Co­lo Co­lo pa­sa la má­qui­na

Los al­bos go­lea­ron a la U en la edición 182 del Su­per­clá­si­co del fút­bol chi­leno. Es­te­ban Pa­re­des, con un tri­ple­te his­tó­ri­co, fue el due­ño de la fies­ta en Ma­cul, con gran­des so­cios co­mo Val­dés y Valdivia. El cam­peón chi­leno fue una lá­gri­ma en el Mo­nu­men­tal

La Tercera - El Deportivo - - SPORTS - Cris­tián Caa­ma­ño

Pa­san los años y la his­to­ria no cam­bia. No im­por­tan los in­tér­pre­tes, aun­que va­rios vie­nen acu­mu­lan­do fes­te­jos por mon­to­nes en es­ta cla­se de par­ti­dos. Tam­bién otros mul­ti­pli­can mal­di­cio­nes, a es­ta al­tu­ra, ca­si agó­ni­cas. Menos va­le la si­tua­ción fut­bo­lís­ti­ca y aními­ca de uno y otro. Sea co­mo sea, Co­lo Co­lo siem­pre ter­mi­na fes­te­jan­do en la ca­ra de Uni­ver­si­dad de Chi­le en el Mo­nu­men­tal. Así de sim­ple.

Pa­re­ce un li­bre­to es­cri­to de an­te­mano. Que ade­más su­gie­re va­rios ca­pí­tu­los des­ta­ca­dos: Pa­re­des gri­tan­do go­les co­mo si fue­sen abra­zos de Año Nue­vo; Val­dés con­vir­tién­do­se en ge­nio y fi­gu­ra cuan­do más lo ne­ce­si­ta su equi­po; He­rre­ra yen­do a re­co­ger inexo­ra­ble­men­te ba­lo­nes den­tro de su pro­pio ar­co, te­nién­do­se que tra­gar su fra­ses ha­bi­tua­les an­tes de ca­da cho­que; Ro­drí­guez y Lo­ren­zet­ti in­ca­pa­ces de re­sol­ver los pro­ble­mas fut­bo­lís­ti­cos del ri­val. Ya van 16 años sin que los azu­les se­pan de ale­grías y pa­re­ce que es ho­ra de cam­biar el men­sa­je. Y por qué no, a al­gu­nos in­tér­pe­tes que só­lo su­man frus­tra­cio- nes en Ma­cul en es­ta ver­da­de­ra con­de­na bru­tal que pa­de­ce el equi­po uni­ver­si­ta­rio.

Co­mo siem­pre, en Co­lo Co­lo aso­ma­ron los ex­pe­ri­men­ta­dos pa­ra mar­car di­fe­ren­cias. Enor­mes en to­do sen­ti­do. Sa­bien­do có­mo y qué ha­cer en ca­da pa­sa­je. Al­go que en el ri­val nin­guno de los lla­ma­dos gran­des reali­zó. No apa­re­cie­ron Beau­se­jour, ni Ja­ra, ni Sey­mour. Ni ha­blar de los re­fe­ren­tes He­rre­ra, Ro­drí­guez o Lo­ren­zet­ti. Fue una pe­lí­cu­la re­pe­ti­da en es­ta cla­se de par­ti­dos en Ma­cul, don­de los de blan­co pa­re­cen gi­gan­tes y los de azul, tier­nos enani­tos dis­pues­tos al sa­cri­fi­cio.

Co­lo Co­lo le pa­só la má­qui­na a la U ca­si sin des­pei­nar­se. Por­que en menos de 20 mi­nu­tos ya es­ta­ba en ven­ta­ja, apro­ve­chan­do erro­res en la sa­li­da del fon­do azul. Ni si­quie­ra se preo­cu­pó de pe­lear la po­se­sión del ba­lón. Pa­ra qué, si la lec­tu­ra del par­ti­do es­ta­ba cla­ra. Con es­pa­cios, Val­dés y Valdivia des­tro­za­ron el plan de Ho­yos de sa­lir a pre­sio­nar arri­ba. Por­que ape­nas cru­za­ban esa pri­me­ra lí­nea, los vo­lan­tes al­bos en­con­tra­ban una pis­ta de ae­ro­puer­to sin ri­va­les en­fren­te pa­ra de­ci­dir qué ha­cer. Así na­ció por ejem­plo el se­gun­do gol, obra de Pa­ja­ri­to, que re­co­rrió se­sen­ta me­tros an­tes que Ja­ra re­cién lo pu­die­ra en­fren­tar en su pro­pia área. Así, con to­do el ar­co de fren­te, de­ci­dió con un zur­da­zo es­qui­na­do ba­tir a He­rre­ra.

