La vuel­ta de la Vuel­ta

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - Mar­ce­lo POR Si­mo­net­ti

En el ba­rrio en que vi­ví mi in­fan­cia, bue­na par­te de mis ami­gos que­rían ser ci­clis­tas. De pri­me­ras sa­lía­mos en nues­tras bi­ci­cle­tas to­das las tar­des a re­co­rrer la ave­ni­da Ale­ma­nia. Éra­mos in­can­sa­bles. Dis­fru­tá­ba­mos de esa li­ber­tad que nos ofre­cía el mo­vi­mien­to de los pe­da­les, la ve­lo­ci­dad que al­can­zá­ba­mos, el vien­to que so­pla­ba en nues­tra ca­ra de ma­ne­ra dis­tin­ta. Es­tá­ba­mos le­jos de ser Los Án­ge­les del In­fierno, pe­ro al­go de esa pan­di­lla de mo­to­ci­clis­tas ha­bía­mos he­re­da­do: su sen­ti­do de per­te­nen­cia y cier­to es­pí­ri­tu re­bel­de.

Al­gu­nos te­nían más ta­len­to que otros, al pun­to que per­sis­tie­ron y lle­ga­ron le­jos. O cuan­do me­nos más le­jos que el círcu­lo de hie­rro que con­for­má­ba­mos aque­llos que vi­vía­mos en torno al an­ti­guo pa­sa­je Dig­he­ro. Mis pri­mos Lo­re­do, por ejem­plo, mar­ca­ron una épo­ca do­ra­da en el club Val­pa­raí­so, con Mar­cial a la ca­be­za. Otros, en­tre­na­ban sa­gra­da­men­te y lle­ga­ron a ves­tir la ca­sa­qui­lla blan­ca con la V ne­gra en el pe­cho: los her­ma­nos Cu­bi­llos, Raúl

Pi­tu­to Nú­ñez y tam­bién Antonio So­to, a quien lla­má­ba­mos So­te­lo.

Du­ran­te va­rios años, se­gui­mos de cer­ca las com­pe­ten­cias en que to­dos ellos par­ti­ci­pa­ban. Los fi­nes de se­ma­na íba­mos al ve­ló­dro­mo del es­ta­dio Sau­sa­li­to y go­zá­ba­mos con las ca­rre­ras de per­se­cu­ción, las prue­bas con­tra­rre­loj, la aus­tra­lia­na.

Eran lin­dos años pa­ra el ci­clis­mo. A ni­vel na­cio­nal, ha­bía ver­da­de­ras es­tre­llas: Fer­nan­do Vera, Mi­guel Dro­guett, Ro­ber­to Mu­ñoz, los her­ma­nos Bret­ti, los Tor­men, Sergio Alis­te. So­bra de­cir que no nos per­día­mos la Vuel­ta de Chi­le. Era, qui­zá, el ma­yor acon­te­ci­mien­to de­por­ti­vo de esos años. Con­tá­ba­mos an­sio­sos los días que fal­ta­ban pa­ra que ese en­jam­bre de ci­clis­tas lle­ga­ra a la ciu­dad. Nos agol­pá­ba­mos en las ca­lles pa­ra oír el zum­bi­do de las rue­das y ma­ra­vi­llar­nos con ese her­mo­so en­gen­dro, lleno de co­lo­res, que ar­ti­cu­la­ban cien­tos de ci- clis­tas y bi­ci­cle­tas.

Siem­pre los co­lom­bia­nos fue­ron los ri­va­les a ven­cer. Ex­ce­len­tes es­ca­la­do­res, sa­ca­ban ven­ta­ja en las etapas de mon­ta­ña, en las que eran im­ba­ti­bles. Por lo mis­mo, que un chi­leno ga­na­ra la Vuel­ta era una proeza. Ce­le­bra­mos co­mo si fue­ra un tí­tu­lo del mun­do las vic­to­rias de Ro­ber­to Mu­ñoz, en 1983, Pe­ter Tor­men, en 1987, y Fer­nan­do Vera, en 1988.

Pe­ro hay un año en par­ti­cu­lar que re­cuer­do con ca­ri­ño. Fue la Vuel­ta de 1982. En esa opor­tu­ni­dad ga­nó un co­lom­biano. Pe­ro uno de los nues­tros, uno de los que pe­da­lea­ba en la ave­ni­da Ale­ma­nia, aso­mó en­tre los gran­des. Ricardo Lo­bos, el Hua­so Lo­bos, te­nía 22 años y un aguan­te des­co­mu­nal en sus pier­nas. Co­rría por el club Val­pa­raí­so, pe­ro ese año se pu­so la ca­mi­se­ta de Goo­dYear. Su­pi­mos por el diario que ha­bía re­ma­ta­do sex­to en la eta­pa Chi­llán y Con­cep­ción, y eso nos pu­so de ca­be­za. Pe­ro lo me­jor es­ta­ba por ve­nir. En la trans­mi­sión en vi­vo por te­le­vi­sión de la úl­ti­ma eta­pa, el Hua­so se es­ca­pó del gru­po y en so­li­ta­rio avan­zó con su qui­jo­ta­da rumbo a la me­ta. No sé cuán­to tiem­po se man­tu­vo le­jos de to­dos, en pun­ta, avi­van­do un sue­ño im­po­si­ble: que uno de los nues­tros - uno de los de la ave­ni­da Ale­ma­nia-, ga­na­ra una eta­pa de la Vuel­ta. Ten­go vi­vas esas imá­ge­nes y la sen­sa­ción ex­tra­ña de vi­vir un sue­ño en la reali­dad.

Al fi­nal, cla­ro, el pe­lo­tón dio ca­za al te­me­ra­rio Lo­bos y to­do vol­vió a ser lo de siem­pre, lo ha­bi­tual.

Sin em­bar­go, aho­ra que la Vuel­ta es­tá de re­gre­so, es im­po­si­ble no acor­dar­me de esos lar­gos mi­nu­tos en los que sen­ti­mos que la glo­ria era nues­tra, aun­que to­dos los de Dig­he­ro y al­re­de­do­res si­guié­ra­mos la ca­rre­ra de Lo­bos por te­le­vi­sión, aun­que le gri­tá­ra­mos a tra­vés de la pan­ta­lla y él no es­cu­cha­ra, aun­que con el tiem­po ca­da uno de no­so­tros si­guie­ra su ca­mino e hi­cié­ra­mos nues­tras vi­das tan le­jos unos de otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.