Ro­jos

La Hora - - En2minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Era pa­ra no creer en el hu­mor del des­tino. Las va­ca­cio­nes que con tan­to tiem­po Re­né ha­bía pro­gra­ma­do a Sevilla pa­ra co­no­cer a la fa­mi­lia de su no­via cal­za­ban exac­tas con los par­ti­dos de Chi­le en el Mun­dial. Pe­ro eso no era to­do ni lo peor. Lo gra­ve es que el due­lo con­tra Es­pa­ña era el mis­mo día en que a Re­né lo es­ta­rían es­pe­ran­do los Mu­ñiz Al­ber­di, en el 13 de Ca­lle Lar­ga, con co­ci­do an­da­luz y una pa­ren­te­la abun­dan­te y fa­mo­sa por ago­tar en oca­sio­nes co­mo és­ta las re­ser­vas lo­ca­les de vino man­za­ni­lla. En ca­mino a que Re­né cum­plie­ra con el ri­to, ella se lo si­guió ad­vir­tien­do va­rias ve­ces. Na­da de dis­cu­tir por fút­bol, que lo hi­cie­ra por los años jun­tos.

Ese 18 de ju­nio de 2014, Re­né en­tró por la puer­ta de esa ca­sa re­ci­bien­do be­sos de gen­te que nun­ca ha­bía vis­to. En el pa­tio, los pa­rien­tes lo sa­cu­die­ron a abra­zos y lo sen­ta­ron cer­ca de la te­le. Al­gu­nos se bur­la­ron de an­te­mano, por la ver­da­de­ra Ro­ja, por los go­les que re­ci­bi­ría Chi­le a ma­nos del cam­peón mun­dial. Pe­ro la ale­gría du­ró po­co. Gol… Gol de Chi­le… Gol de Var­gas… A Re­né se le es­ca­pó un gri­to a me­dias que su­po aho­gar yen­do a bus­car al­go inexis­ten­te a la co­ci­na.

De la ra­bia de la fa­mi­lia, que iba cre­cien­do con­for­me el manzanillo re­vo­lo­tea­ba en la san­gre, no se sal­va­ba el ár­bi­tro, ni la can­cha, ni los chi­le­nos co­ña­zos que ha­cían tiem­po fin­gien­do do­lo­res. Re­né aguan­ta­ba. Por ella, por los años jun­tos. Pe­ro ese des­tino que no se en­tien­de qui­so que Arán­guiz pu­sie­ra el dos a ce­ro an­tes del des­can­so y lo que vino des­pués fue lo inevi­ta­ble. Aho­ra, Re­né lo cuen­ta y se ríe co­mo si otro hu­bie­ra sal­ta­do so­bre la me­sa llo­ran­do de ale­gría, man­chan­do a to­dos de vino y or­gu­llo, gri­tán­do­les el gol en sus ca­ras, sa­cán­do­les la ma­dre, arran­can­do de esa fa­mi­lia que lo per­si­guió pa­ra mo­ler­lo a pa­ta­das, ale­ján­do­se pa­ra siem­pre de los gri­tos de una no­via que ya se le ha ol­vi­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.