras que me ha to­ca­do ver han si­do fe­tos de lla­ma; pro­ve­nían de Bo­li­via y se­rían uti­li­za­dos co­mo pro­duc­to me­di­ci­nal. Ve­nían deseca­dos y fue­ron in­ter­cep­ta­dos por el ries­go zoo­sa­ni­ta­rio que re­pre­sen­ta­ba pa­ra Chi­le”, cuen­ta Cris­tián Baier, je­fe (s) de la ofi­ci­na Pa­sa­je­ros del Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro (SAG).

Y es que to­dos los días, sin ex­cep­ción, los fun­cio­na­rios del SAG Ae­ro­puer­to AMB de­co­mi­san en­tre 290 y 350 ki­los de pro­duc­tos que pue­den re­pre­sen­tar un pe­li­gro pa­ra la flo­ra y fauna que hay en Chi­le. Unos más ra­ros que otros.

“Al­gu­nos pa­sa­je­ros de Chi­na traen pro­duc­tos muy ex­tra­ños; lo úl­ti­mo que lle­gó fue un ni­do de saliva de un ave. Los pá­ja­ros ha­cen un ni­do con saliva que des­pués se so­li­di­fi­ca, y unos pa­sa­je­ros traían es­to. En­tien­do que era ca­rí­si­mo, pe­ro tu­vo que ser in­ter­cep­ta­do”, ex­pli­ca Baier.

Los pro­duc­tos re­qui­sa­dos van des­de sim­ples fru­tas, co­mo na­ran­jas, man­za­nas o man­gos, a ítems más cos­to­sos y re­bus­ca­dos, co­mo pie­les, ani­ma­les em­bal­sa­ma­dos, se­mi­llas y bul­bos.

Por ejem­plo, el li­cor de co­bra es un pro­duc­to que atrae la aten­ción de tu­ris­tas que van a Viet­nam o Laos: la be­bi­da es­tá he­cha a ba­se de al­cohol al que se le agre­ga una ser­pien­te ve­ne­no­sa (en mu­chas oca­sio­nes vi­va). La bo­te­lla, ade­más de ser de­co­ra­da por el rep­til, mu­chas ve­ces es­tá acom­pa­ña­da por un escorpión.

En la ofi­ci­na Pa­sa­je­ros ha­ce po­co tu­vie­ron que ver una piel de oce­lo­te que com­pró un via­je­ro pro­ve­nien­te de Pe­rú; en ese país ob­tu­vo el cue­ro del ani­mal muy ba­ra­to, por cer­ca de só­lo 20 dó­la­res. Ape­nas lle­gó a Chi­le, el pro­duc­to fue in­cau­ta­do por el SAG, ya que el ani­mal se en­cuen­tra pro­te­gi­do por la Con­ven­ción so­bre el Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal de Es­pe­cies Ame­na­za­das de Fauna y Flo­ra Sil­ves­tres (Ci­tes).

“To­do pro­duc­to que no se pue­de in­gre­sar al país y que es in­ter­cep­ta­do por­que no cum­ple con la nor­ma­ti­va le­gal vi­gen­te se man­da a aná­li­sis y lue­go se des­tru­ye”, agre­ga Baier. En el ca­so de pro­duc­tos de­ri­va­dos de es­pe­cies pro­te­gi­das por la Ci­tes, és­tos no pue­den ser des­trui­dos y son en­tre­ga­dos a mu­seos o re­ser­va­dos pa­ra ac­ti­vi­da­des de di­vul­ga­ción.

BRI­GA­DA CA­NI­NA

A di­fe­ren­cia de ae­ro­puer­tos de otros paí­ses, el nues­tro aún no cuen­ta con má­qui­nas que per­mi­tan es­ca­near a per­so­nas, por lo que or­ga­nis­mos co­mo el SAG o Adua­nas só­lo se limitan a re­vi­sar las ma­le­tas a tra­vés de ra­yos X.

Es por es­to que mu­chos pa­sa­je­ros que quie­ren bur­lar los con­tro­les fron­te­ri­zos uti­li­zan su pro­pio cuer­po pa­ra in­gre­sar pro­duc­tos prohi­bi­dos. Es en­ton­ces cuan­do la bri­ga­da ca­ni­na del SAG apo­ya la la­bor del or­ga­nis­mo es­ta­tal.

Pau­let­te Bae­za y Na­taly Ver­ga­ra son dos fun­cio­na­rias del SAG que tie­nen a su cui­da­do dos trabajadores pe­rru­nos: Al­vin y Li­la. Junto a ellos se en­car­gan de pa­tru­llar las ma­le­tas de los cer­ca de 14 mil pa­sa­je­ros dia­rios que cir­cu­lan por el ae­ro­puer­to.

“Una vez, otro pe­rro es­ta­ba mar­can­do la cha­que­ta de un pa­sa­je­ro y le pe­di­mos que mos­tra­ra lo que traía en el bol­si­llo. Tenía unos be­rries se­cos, pe­ro el pe­rro se­guía mar­can­do y em­pe­zó a me­ter la na­riz por la es­pal­da”, cuen­ta Ver­ga­ra.

