RA­FA NA­DAL GA­NA SU 16º GRAND SLAM

Ra­fael Na­dal al­can­zó su 16º Grand Slam, el ter­ce­ro en Nue­va York, lue­go de ven­cer en un par­ti­do per­fec­to al sud­afri­cano Ke­vin An­der­son. Que­dó a tres ma­jors de igua­lar a Ro­ger Fe­de­rer.

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - Car­los González L.

De se­gu­ro Ra­fael Na­dal no va a ol­vi­dar su pa­so por Nue­va York. Cla­ro que no. Su trán­si­to por Flus­hing Mea­dows se con­vir­tió en una de­ci­si­va re­afir­ma­ción de con­vic­cio­nes. Con el nú­me­ro uno ya en el bol­si­llo, al español le fal­ta­ba co­ro­nar su re­gre­so a la ci­ma con un Grand Slam. Pe­ro an­tes de­bía de­rri­bar una mu­ra­lla: el gi­gan­te sud­afri­cano Ke­vin An­der­son (32º), quien en ca­da ser­vi­cio in­ten­tó ha­cer va­ler sus 2,03 me­tros.

Pe­ro Ra­fa no es­ta­ba pa­ra sor­pre­sas y en­tró a la can­cha con to­do. Su imagen re­cor­da­ba a la de ha­ce una dé­ca­da, cuan­do su le­yen­da es­ta­ba a me­dio es­cri­bir. Con gol­pes pro­fun­dos y una ac­ti­tud a to­da prue­ba, el ma­na­co­rí no le dio op­cio­nes al sud­afri­cano, que se vio po­co pro­li­jo con su prin­ci­pal ar­ma. De he­cho, co­me­tió va­rias do­ble fal­tas, lo que fue mer­man­do su con­fian­za. Ade­más, ca­da vez que Na­dal po­nía la bo­la en jue­go, las di­fe­ren­cias de tenis se no­ta­ban bas­tan­te.

Des­de un co­mien­zo, An­der­son se vio com­pli­ca­do pa­ra man­te­ner su ser­vi­cio. El ma­llor­quín lo ol­fa­teó co­mo un de­pre­da­dor. Y así fue co­sa de tiem­po pa­ra que el par­ti­do fue­ra to­man­do el cau­ce ló­gi­co. Un quie­bre en el sép­ti­mo jue­go co­men­zó a in­cli­nar la ba­lan­za. En el no­veno, otro más sen­ten­ció el set a fa­vor del eu­ro­peo, quien ce­le­bró con mu­cha eu­fo­ria.

Al igual que en el par­ti­do de se­mi­fi­na­les an­te Juan Mar­tín del Po­tro, Na­dal no sol­tó más a su pre­sa te­nís­ti­ca. Ma­cha­có y ma­cha­có so­bre los pun­tos dé­bi­les del afri­cano, que se sen­tía ca­da vez más ato­si­ga­do. Más en­ci­ma su por­cen­ta­je de pri­mer ser­vi­cio caía dra­má­ti­ca­men­te a un 36% en el se­gun­do par­cial. Así, no ha­bía que ser muy adi­vino pa­ra es­ta­ble­cer que el trá­mi­te se iba a re­pe­tir en ese ca­pí­tu­lo. Nue­va­men­te dos rup­tu­ras le die­ron el set a Na­dal.

Ya con una ven­ta­ja de­ci­si­va, só­lo fal­ta­ba ese im­pul­so fi­nal. Y rá­pi­da­men­te co­men­zó a sen­ten­ciar­lo con una rup­tu­ra en el jue­go ini­cial, que le per­mi­ti­ría ad­mi­nis­trar esa ven­ta­ja has­ta el fi­nal.

Con una ri­que­za de re­cur­sos im­pre­sio­nan­te, el te­nis­ta de 31 años, que ni si­quie­ra ce­dió op­cio­nes de quie­bre, pu­so jus­ti­cia a un tor­neo en el que fue el me­jor, más allá de no haber en­fren­ta­do a nin­gún top 25 en su ca­mino al tí­tu­lo.

Des­pués de dos ho­ras y 27 mi­nu­tos en la Art­hur As­he, lle­ga­ba el mo­men­to so­ña­do pa­ra el his­pano. Y lo vi­vió con la ca­te­go­ría de un crack. Un ser­vi­cio y una vo­lea ex­tra­or­di­na­ria ce­rra­ron un es­pec­tácu­lo de lu­jo, que cul­mi­nó con un con­tun­den­te 6-3, 6-3 y 6-4. Las ma­nos al cie­lo y el ros­tro lleno de sa­tis­fac­ción com­ple­ta­ron el cua­dro. En la tribuna, el tío Toni se re­ti­ra­ba rá­pi­da­men­te, qui­zás emo­cio­na­do por co­ro­nar así el úl­ti­mo Grand Slam al fren­te de su so­brino, el ter­ce­ro en Nue­va York.

Los mi­nu­tos si­guien­tes fue­ron una pro­lon­ga­ción de las emo­cio­nes vi­vi­das mo­men­tos an­tes. Un ra­dian­te Ra­fa mi­ra­ba las pan­ta­llas del es­ta­dio, que pro­yec­ta­ban sus 16 tí­tu­los de ma­jor, una ci­fra que lo po­ne a só­lo tres de Ro­ger Fe­de­rer y con cin­co años me­nos.

“Un año in­creí­ble”

“Es in­creí­ble lo que me ha pa­sa­do es­te año y des­pués de un par de años con le­sio­nes y no ju­gan­do muy bien”, par­tió di­cien­do, pa­ra lue­go de­di­car sen­ti­das pa­la­bras a su en­tre­na­dor. “Agra­dez­co te­ner a una per­so­na co­mo él mo­ti­ván­do­me to­da mi ca­rre­ra. Es una de las más im­por­tan­tes en mi vi­da. Sin él, pro­ba­ble­men­te no es­ta­ría ju­gan­do al tenis”, se­ña­ló.

Ra­fa tam­bién se acor­dó de las víc­ti­mas de los re­cien­tes desas­tres que afec­ta­ron a Nor­tea­mé­ri­ca. “Quie­ro en­viar un sa­lu­do es­pe­cial a Mé­xi­co, por el te­rre­mo­to que vi­vie­ron, y a la gen­te que es­tá en Flo­ri­da y que su­fre por el hu­ra­cán Ir­ma. Son fe­nó­me­nos im­po­si­bles de con­tro­lar”, in­di­có, pa­ra ce­rrar en español: “Mu­chas gra­cias a to­do el pú­bli­co la­tino de Nue­va York, me ha­cen pa­sar co­sas in­creí­bles. Lu­cha­re­mos por se­guir ju­gan­do muchos años más”.

En tan­to, An­der­son só­lo tu­vo elo­gios pa­ra su ver­du­go. “Es muy di­fí­cil ju­gar con­tra ti, fuis­te su­pe­rior y eres uno de los gran­des em­ba­ja­do­res de es­te de­por­te”, di­jo.

Nue­va York vi­vió otro día de la bes­tia.

“Es in­creí­ble lo que me ha pa­sa­do es­te año, tras un par de años con le­sio­nes y no ju­gan­do muy bien”. RA­FAEL NA­DAL CAM­PEÓN DEL US OPEN.

Ra­fa Na­dal le da el tra­di­cio­nal mor­dis­co a la co­pa de cam­peón del US Open.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.