EL RE­TRA­TO FE­LIZ DE LA BABY RO­JA AN­TES DE VIA­JAR AL MUN­DIAL SUB 17 DE LA IN­DIA

El vier­nes arran­ca en In­dia el Mun­dial juvenil; el XVII de la his­to­ria, el cuar­to pa­ra Chi­le. Los de Ca­put­to de­bu­ta­rán el do­min­go, an­te Inglaterra. La ho­ra del re­cam­bio es aho­ra. An­tes de em­pren­der el via­je, el equi­po po­só uni­do pa­ra El De­por­ti­vo.

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - D. Fer­nán­dez y R. Gál­vez GRU­PO B

Lu­cas Alar­cón to­ma el ce­lu­lar con la mano izquierda y lo al­za al cie­lo de San­tia­go. Son las cin­co de la tar­de en Qui­lín y es­tá a pun­to de co­men­zar la úl­ti­ma prác­ti­ca en sue­lo chi­leno de la Baby Ro­ja. Tras la es­pi­ga­da si­lue­ta de 182 cen­tí­me­tros del ca­pi­tán, sus 20 com­pa­ñe­ros de se­lec­ción for­ce­jean amis­to­sa­men­te pa­ra ha­cer­se con un lu­gar den­tro del en­cua­dre. Una vez que lo con­si­guen, se atu­san el pe­lo, cla­van los ojos en el apa­ra­to elec­tró­ni­co y son­ríen al ob­je­ti­vo. Es la úl­ti­ma fo­to de gru­po de los sol­da­dos de Her­nán Ca­put­to an­tes de la gran ba­ta­lla. El úl­ti­mo re­tra­to de fa­mi­lia. Una ima­gen, la de la nó­mi­na de­fi­ni­ti­va con la que Chi­le afron­ta­rá el Mun­dial de In­dia, que ha­ce só­lo me­dio año mu­chos creían que ja­más se to­ma­ría.

Pe­ro en el Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­cano Sub 17 dispu­tado pre­ci­sa­men­te en sue­lo chi­leno en­tre los días 23 de fe­bre­ro y 19 de mar­zo de es­te mis­mo año, la Ro­ja no só­lo lo­gró se­llar sus bo­le­tos pa­ra el Mun­dial, sino que lo hi­zo con­quis­tan­do ade­más el sub­cam­peo­na­to en el he­xa­go­nal fi­nal, vién­do­se su­pe­ra­da tan so­lo por Bra­sil e igua­lan­do su me­jor mar­ca his­tó­ri­ca, el se­gun­do pues­to co­se­cha­do en Co­lom­bia en 1993. Tal vez por eso (o qui­zás a pe­sar de eso) el ges­to de con­cen­tra­ción, el ric­tus se­rio, do­mi­na el sem­blan­te de ca­da uno de los se­lec­cio­na­dos en es­ta se­sión fo­to­grá­fi­ca pre­via al aguar­da­do via­je. “Ha­gá­mos­la cor­ti­ta pa­ra en­tre­nar lue­go”, de­man­da uno de los ju­ga­do­res al res­to del gru­po. Pe­ro co­mo res­tan aún al­gu­nos mi­nu­tos pa­ra que arran­que el úl­ti­mo en­tre­na­mien­to en sue­lo pa­trio y co­mo, al fin y al ca­bo, lo lo­gra­do has­ta es­te mo­men­to al­can­za ya co­mo pa­ra son­reír, los fut­bo­lis­tas del fu­tu­ro ter­mi­nan son­rien­do. “¡Ya ca­bros, po­sen!”, vo­ci­fe­ra en­ton­ces Alar­cón, de­fen­sor de Uni­ver­si­dad de Chi­le. Y el que más, el que me­nos, aca­ta la or­den.

“Es­ta úl­ti­ma se­ma­na he­mos tra­ta­do de no ha­cer de­ma­sia­do tra­ba­jo cog­ni­ti­vo, por­que no que­re­mos que los chi­cos se sa­tu­ren con tan­ta in­for­ma­ción. He­mos he­cho yo­ga y otro ti­po de ac­ti­vi­da­des que tam­bién ayu­dan en es­tos pro­ce­sos”, co­mien­za a de­ta­llar, en conversación con El De­por­ti­vo, Her­nán Ca­put­to, ar­tí­fi­ce des­de la ban­ca de la cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial, re­cu­lan­do unos pa­sos en di­rec­ción a la can­cha con­ti­gua pa­ra de­jar es­pa­cio a sus fut­bo­lis­tas.

Des­pués, pro­si­gue: “Las sen­sa­cio­nes hoy son de to­do ti­po. Hay an­sie­dad, hay ga­nas e ilu­sión, hay ner­vios. Pe­ro los chi­cos es­tán men­ta­li­za­dos pa­ra ha­cer­lo de la me­jor ma­ne­ra. Evi­den­te­men­te he­mos he­cho tam­bién un es­tu­dio de los ri­va­les. He­mos es­ta­do vien­do vi­deos de to­dos ellos y ha­cien­do otro ti­po de tra­ba­jos que co­rres­pon­de cuan­do el ini­cio es­tá ya tan cer­ca”.