Ahí que­dó sen­ten­cia­do el par­ti­do por más que Ho­yos y sus pu­pi­los mos­tra­ran tí­mi­das se­ña­les de se­guir pe­lean­do. La U só­lo pa­re­cía pre­pa­ra­da pa­ra pre­sio­nar y di­vi­dir. Pa­ra ga­nar a lo gua­po. Pe­ro con el ba­lón, nun­ca su­po có­mo ju­gar el par­ti­do. Y eso fi­nal­men­te es lo que im­por­ta, más allá de que siem­pre se de­be te­ner un es­pí­ri­tu de lu­cha vi­vo pa­ra es­ta cla­se de par­ti­dos.

Las pér­di­das de sus me­dio­cam­pis­tas, en­ca­be­za­dos por Lo­ren­zet­ti y Sey­mour, se mul­ti­pli­ca­ban en cam­po ri­val, fa­ci­li­tán­do­le la la­bor al fon­do co­lo­co­lino, que sal­vo el des­cuen­to de Pi­ni­lla, que vino tras un lan­za­mien­to de es­qui­na, no pa­só zo­zo­bras. Ni ha­blar de al­gu­na ata­ja­da de Orión. Eso re­fle­ja cla­ra­men­te la nu­la pro­fun­di­dad de un equi­po que si­gue sin en­con­trar el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to en ataque.

En­ton­ces, sin pro­ble­mas de­fen­si­vos que re­sol­ver, bien to­ma­dos los de­lan­te­ros azu­les, só­lo era co­sa de es­pe­rar un nue­vo error en el fon­do de la U. Y és­te vino de par­te de uno que vie­ne des­con­cen­tra­do ha­ce va­rias se­ma­nas. Gon­za­lo Ja­ra qui­so sa­lir ju­gan­do con un com­pa­ñe­ro an­tes que bus­car a He­rre­ra y en su in­ten­to se ca­yó, dán­do­le en ban­de­ja el ba­lón a Val­dés, quien sin egoís­mo le de­jó ser­vi­do el gol a Pa­re­des, quien agran­dó su le­yen­da en los clá­si­cos.

Pe­ro si al­go le fal­ta­ba al par­ti­do era la úl­ti­ma ca­rre­ra de Pa­re­des. Una ca­rre­ra a la in­mor­ta­li­dad, con Vil­ches co­mo es­pec­ta­dor de lu­jo subido a sus es­pal­das. Co­mo si to­dos su­pie­ran có­mo iba a ter­mi­nar la his­to­ria. Ya lo ha­bía di­cho el pro­pio go­lea­dor en la pre­via, que no iban a per­der el Su­per­clá­si­co. Lo que no acer­tó es que ter­mi­na­ria su me­dio­día de gloria con un tri­ple­te his­tó­ri­co, pa­ra con­ver­tir­se en el má­xi­mo go­lea­dor de los al­bos en es­ta cla­se de par­ti­dos. Y con la U de ro­di­lla, pi­dien­do cle­men­cia y con los bra­zos aba­jo. La his­to­ria es­ta­ba es­cri­ta de an­te­mano. Só­lo fal­ta­ba que el 7 del Ca­ci­que le pu­sie­ra la fir­ma.

Jai­me Val­dés sa­ca el zur­da­zo que de­cre­ta­rá el 2-0 par­cial pa­ra los al­bos en el su­per­clá­si­co. Ja­ra, Vil­ches y Re­yes só­lo mi­ran a Pa­ja­ri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.