LA IN­CREÍ­BLE HIS­TO­RIA DEL PRI­MER CLUB HAI­TIANO EN CHI­LE

El De­por­ti­vo se des­pla­za al par­que Ber­nar­do Leigh­ton de Es­ta­ción Cen­tral pa­ra vi­vir el due­lo en­tre el Cruz Azul, un equi­po for­ma­do só­lo por in­mi­gran­tes hai­tia­nos, in­clui­dos dos fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les del país is­le­ño, y el Cai­ma­nes de Ve­ne­zue­la. Un part

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - De­nís Fer­nán­dez

Cuan­do a Va­len­tin Ace (46), un pro­fe­sor de ar­tes mar­cia­les hai­tiano ra­di­ca­do en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, le di­je­ron que en Chi­le su pro­yec­to te­nía mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de pros­pe­rar, no lo du­dó ni si­quie­ra una vez. Re­ci­bió una car­ta de in­vi­ta­ción de ma­nos de un ami­go, se subió a un avión jun­to a tres de sus ju­ga­do­res y so­bre­vo­ló en si­len­cio los 5.778 ki­ló­me­tros que se­pa­ran San­to Do­min­go de San­tia­go. Co­rría el año 2014 cuan­do arri­bó a la ca­pi­tal chi­le­na.

Son las 13.30 de la tar­de en la ol­vi­da­da Po­bla­ción Los No­ga­les de Es­ta­ción Cen­tral y en la cas­ti­ga­da can­cha del Par­que Ber­nar­do Leigh­ton es­tá a pun­to de co­men­zar un par­ti­do de fútbol. Va­len­tín Ace se en­cuen­tra de­te­ni­do en uno de los la­te­ra­les del te­rreno de jue­go. “Es­te club tie­ne seis años, tres años de vi­da en San­to Do­min­go y tres años en Chi­le. Yo lo fun­dé allá, pe­ro el go­bierno en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na no le da­ba mu­chas opor­tu­ni­da­des a los in­mi­gran­tes pa­ra ha­cer de­por­te. No­so­tros ju­gá­ba­mos los par­ti­dos es­con­di­dos, por­que la in­mi­gra­ción es un asunto pro­ble­má­ti­co allá”, co­mien­za a re­la­tar pa­ra El De­por­ti­vo el fun­da­dor y pre­si­den­te del Cruz Azul de Hai­tí, el pri­mer equi­po ama­teur del país for­ma­do ín­te­gra­men­te por in­mi­gran­tes de aque­lla na­ción ca­ri­be­ña. Un equi­po con nom­bre me­xi­cano, san­gre hai­tia­na y fi­lia­ción chi­le­na. Una au­tén­ti­ca oda al mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y la in­te­gra­ción so­cial.

El Cruz Azul de Hai­tí, bau­ti­za­do así por la apa­sio­na­da devoción que Va­len­tin sien­te por el con­jun­to me­xi­cano del mis­mo nom­bre (en el que hoy mi­li­tan has­ta cua­tro ju­ga­do­res chi­le­nos) com­pi­te se­ma­nal­men­te en el Cam­peo­na­to de In­mi­gran­tes de San­tia­go. Hoy, sin em­bar­go, co­mo ca­da sá­ba­do, se dis­po­ne a dispu­tar un par­ti­do de en­tre­na­mien­to, pe­ro su ri­val, el Cai­ma­nes FC, es­tá for­ma­do tam­bién en su to­ta­li­dad (iro­nías de la vi­da o de la globalización) por fut­bo­lis­tas ex­tran­je­ros. Se tra­ta de un club 100% ve­ne­zo­lano, na­ci­do tam­bién de la fu­ga, de la eva­sión. O al me­nos es así co­mo da en de­fi­nir­lo su ar­que­ro, Gio­van­ni Ba­rra­gán, un ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas de 30 años que ate­rri­zó en Chi­le ha­ce 20 me­ses, es­ca­pan­do del cli­ma de ga­lo­pan­te in­se­gu­ri­dad en que se ha­lla in- mer­so el país. “Yo te pue­do de­cir que ten­go 20, 30 ó 40 ami­gos que han si­do víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia en mi país, y cuan­do te di­go víc­ti­mas es que fue­ron ase­si­na­dos. Y ob­via­men­te tam­bién es­tá el te­ma de la es­ca­sez y la si­tua­ción po­lí­ti­ca. To­dos los que es­ta­mos acá sa­li­mos hu­yen­do”, ex­pli­ca, an­tes de agre­gar: “Y es­to nos ayu­da a man­te­ner­nos un po­co más uni­dos la co­mu­ni­dad ve­ne­zo­la­na y a in­te­grar­nos con el res­to de in­mi­gran­tes que es­tán en Chi­le”.