Y es que la en­ti­dad de los ad­ver­sa­rios que de­be­rá en­fren­tar la Baby Ro­ja en su ca­mino ha­cia los oc­ta­vos, ser­vi­rá pa­ra eva­luar sus as­pi­ra­cio­nes reales en el tor­neo. Mé­xi­co, dos ve­ces cam­peón del mun­do Sub 17, ga­na­dor del Cam­peo­na­to de la Conca­caf, es­te año en Pa­na­má, y ver­du­go del com­bi­na­do na­cio­nal en la úl­ti­ma co­pa del Mun­do de la ca­te- go­ría, ce­le­bra­da en Chi­le en 2015, aso­ma co­mo uno de los más po­de­ro­sos. Inglaterra, fi­na­lis­ta del úl­ti­mo Cam­peo­na­to Eu­ro­peo Sub 17 y bi­cam­peón con­ti­nen­tal juvenil (en 2010 y 2014), se­rá el ri­val en el de­but. Com­ple­ta el cuar­te­to la po­co co­no­ci­da Irak, vi­gen­te cam­peo­na de la con­fe­de­ra­ción asiá­ti­ca en 2016, pe­ro que afron­ta su se­gun­da ex­pe­rien­cia lue­go de su dis­cre­tí­si­mo es­treno en 2013, en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos.

En el se­gun­do país más po­bla­do del mun­do ( unos 1.240 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes), Chi­le de­be­rá fi­na­li­zar en­tre los dos me­jo­res de su gru­po pa­ra ase­gu­rar­se un pues­to en oc­ta­vos, o ter­mi­nar co­mo uno de los cua­tro me­jo­res ter­ce­ros.

“De­ja pei­nar­me pa’ sa­lir bo­ni­to”, se­ña­la al res­to uno de los 21 se­lec­cio­na­dos de Ca­put­to, co­men­zan­do vi­si­ble­men­te a ha­bi­tuar­se, e in­clu­so a dis­fru­tar, de la úl­ti­ma llu­via de flas­hes que cae so­bre Qui­lín. Y el gru­po es­ta­lla en una so­no­ra car­ca­ja­da. Y el se­lec­cio­na­dor, en­ton­ces, apro­ve­cha lo dis­ten­ti­do pa­ra re­fe­rir­se a uno de los ele­men­tos más lla­ma­ti­vos e im­por­tan­tes de la ho­ja de ru­ta de la con­cen­tra­ción pre­via al Mun­dial. El de no cir­cuns­cri­bir el pro­ce­so a un ám­bi­to es­tric­ta­men­te fut­bo­lís­ti­co. El de otor­gar a los se­lec­cio­na­dos una pre­pa­ra­ción in­te­gral: “Uno nun­ca de­ja de apren­der co­sas. Yo me di cuen­ta de que des­pués de 20 años ju­gan­do en el pro­fe­sio­na­lis­mo ha­bía vi­si­ta­do mu­chos si­tios, pe­ro no co­no­cía na­da. Y no­so­tros que­re­mos que ellos co­noz­can la reali­dad que se van a en­con­trar allá. Por eso he­mos es­ta­do es­tu­dian­do di­ver­sas co­sas so­bre el país, co­mo los dia­lec­tos que tie­nen, las ciu­da­des en las que va­mos a con­cen­trar. He­mos tra­ba­ja­do con el ca­lor, he­mos he­cho una pre­pa­ra­ción com­ple­ta. To­dos, no só­lo los ju­ga­do­res, sino tam­bién no­so­tros, el cuer­po téc­ni­co, por­que en el fút­bol, uno no pue­de de­jar nun­ca de apren­der”.

Cuan­do la se­sión fo­to­grá- fi­ca es­tá a pun­to de con­cluir, los fut­bo­lis­tas re­ci­ben una vi­si­ta ilustre. Se tra­ta de un nu­tri­do gru­po de ni­ños, me­no­res en edad que ellos y pro­ve­nien­tes de di­fe­ren­tes co­le­gios, que han ve­ni­do a desear­les suer­te an­tes de su via­je. En sus ros­tros pue­de adi­vi­nar­se la ad­mi­ra­ción. Ellos son, de al­gún mo­do, su es­pe­jo más in­me­dia­to. “Nos vie­nen a ver”, co­rro­bo­ra uno de los se­lec­cio­na­dos, di­ri­gién­do­se a sus com­pa­ñe­ros. Pe­ro an­tes de re­ci­bir a sus in­vi­ta­dos, lle­ga el mo­men­to de la aren­ga fi­nal. Los ju­ga­do­res des­cri­ben un círcu­lo so­bre el cés­ped.

