El rom­pe­ca­be­za de Piz­zi

El téc­ni­co no tie­ne to­da­vía cla­ro có­mo re­em­pla­za­rá a Vidal. Por aho­ra son dos los can­di­da­tos pa­ra ocu­par un lu­gar en el me­dio­cam­po: Erick Pul­gar y Fe­li­pe Gutiérrez. El Le­ver­ku­sen avi­sa de que ha­cer ju­gar a Arán­guiz se­ría irres­pon­sa­ble.

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / ELIMINATORIAS PARA RUSIA 2018 - Cris­tián Caa­ma­ño Enviado es­pe­cial a Sao Pau­lo

Des­de el mo­men­to en que Ar­tu­ro Vidal re­ci­bió la tar­je­ta ama­ri­lla an­te Ecua­dor, que lo de­ja­ba au­to­má­ti­ca­men­te sus­pen­di­do pa­ra el par­ti­do de ma­ña­na an­te Bra­sil, Juan An­to­nio Piz­zi sa­bía que te­nía por de­lan­te una de las de­ci­sio­nes más com­ple­jas: có­mo ar­mar un me­dio­cam­po sin el Rey, Char­les Arán­guiz y el exi­lia­do Mar­ce­lo Díaz. Por pri­me­ra vez, des­pués de 49 par­ti­dos ofi­cia­les, la Ro­ja no con­ta­ría con los tres mo­to­res de la ge­ne­ra­ción do­ra­da. Y jus­to en el par­ti­do que po­dría se­llar la suer­te de la Se­lec­ción en su ca­mino a Ru­sia. Pa­ra bien o pa­ra mal.

Piz­zi in­sis­tió has­ta el can­san­cio, cuan­do se le con­sul­tó por la au­sen­cia de Mar­ce­lo Díaz en la con­vo­ca­to­ria, que con­ta­ba con los hom­bres in­di­ca­dos den­tro de la nó­mi­na pa­ra lle­var a ca­bo su idea fut­bo­lís­ti­ca en los dos úl­ti­mos par­ti­dos. Lo que no ima­gi­na­ba es que pa­ra el último jue­go no iba a te­ner a dis­po­si­ción a sus tres ha­bi­tua­les ti­tu­la­res (Arán­guiz ha via­ja­do, pe­ro no es­tá bien; el pro­po Le­ver­ku­sen avi­só ayer de que ha­cer­lo ju­gar se­ría una irres­pon­sa­bi­li­dad gra­ve). Aho­ra, obli­ga­do por las cir­cuns­tan­cias, Ma­ca­nu­do de­be de­fi­nir el di­bu­jo del me­dio­cam­po con al me­nos un fut­bo­lis­ta que po­co y na­da tie­ne de ex­pe­rien­cia en es­tos par­ti­dos.

Vol­ve­rá a ali­near en la zo­na de vo­lan­tes a Sil­va, Her­nán­dez y Val­di­via, pe­ro res­ta co­no­cer el último hom­bre de ese cua­dra­do ha­bi­tual que sue­le uti­li­zar Piz­zi en el me­dio­te­rreno en par­ti­dos de alto ries­go. Así fue por ejem­plo en la Con­fe­de­ra­cio­nes, cuan­do in­crus­tó al tu­cu­mano en el trián­gu­lo con­for­ma­do por Díaz, Arán­guiz y Vidal, sa­can­do uno de los ha­bi­tua­les ex­tre­mos. Aho­ra, de acuer­do a la pla­ni­fi­ca­ción que te­nía el cuer­po téc­ni­co pa­ra es­te due­lo, la in­clu­sión de un cuar­to me­dio­cam­pis­ta es se­gu­ra. Y ahí es don­de co­mien­za la du­da del en­tre­na­dor.

El te­ma es que el aba­ni­co con que cuen­ta el téc­ni­co in­clu­ye en su ma­yo­ría a ju­ga­do­res que no tie­nen ma­yor ex­pe­rien­cia en es­te ti­po de par­ti­dos. So­bre to­do de­fi­ni­to­rios a ni­vel de se­lec­ción adul­ta. Y ni ha­blar si es­tá en jue­go la cla­si­fi­ca­ción a un Mun­dial. Ade­más, que Piz­zi no es muy ami­go de las re­vo­lu­cio­nes tác­ti­cas en­tre par­ti­dos.

