Las leal­ta­des

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - POR Mar­ce­lo Si­mo­net­ti

Si hay al­go di­fí­cil en la vi­da es man­te­ner a sal­vo las leal­ta­des. Re­sul­ta com­ple­jo cre­cer, en to­do sen­ti­do, sin que­bran­tar­las. La po­si­bi­li­dad de una vi­da me­jor sue­le ser una ex­pec­ta­ti­va que las po­ne a prue­ba, al pun­to que al­guien po­dría pen­sar que el cre­ci­mien­to, el con­ver­tir­se en al­guien me­jor, pa­sa, ne­ce­sa­ria­men­te, por rom­per cier­tas leal­ta­des atá­vi­cas.

En el fút­bol es pan de ca­da día. En­tre­na­do­res y fut­bo­lis­tas que de­ben to­mar la, a ve­ces, di­fí­cil de­ci­sión de bus­car nue­vos y me­jo­res rum­bos. En bue­na par­te de los ca­sos, el tras­pa­so de un ju­ga­dor de un club a otro no ge­ne­ra ma­yo­res trau­mas, se en­tien­de co­mo par­te de las re­glas del jue­go. El go­lea­dor que un día vis­te la ca­mi­se­ta na­ran­ja, ma­ña­na pue­de ves­tir una tri­co­ta ver­de. Pe­ro hay mo­men­tos en que la iden­ti­fi­ca­ción del fut­bo­lis­ta es tal que la po­si­bi­li­dad de que emi­gre desata un tor­be­llino de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos.

Es­cri­bo es­to pen­san­do en los abu­cheos que re­ci­bió Ale­xis Sán­chez de par­te de al­gu­nos hin­chas del Ar­se­nal el fin de se­ma­na, una vez que in­gre­só a la can­cha en el par­ti­do con­tra el Bour­ne­mouth. Esa fi­de­li­dad que el to­co­pi­llano ha­bía for­ja­do con la hin­cha­da, a fuer­za de ser el ju­ga­dor di­fe­ren­te de los Gun

ners, el que ofre­cía fies­ta y go­les, se ha ve­ni­do res­que­bra­jan­do a par­tir de una se­rie de he­chos que han pues­to de ma­ni­fies­to el de­seo del Ni­ño Ma­ra­vi­lla de par­tir al Man­ches­ter City en vez de se­guir de­fen­dien­do por una tem­po­ra­da más los co­lo­res del Ar­se­nal.

¿Quién po­dría re­pro­char­le a los hin­chas su de­sen­can­to fren­te a la in­mi­nen­te par­ti­da del ído­lo que pro­me­tía lle­var al club ha­cia lo más al­to?, ¿quién po­dría re­pro­char­le a Sán­chez el de­seo de bus­car me­jo­res pers­pec­ti­vas en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal?

Es di­fí­cil to­mar par­ti­do. Ejem­plos y ar­gu­men­tos hay a fa­vor de una po­si­ción y otra.

No nos ol­vi­de­mos lo que ocu­rrió con Jor­ge Sam­pao­li en sus úl­ti­mos me­ses a car­go de la se­lec­ción chi­le­na. De­jó de ser quien ha­bía si­do - a ojos de los hin­chas- y pa­só a ocu­par­se más del in­te­rés pro­pio, de ase­gu­rar­se un con­tra­to que le fue­ra fa­vo­ra­ble, sin im­por­tar­le de­ma­sia­do la suer­te de la se­lec­ción. Y esa ac­ti­tud, la re­pi­tió cuan­do la se­lec­ción ar­gen­ti­na fue tras él es­tan­do en el ban­co del Se­vi­lla.

En la otra ve­re­da es­tá el ejem­plo de Fran­ces­co Tot­ti en la Roma. El vo­lan­te ita­liano for­jó una re­la­ción tan fuer­te que ter­mi­nó por con­sa­grar sus 24 años de fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal a la mis­ma ca­mi­se­ta. Y no es que Tot­ti no tu­vie­ra ofer­tas de otros clu­bes. Pe­ro cla­ro, es un ju­ga­dor de otra ma­de­ra, y la Roma era al­go más que un club de fút­bol pa­ra él.

En la car­ta que es­cri­bió a los hin­chas al mo­men­to de su des­pe­di­da lo ex­pli­ca­ba:

“Des­afor­tu­na­da­men­te, yo no co­no­cí a mi abue­lo por­que mu­rió cuan­do yo era muy pe­que­ño. Pe­ro me de­jó un gran re­ga­lo. Afor­tu­na­da­men­te, mi abue­lo Gianluca era un gran afi­cio­na­do de la Roma, y le trans­mi­tió ese amor a mi pa­dre, que lue­go nos lo trans­mi­tió a mi her­mano y a mí. Nues­tro amor por la Roma fue al­go que lle­vá­ba­mos den­tro. La Roma era más que un club de fút­bol. Era par­te de nues­tra fa­mi­lia, nues­tra san­gre, nues­tras al­mas”.

Lo de Ale­xis es dis­tin­to. No tie­ne con el Ar­se­nal el arrai­go que te­nía Tot­ti con la Roma, ni tam­po­co, me pa­re­ce, es­tá tan an­sio­so -por usar un tér­mino ele­gan­te- co­mo lo es­tu­vo Sam­pao­li por arre­glar un gran con­tra­to. Yo creo que Sán­chez aún es­tá bus­can­do su lu­gar en el mun­do. Y en­tien­de, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, que ese lu­gar no es su ac­tual club. Los hin­chas del Ar­se­nal de­be­rían com­pren­der es­to, aun­que no es­ta­ría de­más que el to­co­pi­llano cui­da­ra un po­co las for­mas. De es­te mo­do, el día de ma­ña­na los Gun

ners lo re­cor­da­rán a la al­tu­ra de la le­yen­da que ha es­cri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.