Igual a aquel que com­po­nían el 4 de sep­tiem­bre de 1993 en el Es­ta­dio Olím­pi­co de To­kio, es de­cir, ha­ce hoy ca­si 25 años, los in­te­gran­tes de la pri­me­ra gran ge­ne­ra­ción juvenil que alum­bró el fút­bol chi­leno. Los due­ños del es­pe­jo ori­gi­na­rio.

Un gru­po de fut­bo­lis­tas, en el que des­ta­ca­ban nom­bres co­mo el de Ma­nuel Neira, Se­bas­tián Ro­zen­tal, Héc­tor Tapia, Frank Lo­bos, Dan­te Po­li o Pa­tri­cio Ga­laz, que no só­lo con­si­guie­ron fir­mar la me­jor cla­si­fi­ca­ción his­tó­ri­ca de Chi­le en un Mun­dial Sub 17 ( el ter­cer pues­to), sino que con­si­guie- ron ha­cer so­ñar con un fu­tu­ro de es­plen­dor fut­bo­lís­ti­co a to­do un pue­blo. “En aque­lla épo­ca no ha­bía re­des so­cia­les, pe­ro se ge­ne­ró una gran re­vo­lu­ción en­tre los ado­les­cen­tes. Las ni­ñas se vol­vie­ron locas con los ju­ga­do­res, al ni­vel de las cal­ce­ti­ne­ras con los ar­tis­tas de la mú­si­ca. Ellos crea­ron esa em­pa­tía y co­mo en ese tiem­po la adul­ta no ga­na­ba na­da ( es­ta­ba san­cio­na­da por el es­cán­da­lo del Ma­ra­ca­na­zo) to­das las mi­ra­das se cen­tra­ron en esa Sub 17”, em­pie­za a re­me­mo­rar el se­lec­cio­na­dor de aquel equi­po, Leo­nar­do Vé­liz. Y ahon­da: “La te­le­vi­sión tu­vo el ojo de te­le­vi­sar to­do el pro­ce­so y con­se­gui­mos en­trar a las ca­sas de la gen­te. Los par­ti­dos eran a las 4 de la ma­ña­na y la gen­te in­ven­ta­ba asa­dos y con­vi­ven­cias pa­ra ver­los. Fue un pro­ce­so de ca­tar­sis co­lec­ti­va que con­vir­tió a los ju­ga­do­res a su re­gre­so en pe­que­ños ído­los”.

Pe­que­ños ído­los que, pe­se al éxi­to en aquel Mun­dial de Ja­pón, ter­mi­na­ron por con­ver­tir­se en fut­bo­lis­tas que, en mu­chos ca­sos y sal­van­do qui­zás a los an­tes con­sig­na­dos, sen­ci­lla­men­te no tras­cen­die­ron. Tal vez por eso Vé­liz pre­fie­re no aven­tu­rar­se aho­ra a va­ti­ci­nar la suer­te de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción: “Es­te gru­po no ha pro­vo­ca­do el mis­mo furor que pro­vo­có el nues­tro, es cier­to, pe­ro los tiem­pos son tam­bién dis­tin­tos y los jó­ve­nes se en­tre­tie­nen de otra for­ma. Es­ta se­lec­ción no en­can­tó por su fút­bol. Cla­si­fi­ca­ron, sí, pe­ro no en­can­ta­ron. Es una se­lec­ción más de es­fuer­zo, más tác­ti­ca, pe­ro no quie­re de­cir que no pue­dan pro­ta­go­ni­zar un re­sul­ta­do co­mo el nues­tro o me­jor, por­que es un gru­po que ha lle­va­do a ca­bo un pro­ce­so en for­ma se­ria”.

Tras aquel his­tó­ri­co Mun- dial de Ja­pón, la Sub 17 chi­le­na que­dó apea­da en pri­me­ra ron­da en Egip­to 1997 y no vol­vió a com­pe­tir en la éli­te has­ta Chi­le 2015, cuan­do ca­yó en oc­ta­vos tras cla­si­fi­car por an­fi­trión.

Qui­zás por eso aho­ra, po­co an­tes de te­ner que dispu­tar en tie­rras indias un nue­vo mun­dial juvenil, el tra­di­cio­nal Cea­cheí de los ju­ga­do­res sue­na tan ague­rri­do, tan con­vin­cen­te. Y con­clu­ye con una voz de es­tre­lla del fu­tu­ro, pe­ro tam­bién de ni­ño, di­cien­do, mien­tras el gru­po em­pren­de su ca­mino ha­cia la can­cha de en­tre­na­mien­to: “Aho­ra, a lo que vi­ni­mos”.

Los ju­ga­do­res de la Baby Ro­ja po­san pa­ra El De­por­ti­vo to­mán­do­se una sel­fie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.