Errar es hu­mano

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - POR Mar­ce­lo Si­mo­net­ti

Es pro­ba­ble que el nom­bre de Fer­nan­do Ál­va­rez no le di­ga na­da. En ver­dad, no ten­dría por qué co­no­cer­lo —no se sien­ta cul­pa­ble de ello—. Es más, me atre­ve­ría a afir­mar que la gran ma­yo­ría ni si­quie­ra tie­ne idea de que exis­te el Club de Na­ta­ción Cá­diz, al que Fer­nan­do per­te­ne­ce, y que es­te fin de se­ma­na par­ti­ci­pó del Mun­dial de Na­ta­ción Mas­ter, en Bu­da­pest.

Hay al­go que re­sul­ta pa­ra­do­jal en la con­di­ción hu­ma­na. Una con­tra­dic­ción que se ma­ni­fies­ta día a día. Ha­blo de ese afán des­me­di­do por al­can­zar la per­fec­ción —en lo que fue­re: des­de la eje­cu­ción de una ta­rea has­ta la con­quis­ta de la fa­mi­lia per­fec­ta— que se enfrenta con un fac­tor que pa­re­ce con­sus­tan­cial a nues­tra vi­da: el error.

Nos equi­vo­ca­mos a dia­rio en las elec­cio­nes más sim­ples —cal­cu­la­mos mal el tiempo de du­ra­ción de un via­je, com­bi­na­mos inade­cua­da­men­te la ca­mi­sa con el pan­ta­lón, ha­ce­mos una com­pra de la que nos arre­pen­ti­mos na­da más sa­lir de la tien­da—. Pe­ro tam­bién erra­mos en cues­tio­nes que pue­den ser tras­cen­den­ta­les pa­ra nues­tro fu­tu­ro, co­mo cuan­do cam­bia­mos de tra­ba­jo o de­ci- di­mos hacer sa­cri­fi­cios que fi­nal­men­te no da­rán ré­di­to.

Pe­ro el error tam­bién nos mo­vi­li­za, apren­de­mos de él, in­ter­na­li­za­mos las de­ci­sio­nes equí­vo­cas que to­ma­mos pa­ra no re­pe­tir­las, te­nien­do cla­ro, sí, que eso no ase­gu­ra, ne­ce­sa­ria­men­te, que no vol­ve­re­mos a tro­pe­zar con la mis­ma pie­dra.

Di­go es­to a pro­pó­si­to de lo que ocu­rre con La Ro­ja. En los úl­ti­mos dos par­ti­dos ofi­cia­les, el jue­go de la se­lec­ción ha es­ta­do cru­za­do y de­ter­mi­na­do por dos erro­res ga­rra­fa­les que, a la pos­tre, han de­fi­ni­do la suer­te de esos en­cuen­tros: el ye­rro de Mar­ce­lo Díaz en la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, an­te Alemania, que sig­ni­fi­có el gol con que los ger­ma­nos se ti­tu­la­ron cam­peo­nes, y el au­to­gol de Ar­tu­ro Vidal, que mar­có el ini­cio de la de­ba­cle con­tra Pa­ra­guay.

Erro­res grue­sos, in­con­ce­bi­bles, del ta­ma­ño de una ca­te­dral di­ría Pe­dro Car­cu­ro, pe­ro que no cons­ti­tu­yen la esen­cia ni la mar­ca de lo que ha he­cho La Ro­ja en los úl­ti­mos años ni tam­po­co lo que ha ca­rac­te­ri­za­do a am­bos jugadores —Díaz y Vidal— a lo lar­go de to­da su ca­rre­ra.

Ha­ce unos días vi una char­la TED rea­li­za­da por An­drew Stan­ton, el guio­nis­ta y di­rec­tor de pe­lí­cu­las co­mo Bus­can­do a Ne­mo, Toy Story y Mons­ter, Inc.. Y aun­que da­ba cuen­ta de las claves pa­ra es­cri­bir una gran his­to­ria, par­tía re­la­tan­do un chis­te en el que un tu­ris­ta en­tra a un bar y se en­cuen­tra con un an­ciano que be­be una cer­ve­za y le di­ce: así: “‘¿Ves es­ta ba­rra? La cons­truí con mis pro­pias ma­nos, con la ma­de­ra más fina del con­da­do. Le di más amor y afec­to que a mis pro­pios hi­jos. Pe­ro, ¿me lla­man McG­re­gor el cons­truc­tor de ba­rras? No‘. Se­ña­la la ven­ta­na. ‘¿Ves ese mu­ro de pie­dra allí? Cons­truí ese mu­ro de pie­dra con mis pro­pias ma­nos. En­con­tré ca­da pie­dra, la co­lo­qué ba­jo la llu­via y el frío. Pe­ro, ¿me lla­man McG­re­gor el cons­truc­tor de mu­ros? No‘. Se­ña­la la ven­ta­na. ‘¿Ves ese mue­lle en el la­go allí? Lo cons­truí con mis pro­pias ma­nos. Con­du­je los pi­lo­tes en con­tra de la ma­rea de are­na, ta­bla por ta­bla. Pe­ro, ¿me lla­man McG­re­gor el cons- truc­tor de mue­lles? No. Pe­ro tie­nes se­xo con una so­la ca­bra y...‘”.

Di­go es­to por­que, co­mo McG­re­gor, Chi­le no es el equi­po que se equi­vo­ca ni tam­po­co Ar­tu­ro Vidal y Mar­ce­lo Díaz son jugadores po­co con­fia­bles. El par­ti­do con­tra los pa­ra­gua­yos es­tu­vo de­ter­mi­na­do por ese error de Vidal, es cier­to, pe­ro fue una ac­tua­ción fal­sa res­pec­to de lo que es­tá acos­tum­bra­do a hacer es­te gru­po de jugadores. Es ver­dad que La Ro­ja des­per­di­ció una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra po­der sa­car ven­ta­ja a sus ri­va­les y dar un pa­so más rum­bo a Ru­sia 2018, pe­ro tam­bién es ver­dad que es­te equi­po ha sa­bi­do su­pe­rar es­co­llos que pa­re­cían in­sal­va­bles y de­rro­tar a ri­va­les que, en el pa­pel, eran su­pe­rio­res y sin em­bar­go en la can­cha se de­mos­tró lo con­tra­rio.

La es­ta­ción de La Paz ofre­ce la opor­tu­ni­dad pa­ra que la Ro­ja vuel­va a ser la que siem­pre ha si­do. Pa­ra de­jar en cla­ro que los erro­res son par­te del ejer­ci­cio hu­mano y no hi­po­te­can la ver­da­de­ra iden­ti­dad de es­ta ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.