Ha­mil­ton ase­gu­ra la ci­ma

El in­glés to­ma el li­de­ra­to en la cla­si­fi­ca­ción del Mun­dial tras ganar el Gran Pre­mio de Ita­lia, en Mon­za. Jun­to con Valt­te­ri Bottas lo­gra­ron el ter­cer do­ble­te pa­ra la es­cu­de­ría Mer­ce­des es­ta tem­po­ra­da. Vet­tel lu­chó pa­ra lo­grar el ter­cer lu­gar.

La Tercera - El Deportivo - - FÓRMULA 1 - Juan B. Marchant

“El po­der de Mer­ce­des de­fi­ni­ti­va­men­te es su­pe­rior al de Fe­rra­ri, fun­cio­nó to­do bien”. LE­WIS HA­MIL­TON PI­LO­TO DE MER­CE­DES

“Sa­bía­mos que se­ría una ca­rre­ra di­fí­cil, pe­ro qui­zás es­pe­rá­ba­mos es­tar más cer­ca”. SE­BAS­TIAN VET­TEL PI­LO­TO DE FE­RRA­RI

“Es­to no es Fe­rra­ri. Ha si­do em­ba­ra­zo­so. Hay que bo­rrar­le la son­ri­sa de la ca­ra a Mer­ce­des”. SER­GIO MARCHIONNE CON­SE­JE­RO DE FE­RRA­RI

Los abu­cheos y las pi­fias subían sin pie­dad. La rec­ta prin­ci­pal es­ta­ba te­ñi­da de ma­ne­ra uni­for­me con el rojo de los ti­fo­si de Fe­rra­ri, que no de­ja­ban ha­blar a Le­wis Ha­mil­ton. “Amo Ita­lia y amo a los fa­ná­ti­cos, es­ta ener­gía no se sien­te en otro la­do, apar­te de Sil­vers­to­ne”, men­cio­na­ba el pi­lo­to in­glés, quien sos­te­nía en la mano derecha el tro­feo por el pri­mer lu­gar en Mon­za.

El Au­to­dro­mo Na­zio­na­le di Mon­za, don­de se lle­va a ca­bo el Gran Pre­mio de Ita­lia, es­pe­ra­ba una vic­to­ria con­tun­den­te de los au­tos de Ma­ra­ne­llo. Lo con­tun­den­te, no obs­tan­te, fue la de­rro­ta que les pro­pi­nó Mer­ce­des. Ha­mil­ton y Valt­te­ri Bottas, su com­pa­ñe­ro de es­cu­de­ría, se que­da­ron con el do­ble­te sin ape­la­cio­nes, ter­ce­ra vez que lo con­si­guen es­ta tem­po­ra­da. Un ca­mino que cons­tru­ye­ron des­de el sá­ba­do, cuan­do el británico rom­pió el ré­cord de po­les que man­te­nía Mi­chael Schu­ma­cher.

Se­sen­ta y nue­ve es el nú­me­ro má­gi­co de Le­wis, quien ayer do­mi­nó de prin­ci­pio a fin en el lla­ma­do tem­plo de la ve­lo­ci­dad. Ve­lo­ci­dad, la mis­ma que le sien­ta tan bien a los bó­li­dos ale­ma­nes. Lo anun­cia­ron el Sil­vers­to­ne. Vol­vie­ron a de­mos­trar­lo la se­ma­na pa­sa­da en Spa-Fran­cor­champs y aho­ra vuel­ven a dar un gol­pe en la me­sa en cuan­to a po­ten­cia de mo­tor se re­fie­re.

La pues­ta a pun­to tam­bién co­rría por cuen­ta de Fe­rra­ri. La ven­ta­ja de Mer­ce­des era no­to­ria, mas dis­mi­nuía con ca­da ca­rre­ra. “Ya no le te­me­mos a nin­gún cir­cui­to”, ase­gu­ra­ba Vet­tel lue­go de Spa. Su pe­cho, no obs­tan­te, ya co­men­za­ba a con­traer­se en las ron­das cla­si­fi­ca­to­rias del sá­ba­do, que só­lo le lle­va­ron a la sex­ta po­si­ción de la gri­lla de sa­li­da.