En ese sen­ti­do, si Ma­ca­nu­do tu­vie­se que in­cli­nar­se por un ju­ga­dor con cier­to re­co­rri­do en la Ro­ja, Fe­li­pe Gutiérrez co­rre con ven­ta­ja. Aun­que en el último tiem­po prác­ti­ca­men­te no vio minutos, sal­vo an­te Ecua­dor, el fut­bo­lis­ta del In­ter de Por­to Ale­gre fue su­ma­men­te im­por­tan­te en la etapa mun­dia­lis­ta de Sam­pao­li. De he­cho fue bau­ti­za­do co­mo el ju­ga­dor nú­me­ro 12 por su po­li­fun­cio­na­li­dad. Cla­ro, en ese mo­men­to su pre­sen­te fí­si­co y fut­bo­lís­ti­co era dis­tin­to. Eso sí, sus ca­rac­te­rís­ti­cas le per­mi­ten cum­plir y desem­pe­ñar di­ver­sas fun­cio­nes en la zo­na de vo­lan­tes, un pun­to fun­da­men­tal por có­mo quie­re enfrentar Piz­zi el par­ti­do. El en­tre­na­dor quie­re un equi­po pro­ta­go­nis­ta, que in­ten­te te­ner el do­mi­nio del ba­lón y pa­ra ellos el hom­bre for­ma­do en la UC le ase­gu­ra po­se­sión y buen des­tino de pa­se.

El otro can­di­da­to pa­ra su­ce­der a Vidal es el ju­ga­dor del Bo­log­na de Ita­lia, Erick Pul­gar. El ex An­to­fa­gas­ta y UC, tie­ne unas ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­tas a las de Gutiérrez. Y ni ha­blar a las del Rey Ar­tu­ro. Su po­si­ción ha­bi­tual en el Cal­cio es de vo­lan­te cen­tral, al­go muy pa­re­ci­do a la fun­ción que desem­pe­ña Sil­va. En ca­so de ser el ele­gi­do, el Ga­to se re­cos­ta­ría so­bre la de­re­cha y Her­nán­dez que­da­ría co­mo un in­te­rior iz­quier­do, ha­cien­do un di­bu­jo pa­re­ci­do al que mos­tró Chi­le en La Paz. Val­di­via que­da­ría ab­so­lu­ta­men­te li­bre, acom­pa­ñan­do a los de­lan­te­ros.

Pa­ra Piz­zi exis­te una preo­cu­pa­ción, ade­más de la con­for­ma­ción del me­dio­cam­po. Y tie­ne que ver con la res­pues­ta fí­si­ca del equi­po en el se­gun­do tiem­po. An­te Ecua­dor, el equi­po ba­jó mu­chí­si­mo des­pués de los 60 minutos, so­bre to­do cuan­do Val­di­via y Her­nán­dez sin­tie­ron el pe­so del par­ti­do. Una si­tua­ción que an­te Bra­sil pue­de re­sul­tar de­vas­ta­do­ra, vien­do la po­ten­cia del me­dio­cam­po del Scratch. Por ello, la in­clu­sión de Pul­gar so­bre­vue­la en la ca­be­za del en­tre­na­dor pa­ra pe­lear el par­ti­do los 90 minutos.

Ha­brá que ver cuál se­rá la de­ci­sión fi­nal de Piz­zi. El téc­ni­co ja­más ima­gi­nó que en el par­ti­do más im­por­tan­te de las Eli­mi­na­to­rias ten­dría que pen­sar có­mo re­em­pla­zar a Vidal. Aho­ra, con las car­tas so­bre la me­sa, sa­be que no pue­de equi­vo­car­se. Se­ría fatal pa­ra la Ro­ja. Y tam­bién pa­ra su futuro en el ban­qui­llo.

Los ju­ga­do­res de la Se­lec­ción, du­ran­te la prác­ti­ca de ayer de Chi­le en Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.