TORMEN Y LOS RE­CUER­DOS DE LA VUEL­TA CI­CLIS­TA DE CHI­LE

La Vuel­ta de Chi­le de 1987 es la más re­cor­da­da. La ga­nó Pe­ter Tormen, se­gun­do chi­leno en con­se­guir­lo, el úni­co gre­ga­rio en ha­cer­lo. En una épo­ca os­cu­ra, su de­di­ca­to­ria no de­jó in­di­fe­ren­te a na­die: a su her­mano, cam­peón nacional de fon­do y de­te­ni­do desapar

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - Na­cho Leal

Pe­ter Tormen ( 57 años), el se­gun­do chi­leno en ga­nar la Vuel­ta de Chi­le, di­ce que lo que ocu­rrió en el po­dio ese 28 de no­viem­bre de 1987, en el oca­so del go­bierno mi­li­tar de Au­gus­to Pi­no­chet, fue una con­se­cuen­cia de sen­ti­mien­tos aca­lla­dos du­ran­te años, ja­más al­go pla­nea­do. Tras man­te­ner su ven­ta­ja en la Cuesta Ba­rri­ga -la pe­núl­ti­ma etapa de la ca­rre­ra- y su­bir­se al po­dio aún lu­cien­do la tri­co­ta de lí­der, los pe­rio­dis­tas y to­do el mun­do lo die­ron por ga­na­dor de aque­lla edi­ción. Y así era, ya no ha­bía du­das. Re­sis­tió es­toi­co el ata­que del co­lom­biano Fa­bio Ace­ve­do en el as­cen­so, en la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra su­pe­rar­lo, por lo que la pre­gun­ta lle­gó co­mo una obli­ga­ción. “¿A quién le de­di- cas el triun­fo, Pe­ter?”, le con­sul­ta­ron fren­te a las cá­ma­ras y el pú­bli­co. “A mi her­mano Ser­gio, de­te­ni­do des­apa­re­ci­do”, res­pon­dió. El res­to es his­to­ria co­no­ci­da.

Pe­ter, el me­nor de los her­ma­nos Tormen, ape­nas te­nía 14 años cuan­do ofi­cia­les de la Dirección de In­te­li­gen­cia Nacional (Di­na) en­tra­ron al ta­ller de bi­ci­cle­tas de su pa­dre, Pe­dro, en San Dio­ni­sio 2554, pa­ra lle­var­se a Ser­gio, el ter­ce­ro del clan y bi­cam­peón nacional de fon­do. Lo rap­ta­ron por pre­sun­ta­men­te per­te­ne­cer al MIR y por re­du­cir un bol­so que un ami­go -Luis Gua­jar­do, ci­clis­ta in­ter­na­cio­nal y di­ri­gen­te del MIR- de­jó es­con­di­do allí. Lo lle­va­ron a Lon­dres 38, uno de los cen­tros de tor­tu­ra más re­cor­da­dos del ré­gi­men. A Pe­ter tam­bién lo rap­ta­ron. “Mi her­mano me di­jo: ‘cuan­do te in­te­rro­guen, di­les que tú es­ta­bas afue­ra y no vis­te na­da de es­to”. Fue la úl­ti­ma vez que am­bos her­ma­nos se vie­ron.

“Ju­ro por mi her­mano des­apa­re­ci­do, que es lo más sa­gra­do que ten­go, que so­la­men­te ac­tué de acuer­do a mis sen­ti­mien­tos. No pen­sé en que allí iba a ha­cer una la­bor po­lí­ti­ca, de obs­truc­ción al Go­bierno. No. Era sim­ple­men­te por­que ne­ce­si­tá­ba­mos sa­ber de Ser­gio”, cuen­ta Pe­ter, es­cu­dri­ñan­do en los re­cuer­dos de aquel epi­so­dio, pro­ba­ble­men­te la pro­tes­ta más significativa del deporte chi­leno du­ran­te los úl­ti­mos años del go­bierno mi­li­tar .

En una dé­ca­da con­vul­sa, en que cual­quier proeza de­por­ti­va ser­vía pa­ra dis­traer la aten­ción de los atro­pe­llos a los De­re­chos Hu­ma­nos que en Chi­le ocu­rrían. Y la te­le­vi­sión era la he­rra­mien­ta de di­fu­sión por ex­ce­len­cia, por lo que to­do lo que allí apa­re­cía era con­su­mi­do por la so­cie­dad chi­le­na. La Vuel­ta, por en­de, era uno de los es­pec­tácu­los que el ré­gi­men di­fun­día con afán pro­pa­gan­dís­ti­co.

