Ca­ra­bi­ne­ros alla­nó re­cin­tos ecle­siás­ti­cos por ca­sos de abu­sos

Iné­di­tos ope­ra­ti­vos po­li­cia­les fue­ron en­ca­be­za­dos por el fis­cal re­gio­nal de O’Hig­gins.

La Hora - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Mien­tras el de­le­ga­do pa­pal Char­les Sci­clu­na pre­pa­ra­ba en la ma­ña­na de ayer su reunión con el fis­cal na­cio­nal, Jor­ge Ab­bott, di­cien­do que el Va­ti­cano coope­ra­rá en las in­ves­ti­ga­cio­nes de la jus­ti­cia chi­le­na por­que los abu­sos de me­no­res no son só­lo “de­li­tos ca­nó­ni­cos sino tam­bién de­li­tos ci­vi­les”, en Ran­ca­gua y San­tia­go el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co di­ri­gía la in­cau­ta­ción de do­cu­men­tos ecle­siás­ti­cos so­bre ca­sos de abu­sos de me­no­res.

Se­gún pu­bli­có ayer el dia­rio La Ter­ce­ra, es­tos iné­di­tos ope­ra­ti­vos se ha­brían ori­gi­na­do en ma­yo, cuan­do la fis­ca­lía re­gio­nal so­li­ci­tó al obis­po de esa ciu­dad, Alejandro Goic, que en­tre­ga­ra to­dos los re­gis­tros de in­ves­ti­ga­cio­nes ini­cia­das so­bre abu­sos des­de 2007 a la fe­cha. De acuer­do a la ver­sión de pren­sa, Goic ha­bría pe­di­do au­to­ri­za­ción al Va­ti­cano, la que fue de­ne­ga­da.

Es­to con­tras­ta con la dis­po­si­ción ma­ni­fes­ta­da ayer mis­mo por Sci­clu­na, en­via­do es­pe­cial del Pa­pa Fran­cis­co pa­ra apo­yar a las dió­ce­sis chi­le­nas (téc­ni­ca y ju­di­cial­men­te) pa­ra afron­tar el es­cán­da­lo por los ca­sos de abu­sos de me­no­res y de po­der que tie­nen en cri­sis a la igle­sia lo­cal.

“De­be­mos co­mo Igle­sia co­la­bo­rar con la jus­ti­cia ci­vil”, ha­bía di­cho el ar­zo­bis­po de Mal­ta.

La cabeza de la igle­sia chi­le­na, el ar­zo­bis­po de San­tia­go, Ri­car­do Ez­zat­ti, tam­bién se mos­tró dis­pues­to a coope­rar con la jus­ti­cia ci­vil. So­bre los ope­ra­ti­vos, Ez­zat­ti apun­to: “Se en­tre­gó to­da la do­cu­men­ta­ción so­li­ci­ta­da”.

En tan­to, el fis­cal re­gio­nal de O’Hig­gins, Emiliano Arias, quien en­ca­be­zó las in­da­ga­to­rias que lle­vó a ca­bo el OS-9 de Ca­ra­bi­ne­ros acla­ró, a mo­do de re­su­men, que “en Chi­le to­dos es­ta­mos so­me­ti­dos a la jus­ti­cia or­di­na­ria, to­dos, to­das las per­so­nas”.

Y pre­ci­só que las di­li­gen­cias rea­li­za­das en re­cin­tos ecle­siás­ti­cos

“El ob­je­ti­vo de las di­li­gen­cias es pes­qui­sar de­li­tos con­tra me­no­res de edad que aún no es­tén pres­cri­tos”.

Emiliano Arias, fis­cal re­gio­nal de O’Hig­gins.

de Ran­ca­gua y San­tia­go tu­vie­ron por mi­sión “pes­qui­sar de­li­tos con­tra me­no­res de edad que en es­te ca­so aún no es­tén pres­cri­tos”.

REUNIÓN

To­da la dis­po­si­ción mos­tra­da por los re­pre­sen­tan­tes re­li­gio­sos ha­bría si­do ma­ni­fes­ta­da tam­bién en el en­cuen­tro que más tar­de sos­tu­vie­ron Sci­clu­na y Ab­bott en la Nun­cia­tu­ra Apos­tó­li­ca.

“Vi­ni­mos fun­da­men­tal­men­te en bús­que­da de co­la­bo­ra­ción pa-

ra las in­ves­ti­ga­cio­nes que no­so­tros es­ta­mos lle­van­do ade­lan­te, que di­cen re­la­ción con abu­so que han su­fri­do fun­da­men­tal­men­te me­no­res por per­so­nas li­ga­das a la Igle­sia”, se­ña­ló Ab­bott.

Di­jo com­par­tir “con mon­se­ñor Sci­clu­na la ne­ce­si­dad ab­so­lu­ta de la coope­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do de Chi­le pa­ra efec­tos de ha­cer avan­zar las in­ves­ti­ga­cio­nes y po­der es­ta­ble­cer quié­nes son los res­pon­sa­bles e ins­tar por el cas­ti­go de los mis­mos”.

Pe­ro acla­ró que la jus­ti­cia in­ves­ti­ga­rá aún cuan­do no sea po­si­ble con­de­nar a los agre­so­res por­que los he­chos es­tén pres­cri­tos y que, en ese sen­ti­do, se lla­ma­rá a de­cla­rar a cual­quier miem­bro de la Igle­sia de ser ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.