El irre­gu­lar es­ta­do del cés­ped, la au­sen­cia de lí­neas pa­ra de­li­mi­tar los már­ge­nes del rec­tán­gu­lo de jue­go y la des­nu­dez de los ar­cos, no fa­vo­re­cen en ex­ce­so el es­pec­tácu­lo, pe­ro a las 13.30 ho­ras de la tar­de y ba­jo el nu­bla­do cie­lo de San­tia­go, la pe­lo­ta echa a ro­dar. Y el par­ti­do es una au­tén­ti­ca fies­ta, den­tro y fue­ra de la can­cha. Trans- cu­rri­dos diez mi­nu­tos, lle­ga la aper­tu­ra de la cuen­ta por par­te del cua­dro ve­ne­zo­lano. Y Fran­co­is Ker­lin, ar­que­ro del Cruz Azul que si­gue el de­sa­rro­llo del en­cuen­tro des­de la ban­da, rea­li­za un ges­to de fas­ti­dio. Y emi­te al­gún im­pro­pe­rio en kre­yol, la len­gua crio­lla de los hai­tia­nos.

Ker­lin lle­va un año y cua­tro me­ses vi­vien­do en Chi­le, tra­ba­ja co­mo ayu­dan­te en una em­pre­sa de ca­mio­nes, vi­ve en In­de­pen­den­cia jun­to a otros cin­co com­pa­trio­tas en una ca­sa que lle­va sin su­mi­nis­tro eléc­tri­co des­de ju­nio y jue­ga en la Má­qui­na Ce­les­te hai­tia­na des­de el mis­mo día de su lle­ga­da. La se­ma­na pró­xi­ma lo ope­ra­rán de los me­nis­cos, por lo que su pre­sen­cia en la can­cha es­tá des­car­ta­da. En su Hai­tí na­tal, el guar­da­me­ta mi­li­ta­ba en un equi­po de Se­gun­da, pe­ro no se plan­tea aho­ra tra­tar de ga­nar- se la vi­da con una pe­lo­ta de fútbol. “Acá tra­ba­jo de 9 de la ma­ña­na a 7 de la tar­de, to­dos los días. Co­bro 320 lu­cas, pe­ro son mu­chas ho­ras de tra­ba­jo co­mo pa­ra pen­sar en vi­vir del fútbol”, ex­pli­ca son­rien­do.

El con­jun­to hai­tiano, que se en­cuen­tra hoy sin en­tre­na­dor de­bi­do a la au­sen­cia de su DT, Ju­de Louis, por mo­ti­vos la­bo­ra­les, rea­li­za al­gu­nas sus­ti­tu­cio­nes en el en­tre­tiem­po. Y es en­ton­ces cuan­do entra en es­ce­na Si­mon Jean Gardy, un es­cu­rri­di­zo de­lan­te­ro de 19 años que has­ta ha­ce po­co más de 15 me­ses mi­li­ta­ba en un equi­po de la Pri­me­ra Di­vi­sión hai­tia­na. “En mi país ju­ga­ba en Pri­me­ra Di­vi­sión, pe­ro aquí no ten­go equi­po por­que no sé dón­de bus­car una prue­ba. Soy jo­ven to­da­vía, ten­go ca­pa­ci­dad y den­tro de cin­co me­ses voy a te­ner tam­bién el car­né de­fi­ni­ti­vo. To­da­vía pue­do me­jo­rar mu­cho”, pro­cla­ma el fut­bo­lis­ta, que tra­ba­ja co­mo jar­di­ne­ro en el Par­que O’Hig­gins, vi­ve con su her­mano en una di­mi­nu­ta vi­vien­da de la Po­bla­ción La Vic­to­ria y con­si­gue aho­ra em­pa­tar el cho­que des­de el pun­to pe­nal tan so­lo cin­co mi­nu­tos des­pués de su in­gre­so.

Con ta­blas en el tan­tea­dor, uno de los ayu­dan­tes de Ace, en­vuel­to en una ban­de­ra hai­tia­na que re­za en fran­cés: “L’union fait la for­ce” (“la unión ha­ce la fuer­za”), en­cien­de su gi­gan­tes­co par­lan­te pa­ra ame­ni­zar con mú­si­ca au­tóc­to­na (una suer­te de mez­cla en­tre hip-hop, reguetón y sonidos tri­ba­les) la rec­ta fi­nal del due­lo. Y los su­plen­tes del Cruz Azul bai­lan por pu­ra y vi­tal iner­cia.