De es­ta ma­ne­ra se pre­sen­ta­ban una se­rie de desafíos, al­gu­nos más atrac­ti­vos y po­si­bles que otros. Aquel pa­ra el tres ve­ces cam­peón del mun­do con­sis­tía en, sim­ple­men­te, su­pe­rar su tiempo en ca­da vuel­ta. El de su co­le­ga fin­lan­dés, al­can­zar el se­gun­do pues­to. Vet­tel, quien co­no­ce las li­mi­ta­cio­nes de su bó­li­do en es­te ti­po de cir­cui­tos, sa­bía que la mí­ni­ma pér­di­da de pun­tos es po­si­ti­va pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes al cam­peo­na­to mun­dial. Lu­chan­do con­tra su pro­pia má­qui­na, que se­gún Seb ha­bría per­di­do po­ten­cia en la mi­tad de la ca­rre­ra, lo­gró un no me­nos­pre­cia­ble ter­cer lu­gar.

Da­niel Ric­ciar­do cum­plió con la me­ta que de­bió ha­ber­se im­pues­to al prin­ci­pio de la tem­po­ra­da: sor­pren­der. Y lo hi­zo con cre­ces. Par­tien­do des­de la 16ª po­si­ción, el aus­tra­liano fi­na­li­zó cuar­to y ame­na­zó el po­dio de Vet­tel en va­rias oca­sio­nes. “Hay al­go de frus­tra­ción”, la­men­ta­ba el pi­lo­to de Red Bull an­tes de la ca­rre­ra. “Mi­ro a Seb o a Le­wis y pien­so: ‘si só­lo tu­vie­ra sus au­tos’. Reconozco que es­tán en su mejor ni­vel, pe­ro sien­to que po­dría es­tar ahí tam­bién”. Ele­gi­do co­mo el pi­lo­to de la fe­cha, su ha­bi­li­dad con una má­qui­na me­nor re­fuer­zan sus pa­la­bras.

Co­mo si fue­ra cos­tum­bre, la fi­na­li­dad de la es­cu­de­ría McLa­ren pa­re­ce ser la de­cep­ción. Tan­to Fer­nan­do Alon­so co­mo Stof­fe Van­door­ne aban­do­na­ron por fal­ta de po­ten­cia en sus mo­to­res Hon­da.

Por pri­me­ra vez en es­te mun­dial, el li­de­ra­to cam­bia de nom­bre. Ha­mil­ton se que­da con la ci­ma ha­cien­do ga­la de sus 238 pun­tos, tres más que el ale­mán, quien se man­tu­vo op­ti­mis­ta en con­fe­ren­cia de pren­sa. “No es­toy preo­cu­pa­do por la di­fe­ren­cia. Mon­za es un lu­gar úni­co, si tie­nes ese po­co de con­fian­za, pue­des hacer la di­fe­ren­cia. Sa­bía­mos que se­ría una ca­rre­ra di­fí­cil, pe­ro qui­zás es­pe­rá­ba­mos es­tar un po­co más cer­ca. No es agra­da­ble ver­los ganar, pe­ro con el ter­cer lu­gar di­mos to­do lo que te­nía­mos. En es­tos mo­men­tos es­toy muy po­si­ti­vo”.

Só­lo que­dan sie­te fe­chas y la pró­xi­ma se­rá en Sin­ga­pur, un cir­cui­to ur­bano en don­de Fe­rra­ri es­pe­ra apro­ve­char su ma­yor car­ga di­ná­mi­ca. Ha­mil­ton, Bottas y Mer­ce­des lo sa­ben y no se con­fían. Ya lo di­jo el tri­cam­peón mun­dial tras su vic­to­ria en Spa: “Es­to se de­fi­ni­rá en el úl­ti­mo mo­men­to, y la di­fe­ren­cia se­rá de un mi­lí­me­tro”.

Le­wis Ha­mil­ton en su bó­li­do de Mer­ce­des, tran­si­tan­do sin pre­sio­nes por el cir­cui­to de Mon­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.