El via­je­ro en cues­tión ves­tía una cha­que­ta con do­ble fon­do, don­de traía se­mi­llas de arán­da­nos. A ese pun­to son ca­pa­ces de de­tec­tar olo­res los 12 pe­rros que com­po­nen la bri­ga­da ca­ni­na del ae­ro­puer­to.

A pe­sar de que los ani­ma­les del SAG no es­tán en­tre­na­dos pa­ra de­tec­tar dro­gas, sí son ca­pa­ces de per­ci­bir la ma­rihua­na de­bi­do a su ori­gen ve­ge­tal.

$141.000 pue­de cos­tar, co­mo mí­ni­mo, una mul­ta por in­gre­sar pro­duc­tos prohi­bi­dos a Chi­le.

“Igual a ve­ces es in­có­mo­do, por­que mu­chas ve­ces la gen­te cuan­do tra­ta de en­trar ma­rihua­na la trae es­con­di­da en los tes­tícu­los, en­ton­ces el pe­rro em­pie­za a mar­car ahí, que lle­va al­go en la en­tre­pier­na”, de­ta­lla por su par­te Bae­za.

En­tre los ítems que sí com­pe­ten al SAG, ja­mo­nes y pro­duc­tos em­bu­ti­dos co­mo cho­ri­zos tam­bién son fá­cil­men­te de­tec­ta­dos por la bri­ga­da ca­ni­na.

Ha­ce unos me­ses, re­la­tan las fun­cio­na­rias, un pa­sa­je­ro traía pro­duc­tos que sí es­ta­ban per­mi­ti­dos en su ma­le­ta. Sin em­bar­go, cons­cien­te de otros que no te­nían per­mi­ti­do el ac­ce­so al país, el via­je­ro no en­con­tró na­da me­jor que fa­bri­car­se una es­pe­cie de cha­le­co con los cho­ri­zos.

En los ca­sos en que el pa­sa­je­ro in­ten­ta bur­lar los con­tro­les fron­te­ri­zos, el SAG pue­de apli­car una mul­ta mí­ni­ma de 3 UTM ($47.066). Un pa­sa­je­ro que in­ten­tó en­trar ocho plan­tas de arán­da­nos en el año 2016, lue­go de ser de­tec­ta­do por uno de los ca­nes, fue san­cio­na­do con una mul­ta de 30 UTM ($1.377.000 de la épo­ca).

IN­FOR­MA­CIÓN

Hay co­sas que ba­jo nin­gún mo­ti­vo pue­den en­trar al país, co­mo la miel, pues­to que si bien uno la pue­de con­su­mir, los res­tos que que­dan en el fras­co que uno bo­ta a la basura pue­den con­te­ner en­fer­me­da­des que pue­den ser con­ta­gio­sas pa­ra in­sec­tos del país.

En­ton­ces, ¿qué pue­de in­gre­sar a Chi­le? Por más am­bi­gua que pue­da pa­re­cer la res­pues­ta, los pro­duc­tos que no cum­plen los re­qui­si­tos de Chi­le no pue­den en­trar, to­do de­pen­de de los per­mi­sos y los re­que­ri­mien­tos que so­li­ci­te nues­tro país pa­ra de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos y de­ter­mi­na­das na­cio­nes.

Por ejem­plo, si trae una plan­ta que en­con­tró du­ran­te sus va­ca- cio­nes, lo más pro­ba­ble es que no la pue­da in­gre­sar. Sin em­bar­go, si se in­for­ma an­tes so­bre la plan­ta, y ave­ri­gua cuá­les son los re­que­ri­mien­tos chi­le­nos pa­ra in­gre­sar­la, po­dría con­se­guir los per­mi­sos co­rres­pon­dien­tes.

“Siem­pre es­tá en el áni­mo del Ser­vi­cio dar in­for­ma­ción. Hay pa­sa­je­ros que nos man­dan co­rreos de Eu­ro­pa, por ejem­plo, con que quie­ren traer de­ter­mi­na­do pro­duc­to y ad­jun­tan una fo­to. No­so­tros bus­ca­mos y si no se pue­de, con­tes­ta­mos di­cien­do que es me­jor no traer­lo por­que no va a po­der in­gre­sar, o bien que se pue­de in­gre­sar, pe­ro de­be traer ta­les y ta­les per­mi­sos”, in­di­ca Baier.

En la pá­gi­na del SAG (www.SAG.cl) se pue­de lle­nar un for­mu­la­rio de con­tac­to con las con­sul­tas per­ti­nen­tes, el cual de­be ser res­pon­di­do a la bre­ve­dad por la Ofi­ci­na de In­for­ma­cio­nes, Re­cla­mos y Su­ge­ren­cias. Ade­más, tam­bién se pue­de en­viar un co­rreo di­rec­ta­men­te a

La bri­ga­da ca­ni­na es clave pa­ra de­tec­tar pro­duc­tos prohi­bi­dos.

Li­cor de co­bra.

Col­mi­llos de mar­fil.

Col­gan­te de mur­cié­la­go deseca­do.

La­gar­to em­bal­sa­ma­do y ves­ti­do.

Una so­la pie­za de la piel de un lo­bo com­ple­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.