Cuan­do el re­loj mar­ca ya las 14.30 y el due­lo ha vuel­to a reanu­dar­se lue­go de que la pre­sen­cia en el área vi­no­tin­to de un ni­ño de unos cin­co años ele­van­do un vo­lan­tín for­za­se su de­ten­ción mo­men­tá­nea, el equi­po hai­tiano-ce­men­te­ro logra el tan­to del triun­fo. El au­tor de la con­quis­ta es, ade­más, un an­ti­guo ju­ga­dor del Ajax de Hai­tí, otro equi­po ama­teur de Es­ta­ción Cen­tral 100% hai­tiano. Co­mo el Mó­na­co de Hai­tí, el ter­ce­ro de la lis­ta y el de más re­cien­te crea­ción, que ame­na­za aho­ra la he­ge­mo­nía en la co­mu­na del Cruz Azul, el em­brión de to­dos ellos. “Ajax de Hai­tí y Mó­na­co de Hai­tí sa­lie­ron de den­tro del Cruz Azul de Hai­tí. Y so­mos ami­gos, no ri­va­les, pe­ro creo que jun­tos avan­za­ría­mos más rá­pi­do”, re­fle­xio­na Va­len­tin Ace, quien co­men­zó a amar el fútbol en los años 90 -di­ce- “por el me­xi­cano Jor­ge Cam­pos y el chi­leno Iván Za­mo­rano”, y que hoy, aun­que no ha lo­gra­do to­da­vía vi­vir de ello (co­mo un día le ha­bían pro­me­ti­do) sí que tie­ne la sen­sa­ción de que su pro­yec­to ha pros­pe­ra­do.

“Marc Cro­sas, un ju­ga­dor del Cruz Azul de Mé­xi­co, co­no­ció nues­tra his­to­ria y nos en­tre­gó ca­mi­se­tas del equi­po pa­ra ju­gar. Y aho­ra te­ne­mos que tra­ba­jar pa­ra de­vol­ver el ca­ri­ño. Aquí hay ju­ga­do­res que eran pro­fe­sio­na­les en Hai­tí, que tie­nen ni­vel, pe­ro te­ne­mos que tra­ba­jar en otras pe­gas pa­ra te­ner equi­li­brio. Yo tra­ba­jo co­mo au­xi­liar de aseo en un hos­pi­tal, pe­ro es me­jor que vi­vir en Hai­tí, por­que allí siem­pre el pue­blo va a te­ner una tor­men­ta en la ca­be­za”, ex­pli­ca el pre­si­den­te. Y des­pués sen­ten­cia: “Yo vi­ne por el fútbol a Chi­le, el fútbol me tra­jo, ten­go un pri­mo aquí, pe­ro es­tos ju­ga­do­res son mi fa­mi­lia”. A las 14.40 sue­na el pi­ta­zo fi­nal. El Cruz Azul de Hai­tí se ha im­pues­to por 2-1 y el sol bri­lla aho­ra con fuer­za en la Po­bla­ción Los No­ga­les de Es­ta­ción Cen­tral.

El Cruz Azul de Hai­tí na­ció en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en 2011. Va­len­tin Ace lo tra­jo a Chi­le en 2014. El equi­po lle­va sie­te pun­tos de nue­ve posibles en el ac­tual Cam­peo­na­to de In­mi­gran­tes. El año pa­sa­do, Cruz Azul, por me­dia­ción de su ju­ga­dor Marc Cro­sas, en­vío equi­pa­ción a sus ho­mó­ni­mos hai­tia­nos. El pri­mer equi­po 100% hai­tiano de Chi­le jue­ga y en­tre­na en la Po­bla­ción Los No­ga­les de Es­ta­ción Cen­tral. En es­ta co­mu­na exis­ten ya otros dos clu­bes ama­teur in­te­gra­dos por hai­tia­nos: Ajax de Hai­tí y Mó­na­co de Hai­tí.

Un lan­ce del en­cuen­tro en­tre hai­tia­nos y ve­ne­zo­la­nos.

Va­len­tin Ace, fun­da­dor del Cruz Azul, son­rien­te al tér­mino del par­ti­do.

El plan­tel al com­ple­to del Cruz Azul de Hai­tí, for­man­do el pa­sa­do sá­ba­do en la can­cha del par­que Ber­nar­do Leigh­ton de Es­ta­ción Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.