“Es­tá cla­ro que en esos mo­men­tos la Vuel­ta era uno de los tan­tos ins­tru­men­tos di­sua­si­vos que te­nía el ré­gi­men mi­li­tar. Al­gu­nos de los ci­clis­tas nos dá­ba­mos cuen­ta, pe­ro mu­cha otra gente lo veía ino- cen­te­men­te co­mo una fies­ta del deporte nacional y se su­ma­ba. Cuan­do es­tás den­tro del cir­co, lo vi­ves co­mo tal. Me ale­gra­ba por ver a la gente en las ca­lles y to­do, pe­ro en­ten­día su tras­fon­do”, di­ce Tormen.

Pe­ro fue­ra del cir­co, la Vuel­ta de 1987 es una oda al co­ra­je, el es­fuer­zo y el re­cuer­do en to­dos sus sen­ti­dos. Pri­me­ro, por­que los lla­ma­dos a ga­nar aque­lla oca­sión eran los as­tros del Team Pil­se­ner Cris­tal, no un gre­ga­rio co­mo él; se­gun­do, por­que Pe­ter lo hi­zo a bor­do de la bi­ci­cle­ta con que co­rrió Ser­gio sus úl­ti­mas ca­rre­ras. “En reali­dad era só­lo el marco de la bi­ci­cle­ta” acla­ra. Aquel marco aún exis­te, lo tie­ne Ri­chard Tormen en Es­ta­dos Uni­dos, ase­gu­ra Pe­ter.

“Ga­né in­ten­tan­do neu­tra­li­zar una fu­ga en la que no iban mis lí­de­res, pe­ro esa fu­ga pros­pe­ró a pe­sar que yo no lo que­ría. Mis com­pa­ñe­ros qui­sie­ron que se man­tu­vie­ra esa di­fe­ren­cia, por­que con­si­de­ra­ban que me lo me­re­cía. Fer­nan­do Ve­ra, Lino Aquea, Ro-

“Ju­ro por mi her­mano des­apa­re­ci­do que so­la­men­te ac­tué de acuer­do a mis sen­ti­mien­tos”. PE­TER TORMEN GA­NA­DOR EN 1987

“Se po­dría de­cir que aque­lla Vuel­ta fue un po­co fo­me, por­que ga­nó un gre­ga­rio”. OR­LAN­DO GA­LLE­GOS PE­RIO­DIS­TA

“Pe­ter era un ti­po in­tro­ver­ti­do, pe­ro arri­ba de la bi­ci­cle­ta se trans­for­ma­ba en una bes­tia”. MI­GUEL DROGUETT EX CI­CLIS­TA PRO­FE­SIO­NAL

“Fue un he­cho sú­per po­ten­te, pa­ra mí Pe­ter es un hé­roe”. MAR­CE­LO GUA­JAR­DO ES­CRI­TOR

ber­to Mu­ñoz, Mi­guel Droguett… To­das las es­tre­llas del equi­po me apo­ya­ron”, re­me­mo­ra, mien­tras sor­be un ca­fé en su ta­ller de Las Con­des.

Mi­guel Droguett lo re­cuer­da así: “Pe­ter era un ti­po in­tro­ver­ti­do, pe­ro arri­ba de la bi­ci­cle­ta se trans­for­ma­ba en una bes­tia. Se le dio la res­pon­sa­bi­li­dad y res­pon­dió con una ca­te­go­ría de cam­peón. El ape­lli­do Tormen es un ape­lli­do del ci­clis­mo chi­leno”. Tormen nun­ca ga­nó una prue­ba, pe­ro des­de la cuar­ta etapa lo­gró man­te­ner su ven­ta­ja. No lo de­tu­vo na­die. El téc­ni­co era Ri­chard, el quin­to del clan y ex ci­clis­ta in­ter­na­cio­nal.

Or­lan­do Ga­lle­gos, el es­pe­cia­lis­ta en ci­clis­mo de La Ter­ce­ra du­ran­te la épo­ca, re­cuer­da: “Se po­dría de­cir in­clu­so que aque­lla Vuel­ta fue un po­co fo­me, por­que ga­nó un gre­ga­rio”. En si­len­cio, Pe­ter, que dis­fru­ta­ba desem­pe­ñán­do­se co­mo un peón den­tro del equi­po, le di­jo a su her­mano que aquel año la prue­ba la ga­na­ba él: “Se­cre­ta­men­te yo le di­je a mi her­mano que que­ría ga­nar, por­que sen­tía que te­nía las con­di­cio­nes, pe­ro no lo an­da­ba di­vul­gan­do”.

La de­sa­pa­ri­ción de Ser­gio y Luis Gua­jar­do ca­la­ron hon­do en la vi­da de Pe­ter y su fa­mi­lia. Tras el trau­ma, la pro­mi­so­ria ca­rre­ra que te­nía, sien­do cam­peón nacional ju­ve­nil, se pau­só abrup­ta­men­te cuan­do cum­plió los 18 años. Sus mo­ti­va­cio­nes en ese mo­men­to gi­ra­ban en torno al des­cu­bri­mien­to in­te­rior, por lo que se unió al si­lois­mo pa­ra en­con­trar esas res­pues­tas. Es­tu­vo en ese via­je in­terno du­ran­te años, has­ta que a los 23 de­ci­dió vol­ver a com­pe­tir.

