El rey de clá­si­cos

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / 8ª FECHA DEL TRANSICIÓN - Fe­li­pe POR Hur­ta­do

Aes­ta al­tu­ra, es­tá cla­rí­si­mo que el es­ti­lo fut­bo­lís­ti­co que se es­pe­ra­ba con la lle­ga­da de Gue­de a Co­lo Co­lo fue desecha­do com­ple­ta­men­te y se op­tó por uno mu­cho más prag­má­ti­co, que se en­fo­ca en lo­grar sol­ven­cia de­fen­si­va y apro­ve­char el ta­len­to que le so­bra de la mi­tad ha­cia arri­ba.

No siem­pre fun­cio­na, y ya su­ma va­rios tro­pe­zo­nes que lo con­fir­man. A ve­ces los ju­ga­do­res no lu­cen del to­do en­fo­ca­dos y de­jan es­ca­par par­ti­dos y cam­peo­na­tos cuan­do me­nos se es­pe­ra. Tam­po­co es muy vis­to­so ni agra­da mu­cho al hin­cha.

Lo que no se le pue­de ne­gar es que lle­ga­dos los clá­si­cos, el com­pro­mi- so aflo­ra en ca­da uno de los miem­bros del plan­tel. Los tres que ha ju­ga­do es­te se­mes­tre, los ga­nó. Los dos an­te­rio­res de ma­ne­ra ma­ci­za, in­clu­so, de­mos­tran­do que su plan­tel –a di­fe­ren­cia de sus ad­ver­sa­rios- se agran­da en es­te ti­po de par­ti­dos.

An­te la UC aguan­tó una pri­me­ra me­dia ho­ra com­pli­ca­da, con sus crea­ti­vos to­tal­men­te ais­la­dos (Val­di­via por Fuen­tes y Val­dés por Aued), pa­ra des­pués apro­ve­char una de las po­cas oca­sio­nes de las que dis­pu­so, sin ja­más de­jar de pro­te­ger su zo­na, el lu­gar en la can­cha don­de se en­cuen­tra su for­ta­le­za.

Y así es co­mo Co­lo Co­lo pa­re­ce des­per­tar a tiem­po pa­ra in­ten­tar apro­ve­char los em­pa­tes del lí­der Unión, ins­ta­lán­do­se a su ace­cho.

To­do lo con­tra­rio vi­ve la UC y, en especial, Ma­rio Sa­las. El téc­ni­co le­yó muy bien el ini­cio del par­ti­do, en el que do­mi­nó al Ca­ci­que (Gue­de ce­dió el con­trol, es cier­to, pe­ro ter­mi­nó as­fi­xia­do en el me­dio), pe­ro no pu­do con­tra un pro­ble­ma que ya es cró­ni­co: no tie­ne pro­fun­di­dad ni gol.

Si los cru­za­dos han mar­ca­do ape­nas cin­co tan­tos en ocho fe­chas es por par­ti­dos co­mo és­te, en los que tie­nen la pe­lo­ta sin ha­cer da­ño, por­que ca­re­cen de los es­pe­cia­lis­tas pa­ra ello (lo de Sil­va ya es una cons­tan­te y Var­gas no es la al­ter­na­ti­va que se es­pe­ra) y, so­bre to­do, de vér­ti­go y pe­li­gro. Buo­na­not­te se mue­ve e in­ten­ta cons­tan­te­men­te, pe­ro no bas­ta. Ayer Lo­bos y Fuen­za­li­da arran­ca­ron en­cen­di­dos, pe­ro fue­ron apa­gán­do­se, co­mo en otras tar­des les pa­só a ellos mis­mos y a otros tam­bién.

Un gol en con­tra, co­mo les ocu­rrió la se­ma­na pa­sa­da fren­te a Te­mu­co, ex­po­ne su fra­gi­li­dad co­lec­ti­va y si­co­ló­gi­ca. Los li­qui­dan la es­pa­da y la pa­red. Exi­gir la sa­li­da de Sa­las se re­pi­te co­mo la so­lu­ción pa­ra ter­mi­nar los días crí­ti­cos que, des­pués de un par de bue­nos tor­neos, vi­ve es­ta re­la­ción. No hay ga­ran­tía de que así sea, no de­ja de ser me­nos cier­to que se re­quie­ren me­di­das ur­gen­tes que re­me­zan a un equi­po que, pe­se a no lu­cir de­ma­sia­do, se hun­de en una po­si­ción que no le co­rres­pon­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.