Ha­mil­ton ame­na­za

El piloto in­glés se que­dó con el Gran Premio de Bél­gi­ca al ga­nar en Spa-Fran­cor­champs. La his­tó­ri­ca con­se­gui­da el sá­ba­do fue cla­ve ya que Se­bas­tian Vet­tel, y un ca­da vez más po­ten­te Fe­rra­ri, no le per­dió el ras­tro du­ran­te to­da la ca­rre­ra.

La Tercera - El Deportivo - - SPORTS - Juan B. Mar­chant

Spa-Fran­cor­champs es un cir­cui­to que reúne ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les, al­zán­do­se co­mo el pre­di­lec­to pa­ra mu­chos pi­lo­tos. Las co­li­nas y el pai­sa­je ver­do­so que lo ro­dean ha­cen de aquel fa­vo­ri­tis­mo al­go ló­gi­co. In­clu­so un río de agua ro­ji­za lo ti­ñe con pe­cu­lia­ri­dad. Pe­ro son sus cur­vas y rec­tas las que ha­cen de Spa un de­lei­te pa­ra el que ma­ne­ja co­mo pa­ra el que ob­ser­va. Un pla­cer te­me­ra­rio, ca­si cul­pa­ble, ya que de se­gu­ro no tie­ne na­da.

Fue aquí don­de Mi­chael Schu­ma­cher hi­zo su de­but en Fór­mu­la Uno, y se­ría en Bél­gi­ca don­de Le­wis Ha­mil­ton se enamo­ra­ría de la ve­lo­ci­dad. Co­rría el año 1996 y asis­tió a Spa con su fa­mi­lia pa­ra ver, por pri­me­ra vez, un Gran Premio.

Des­pués de 21 años, aquel ni­ño bri­tá­ni­co pa­sa­ría de es­pec­ta­dor a le­yen­da. “Es­tu­ve por pri­me­ra vez aquí, en­tre el pú­bli­co, con mi pa­dre, cuan­do no éra­mos na­die y mi sue­ño era lle­gar aquí. Así que a to­dos los que tie­nen es­te sue­ño, crean en us­te­des mis­mos”, le di­jo al pú­bli­co des­de el po­dio.

No so­lo igua­la­ría el ré­cord de 68 po­le po­si­tions que os­ten­ta el Kái­ser, sino que es­ta­ble­ce­ría la vuel­ta más rá­pi­da del cir­cui­to. Lo que se­ría un me­ro, aun­que su­cu­len­to, ape­ri­ti­vo pa­ra lo que de­mos­tra­ría ayer.

Ha­mil­ton ob­tu­vo su 58ª vic­to­ria en 200 ca­rre­ras de la má­xi­ma ca­te­go­ría, do­mi­nan­do de prin­ci­pio a fin. Se­bas­tian Vet­tel, que lar­gó se­gun­do, no le per­dió pi­sa­da en to­da la com­pe­ten­cia. El ale­mán in­ten­tó dis­tin­tas es­tra­te­gias, sien­do la más arries­ga­da el apos­tar por neu­má­ti­cos ul­tra­blan­dos que le ayu­da­rían a dis­mi­nuir el tiem­po en ca­da vuel­ta.

Y lo hi­zo, pe­ro no pa­ra al­can­zar a Ha­mil­ton. La his­tó­ri­ca po­le con­se­gui­da el sá­ba­do se tor­na­ba ca­da vez más im­por­tan­te no por su sig­ni­fi­ca­do, sino por la di­fe­ren­cia que mar­có en la ca­rre­ra.

Las ven­ta­jas en­tre am­bos pi­lo­tos son mí­ni­mas, así co­mo en­tre los bó­li­dos de Mer­ce­des y Fe­rra­ri. Es cier­to: la fle­chas pla­tea­das se desen­vuel­ven mu­cho me­jor en pis­tas ve­lo­ces y con ex­ten­sas rec­tas, no así los de Ma­ra­ne­llo. Ya ha­bía que­da­do de­mos­tra­do en Silverstone, cuan­do la vic­to­ria per­ma­ne­ció en ca­sa con un Ha­mil­ton in­tra­ta­ble.

Era de es­pe­rar­se que, con la po­le en el bol­si­llo del in­glés, su­mán­do­le el he­cho de que Spa fa­vo­re­ce el acelerador a fon­do, la ban­de­ra a cua­dros re­ci­bie­ra nue­va­men­te al piloto de Reino Uni­do.

Tras la ca­rre­ra, Ha­mil­ton re­co­no­ció lo di­fí­cil que fue el en­fren­ta­mien­to: “Han ofre­ci­do una pe­lea fan­tás­ti­ca. La ve­lo­ci­dad y el rit­mo fue muy fuer­te. No hu­bo mo­men­to en el que me sin­tie­ra có­mo­do. Am­bos em­pu­ja­mos pa­ra

Le­wis Ha­mil­ton, to­man­do una cur­va con su Mer­ce­des en Spa-Fran­cor­champs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.