“Me re­ti­ré por­que me fui en una vo­la­da fi­lo­só­fi­ca en la que en­ten­dí que no era ne­ce­sa­rio ga­nar­le a na­die. Pa­sa­ron cua­tro años en los que yo me des­per­fi­lé co­mo pro­yec­to de­por­ti­vo; cuan­do vol­ví, lo hi­ce por­que que­ría ser ci­clis­ta, por­que go­za­ba de to­do lo que ocu­rre en torno al ci­clis­mo, y por eso de­ci­dí ser peón”, ase­gu­ra.

Vi­vir con la in­cer­ti­dum­bre de en­con­trar o no con vi­da a su her­mano fue una he­ri­da que los Tormen tar­da­ron en ci­ca­tri­zar. Su vi­da, tal co­mo la en­ten­dían, que­dó des­he­cha de un gol­pe tras el rap­to de Ser­gio: “Vi­vía­mos co­mo zom­bis, ésa es la ver­dad. Era tan gran­de la pe­na por no sa­ber qué pa­sa­ba con mi her­mano que mi ma­má nos pi­dió que nun­ca nos in­vo­lu­crá­ra­mos en po­lí­ti­ca. Si vol­vía a per­der a otro hi­jo, nos di­jo que se iba a sui­ci­dar”.

Así, re­sul­tó prác­ti­ca­men­te una obli­ga­ción pa­ra Pe­ter ha­cer la de­di­ca­to­ria al des­apa­re­ci­do Ser­gio. Tras años de bús­que­das sin res­pues­tas, de di­chos cru­za­dos y men­ti­ras, la opor­tu­ni­dad de re­me­mo­rar a uno de los me­jo­res ci­clis­tas de Chi­le, y uno de los de­por­tis­tas víc­ti­ma de aque­llos años de atro­pe­llo: “Lo ha­bla­mos con mi her­mano Ri­chard. Te­nía­mos que dar la Vuel­ta pa­ra res­ca­tar de la ig­no­ran­cia y de esa som­bra a to­da la gente que no sa­bía lo que le ha­bía pa­sa­do. Cuan­do mi her­mano ob­tu­vo el oro en los Pa­na­me­ri­ca­nos de 1975, fue re­ci­bi­do por el Ge­ne­ral Pi­no­chet en La Mo­ne­da, y Ri­chard le pre­gun­tó per­so­nal­men­te por mi her­mano de­te­ni­do des­apa­re­ci­do. Pi­no­chet le hi­zo el dri­bling y lo en­vió a ha­blar con un ede­cán, que nun­ca le res­pon­dió na­da. Ahí yo en­ten­dí que por las bue­nas no se iba a con­se­guir in­for­ma­ción”.

Aún se des­co­no­ce el pa­ra­de­ro de Ser­gio Tormen, pe­ro su his­to­ria ha mo­ti­va­do pro­sas y poe­mas. Mar­ce­lo Gua­jar­do, au­tor de la no-

ve­la ju­ve­nil La bi­ci­cle­ta má­gi­ca de

Ser­gio Krumm, to­mó es­te he­cho pa­ra ba­sar­se en su re­la­to. “Fue un he­cho sú­per po­ten­te, pa­ra mí Pe­ter es un hé­roe”, di­ce el au­tor.

Es­te 28 de no­viem­bre se cum­pli­rán 30 años de aquel epi­so­dio y la ple­ga­ria por in­for­ma­ción pa­re­ce se­lla­da jun­to al mu­tis­mo de los ver­du­gos del ci­clis­ta. Aquel sábado fue ce­rra­do con cen­su­ra en las pan­ta­llas, que se fue­ron a ne­gro tras las pa­la­bras del me­nor del clan Tormen; tam­bién con aplau­sos de quie­nes pre­sen­cia­ron el he­cho. Al día si­guien­te, en el cie­rre de la Vuel­ta en el Par­que O’Hig­gins, Pe­ter fue aca­lla­do. “Pe­ro aque­lla Vuel­ta pa­só a la his­to­ria por eso”, se con­for­ma Tormen. El miér­co­les, 30 años des­pués de aque­lla edi­ción con­mo­ve­do­ra que ce­le­bró Pe­ter, la Vuel­ta de Chi­le vuel­ve a echar a ro­dar. Son otros tiem­pos.

Pe­ter Tormen po­sa en su ta­ller de bi­ci­cle­tas si­tua­do en la co­mu­na de Las Con­des.

Pe­ter Tormen, a la iz­quier­da, en una etapa de la Vuel­ta de Chi­le 1987, en la que re­sul­tó ga­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.