Ho­yos va al Mo­nu­men­tal

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / 4ª FECHA DEL TRANSICIÓN - Fe­li­pe POR Hur­ta­do H.

An­tes de ir a lo me­du­lar, al­gu­nos apun­tes so­bre el tra­ba­ja­do triun­fo de la U so­bre Hua­chi­pa­to. Uno. La im­por­tan­cia ofensiva de Jean Beau­se­jour. A di­fe­ren­cia de lo que ve­nía ocu­rrien­do en es­te tor­neo, en es­pe­cial la de­rro­ta en Qui­llo­ta, el la­te­ral fue cons­tan­te y pro­fun­do en sus des­cuel­gues, con lo que su equi­po tu­vo la pro­fun­di­dad que se le ex­tra­ña­ba des­de la cam­pa­ña pa­sa­da.

Dos. Mau­ri­cio Pi­ni­lla es­tu­vo más cer­ca del gol que en sus pre­sen­ta­cio­nes pre­vias, pe­ro tras un par de oca­sio­nes fa­lla­das se pu­so an­sio­so, se ce­gó y ter­mi­nó pro­ban­do de cual­quier for­ma y lu­gar.

Tres. Una du­da. Se en­ten­día cuan­do re­cién lle­gó, pe­ro a es­ta al­tu­ra me re­pi­ten por qué Da­vid Pi­za­rro no pue­de ser ti­tu­lar.

Cua­tro. Ye­fer­son So­tel­do es una de las fi­gu­ras más in­tere­san­tes del cam­peo­na­to. Su ve­lo­ci­dad, dri­bling, vi­sión y pe­ga­da lo ha­cen un ju­ga­dor lleno de ta­len­to y pe­li­gro.

Cin­co. Por con­tra­par­ti­da, Ra­fael Ca­ro­ca es un buen vo­lan­te, pe­ro co­mo la­te­ral de­re­cho nau­fra­ga an­te ha­bi­li­do­sos co­mo So­tel­do.

Úl­ti­mo. Las con­ti­nuas equi­vo­ca­cio­nes ar­bi­tra­les (en es­te par­ti­do, el evi­den­te off­si­de de Bo­se en el se­gun­do gol azul) vuel­ven im­pe­ra­ti­va ini­ciar las ges­tio­nes pa­ra que el VAR se in­cor­po­re al cam­peo­na­to. Y sin re­cla- mos por par­te de los que pre­fie­ren los ye­rros a la jus­ti­cia en el fútbol.

Aho­ra, a lo que vie­ne: el Su­per­clá­si­co. Des­de 2001 has­ta aquí, la U ha lle­ga­do al Mo­nu­men­tal a en­fren­tar a Co­lo Co­lo con gran­des en­tre­na­do­res, otros me­dio­cres y tam­bién de esos so­sos que no de­jan na­da. Lo hi­zo con gran­des equi­pos, otros no tan­to y al­gu­nos fran­ca­men­te dé­bi­les. A ve­ces lo hi­zo con bue­nos an­te­ce­den­tes, otros ape­nas re­gu­la­res.

El re­sul­ta­do fue el mis­mo: no ga­nó. Eso le pe­sa y la mar­ca ca­da vez que apa­re­ce por Ma­cul. Por­que lo que pa­ra los azu­les es un las­tre que con los años se ha­ce ca­da vez más pe­sa­do, pa­ra los al­bos es un sím­bo­lo que de­fien­den a muer­te. Y eso se ha re­fle­ja­do en la can­cha.

A Án­gel Gui­ller­mo Ho­yos se le pre­sen­ta el desafío de ter­mi­nar con ese trau­ma. Tie­ne to­do a su fa­vor. Un tí­tu­lo, un equi­po que, más allá de par­ti­dos bue­nos o ma­los, cree en su jue­go y esa paz in­te­rior que le trans­mi­te a sus di­ri­gi­dos, tan ne­ce­sa­ria en es­ce­na­rios co­mo es­te. Ade­más, es­tá el aña­di­do del com­pli­ca­do pre­sen­te de Co­lo Co­lo.

Pue­de pa­re­cer un ob­je­ti­vo se­cun­da­rio, da­do que el par­ti­do no de­fi­ne na­da, pe­ro es­ta ra­cha ha du­ra­do de­ma­sia­do, no se con­di­ce con los éxi­tos ins­ti­tu­cio­na­les en es­te pe­río­do y ha in­cli­na­do la ri­va­li­dad ca­si obs­ce­na­men­te a fa­vor de los al­bos. Dar­le un cor­te a no es po­ca co­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.